Discapacidad y salud bucal: ¿cómo se relacionan?

Existe una estrecha relación entre la discapacidad y la salud bucal. Te lo contamos en detalle.
Discapacidad y salud bucal: ¿cómo se relacionan?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 25 julio, 2022

Tener alguna discapacidad repercute en todos los ámbitos de la vida de quien la padece, incluida la salud bucal. En este artículo, te contamos sobre esta relación.

Sufrir deficiencias físicas, intelectuales, mentales o sensoriales de manera crónica predispone a estas personas a desarrollar con facilidad ciertos problemas en la boca. Además, también es necesario considerar algunos cuidados especiales y ofrecérselos.

Contar con la información adecuada y conocer de antemano los inconvenientes que pueden aparecer ayuda a prevenir complicaciones. Entérate más en este artículo.

La relación entre la discapacidad y la salud bucal

Son varias y distintas las situaciones que pueden llevar a una persona a sufrir una discapacidad. Condiciones del desarrollo, como autismo, parálisis cerebral, discapacidad intelectual, pérdidas visuales o auditivas, son algunos ejemplos de esto.

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad las define de la siguiente manera:

“Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”

Según los datos de la encuesta de Discapacidad, autonomía personal y situaciones de dependencia, publicados en el año 2008 por el Instituto Nacional de Estadística de España, en dicho país hay 3.8 millones de personas con discapacidad. Esto supone un 8.5 % de la población general.

Este fragmento de la sociedad tiene una mayor vulnerabilidad para sufrir problemas en la salud bucal, pues hay varios factores que favorecen la aparición de dichas afecciones:

  • Las alteraciones en las estructuras orales.
  • La incapacidad para mantener una adecuada higiene bucodental.
  • Una alimentación inadecuada.
  • El uso de ciertos medicamentos.
  • Los hábitos nocivos.
  • Un menor acceso a una atención odontológica adecuada.
Las caries son una de las afecciones más comunes en la boca. Pueden aparecer a raíz de una higiene oral inadecuada y la ingesta de azúcares.

Problemas de salud bucal en personas con discapacidad

Como adelantábamos, la discapacidad predispone a un mayor riesgo de sufrir problemas de salud bucal. Estos son los más comunes:

  • Caries: la inadecuada higiene oral, los alimentos, los medicamentos ricos en azúcar y una menor secreción salival, favorecen su desarrollo. Los defectos en el esmalte, el uso prolongado de biberón, el reflujo gastroesofágico, las defensas bajas y las maloclusiones también influyen.
  • Hiperplasia gingival: el hábito de respirar por la boca o el uso de algunos medicamentos, como los anticonvulsivos, ocasionan un crecimiento exagerado del tejido gingival. Esto retiene placa bacteriana y predispone a sufrir problemas periodontales.
  • Enfermedad periodontal: una higiene oral deficiente, el azúcar de la dieta y la menor secreción salival llevan a que se acumule placa bacteriana y se forme sarro. Esto genera inflamación de las encías y destrucción de los tejidos de sostén.
  • Anomalías dentarias: algunas discapacidades se relacionan con dientes de más o de menos, con problemas de erupción o piezas dentarias con alteraciones en su forma, su tamaño o su aspecto.
  • Hábitos orales disfuncionales: la práctica de ciertas costumbres repetitivas puede atentar la salud oral. El bruxismo, respirar por la boca, sacar la lengua, tocarse las encías o morderse los labios son algunos ejemplos.
  • Maloclusiones: el desarrollo anormal de los maxilares y los músculos faciales es común en estos pacientes, lo que ocasiona problemas de mordida y malposiciones dentarias.
  • Traumatismos: las caídas y los golpes en la boca asociados a convulsiones o a la falta de reflejos y de coordinación aumentan el riesgo de sufrir fracturas dentarias. Además, algunas personas tienen el hábito de provocarse autolesiones en la boca.

Cómo cuidar la salud bucal en personas con discapacidad

Debido al alto riesgo de sufrir problemas de salud bucal que tienen las personas con discapacidad, la atención a los cuidados de la boca cobra especial atención. Y, la mayoría de las veces, es otra la persona la que está encargada de ocuparse de estas prácticas. Por eso, es importante que el cuidador cuente con la información adecuada para saber qué hacer y de qué manera.

Cuidar la higiene oral

A la hora de cuidar la salud bucal de una persona con discapacidad, uno de los aspectos más importantes a considerar es ocuparse de la higiene oral. Realizar una limpieza correcta de la boca permitirá remover la placa bacteriana y evitar su acumulación.

Para esto, es importante valerse de un cepillo de dientes del tamaño, la forma y la textura adecuada. Además, se pueden usar complementos que ayuden a la limpieza de la zona entre los dientes. Adaptaciones en los mangos, hilo dental, irrigadores, cepillos interproximales o con diseños especiales pueden facilitar la tarea.

El cepillado de dientes debe comenzar tan pronto erupcione el primer diente de leche. Es importante limpiar todas las caras de todas las piezas dentarias presentes en la boca, así como la lengua y las encías. Esto debe hacerse al menos durante 2 minutos, 2 o 3 veces al día. También es recomendable el uso de pastas dentales fluoradas.

Una higiene oral adecuada es fundamental para evitar complicaciones. El cepillado debe durar al menos dos minutos y hay que realizarlo dos o tres veces al día.

Atender a la calidad de la dieta

Prestar atención a la dieta es otro factor a tener en cuenta a la hora de cuidar la boca. La manera de alimentarse depende de las condiciones de salud y de las recomendaciones médicas de cada paciente. De todos modos, siempre es beneficioso evitar productos con alto contenido de azúcar, como dulces, bollería, refrescos y jugos.

Disminuir la frecuencia de las papillas, evitar los biberones y ofrecer alimentos con distintas texturas cuando sea posible, estimula el desarrollo de los maxilares.

Visitar al dentista regularmente

Contar con un dentista de confianza y visitarlo de manera regular es fundamental para mantener la salud bucal en las personas con discapacidad. Es ideal elegir un odontólogo especializado en atención de personas con necesidades especiales. Ellos cuentan con experiencia, conocimiento, equipamiento específico y grupos de otros profesionales para dar soluciones integrales a sus pacientes.

En las consultas se evalúa el desarrollo bucal del paciente, cuáles son las estructuras orales afectadas y, también, se detectan los factores de riesgo. Además, si es necesario algún tratamiento, el profesional elige la mejor manera de abordarlo según las condiciones y la realidad de cada individuo.

La primera consulta se ha de realizar antes del primer año de vida. Luego, se continuará con revisiones cada 4 o 6 meses, según el riesgo del niño.

Mantener la boca sana es posible

Tener una discapacidad no necesariamente traerá problemas de salud bucal. Con el conocimiento adecuado, la persistencia en la práctica de rutinas saludables y el acompañamiento de un dentista comprometido, es posible mantener la boca sana.

Te podría interesar...
Higiene dental en niños con trastorno del espectro autista
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Higiene dental en niños con trastorno del espectro autista

Te contamos algunas estrategias que pueden ayudar a lograr una adecuada higiene dental en niños con trastorno del espectro autista.



  • Giraldo-Zuluaga, M. C., Martínez-Delgado, C. M., Cardona-Gómez, N., Gutiérrez-Pineda, J. L., Giraldo-Moncada, K. A., & Jiménez-Ruíz, P. M. (2017). Manejo de la salud bucal en discapacitados. Artículo de revisión. CES Odontología30(2), 23-36.
  • de los Milagros Alí, S., & Dho, M. S. (2022). Accesibilidad y salud bucal en personas con discapacidad que asisten al centro de atención al desarrollo de la infancia y adolescencia de la ciudad de Corrientes. Revista Digital FOUNNE5(1).
  • López Ortega, V., Prieto Ramírez, V. A., & Taylor Molina, S. J. (2021). Condiciones psicológicas de las personas con discapacidad psicosocial que afectan el cuidado de la salud bucal. Revisión temática.
  • Sánchez Castañeda, A. M., & Giraldo Zuluaga, M. C. (2018). Una herramienta facilitadora para la higiene bucal de personas con discapacidad.
  • Gómez-Bernal, G. M., Morales-Vadillo, R., & Romero-Velarde, M. R. (2020). Lesiones cariosas en niños con discapacidad de 0-12 años en una población peruana. Revista Cubana de Estomatología57(4).
  • Suárez Zafra, D., Villar Francois, G., Suárez Vázquez, B., Francois Ramírez, M. D. L. C., & Estrada Sánchez, G. G. (2018). Necesidad de tratamiento estomatológico en niños discapacitados de La Habana. Revista Información Científica97(4), 798-809.
  • Muñoz Blanco, L., & Mora Hernandez, M. A. (2021). Caries dental y enfermedad periodontal en personas con discapacidad visual. Revisión de literatura.
  • Vélez Astudillo, R. A., Alvear Córdova, M. C., & Villavicencio Caparó, E. (2020). Evaluación del riesgo de caries en escolares con discapacidad intelectual de 6-12 años. Revista Odontológica Mexicana24(4).