Di adiós a los berrinches en público

Gladys 5 junio, 2016

Cuando estamos en la calle y nuestro hijo nos hace berrinches en público, lo primero que sentimos es vergüenza. En ocasiones incluso nos cuestionamos si estamos haciendo un buen rol como madre. No sucumbas y lee estos maravillosos consejos.

La maternidad tiene momentos maravillosos y otros que no lo son. Una situación que genera frustración, incomodidad e incluso malestar es la típica escena que hace nuestro hijo en público, cuando quiere algo que no le podemos dar.

Ellos se disponen a ganarse el premio al berrinche del año y nosotras en algunos casos perdemos el control. ¡No te sientas mal ante estas situaciones! Cuando esta conducta es ocasional, es normal y existen varios trucos para evitar el espectáculo.

No desfallezcas ante el llanto. Nuestro rol como madres es estar allí para ayudarlos, pero evitando que crean que cumpliremos todos sus órdenes y caprichos

Consejos para decirle  adiós a los berrinches

 

Aquí te ofrecemos unos cuantos consejos para que puedas aplicarlos y decir adiós a los berrinches en público:

  • Cerciórate de que tu pequeño haya cubierto todas sus necesidades antes de salir de la casa. Lo ideal es organizarnos para que el niño coma a la hora adecuada y haga su siesta en el tiempo que le corresponde.
  • Darle estabilidad a todos sus horarios es fundamental para evitar estados de ánimo negativos. Cuando salimos a la calle y rompemos su rutina de alimentación y siesta, es muy probable que el mismo experimente fatiga y mal humor. Es entonces cuando creamos las condiciones ideales para un berrinche de grandes proporciones.
  • Planificar y prepararlo adecuadamente. Así que si vas al banco o a un lugar caluroso y aburrido para él, lo mejor es que  lleves un juguete y una neverita llena de frutas y tentempiés que serán de mucha ayuda para calmar a tu chiquillo
  • Asegúrate de aclarar muy bien las cosas que van a realizar juntos. Los niños son lógicos. Si les dices que irán a la panadería el entenderá que tiene una oportunidad de recibir una golosina.
  • Para evitar conflictos lo mejor es explicarle lo que vas a comprar para la casa. Estableciendo límites claros sobre lo que podrá escoger. Si solo vas a comprarle un cereal, dile que el podrá elegir cual sabor querrá para él.

Aprende a que conocer sus límites para que tengas información que los ayude a ambos a afrontar las situaciones de la mejor manera posible

La idea es que conozca sus límites 

berrinches

A continuación te presentamos un conjunto de típicas situaciones que te ayudarán a evitar los indeseados berrinches:

  • Explicarle el trayecto a recorrer y los tiempos que tardarán también es una buena estrategia. De esta forma el pequeño tendrá la información necesaria para manejar sus expectativas.
  • Guerra avisada no mata soldado. Así que háblale con sinceridad a tu hijo sobre las actividades que se van a realizar fuera de casa, para que él se prepare mentalmente a lo que vendrá.
berrinches-infantiles-1

  • Detecta los posibles berrinches y actúa antes. Una cantidad de ideas pasan por la mente de nuestros hijos cuando le decimos “No”. Mejor que lidiar con un conflicto es evitarlo.
  • Piensa un poco antes de hacer la salida de su lugar preferido. Por ejemplo, si estamos en el parque y se nos acaba el tiempo, podemos llamarlo 15 minutos antes de que culmine la hora y comentarle que dejaremos juegue por 10 minutos más. El sentirá que piensas en su diversión y se irá preparando mentalmente de que pronto se tiene que ir.
  • Otra opción es cambiar su foco de atención. Si el niño quiere una golosina que no se puede comprar y ves que pondrá su carita de llanto, dile que debemos sacar el perro a pasear. La idea es que él lo vea como una oportunidad de diversión. Distrae y conquistarás.

No cedas ante tu propio ¡NO! Los niños que más berrinches cogen son aquellos que saben que pueden salirse con la suya. Cada situación será distinta y está en tu criterio elegir la estrategia y postura adecuadaA veces hay que ceder y, otras.

En ocasiones, es necesario decir no. Y es precisamente al decir NO cuando más debemos mantener nuestra postura. Si hacemos una reconsideración en medio de un berrinche, enviaremos un mensaje incorrecto al niño. Pronto verá esto como una forma de lograr lo que desea.

Te puede gustar