Cuando el niño quiere dormir en la cama de los papás - Eres Mamá

Cuando el niño quiere dormir en la cama de los papás

¿Qué pasa cuando el niño quiere dormir en la cama con los papás? Lo primero que hay que revisar objetivamente es el por qué, si el niño tiene miedo o si simplemente como a la mayoría le gusta dormir acompañadado. Creo que para resolver esa circuntancia es cuestión de tiempo.


Voy a permitirme especular: Seguramente ya tu hijo dormía en su cuarto solito y tu ya habías recuperado tu intimidad y también más espacio en la cama; pero de pronto de nuevo tu pequeño ha vuelto y quiere dormir con los papás.

¡Ok! ¨Lo primero que hay que hacer es evaluar la situación, pregúntale a tu hijo por qué quiere dormir con vosotros de nuevo y trata de ir resolviendo el problema sin presionarlo, dale tiempo.

Dale razones lógicas para que el vaya derribando y enfrentando sus miedos, los cuales superará con tu ayuda. Creo que lo mejor que puedes hacer es no presionarlo, no está cometiendo ningún delito.

0a91db9e70c5ca00a97fe627b62c48f3

Tiempo al tiempo

A ver, según Rosa Jove, autora de varios libros especializados en crianza con apego y psicóloga, 87% de niños en el mundo durmió hoy en compañía de sus padres. Incluso hay países como Japón, Noruega, Suecia… en los que las tasas pasan del 90%, afirma la autora.

Quizás el sur de Europa, junto con Estados Unidos y parte de Canadá sean las zonas en las que esta práctica está menos extendida, expone la Jove, quien dice que aun así, se supone que el 54% de americanos y europeos duerme con sus hijos; “lo que pasa es que, como es un tema tabú, nadie lo dice y creemos que nadie lo hace”.

Hay más argumentos científicos de Jove: Los humanos somos mamíferos y aparte de tomar leche materna, estos se caracterizan porque viven y duermen juntos, en manada.

“Todos los niños, un día u otro, se separan voluntariamente de la compañía de sus padres y acaban durmiendo de un tirón”. Ten paciencia, con tu apoyo se independizará.

Trata de no forzar el cambio para que las emociones no te jueguen en contra y crees el efecto contrario a lo que deseas.

Es importante que el dormitorio sea un lugar tranquilo y acogedor, en el que se pueda y se desee descansar de un tirón toda la noche. Mantener la habitación a oscuras y con la temperatura adecuada (17-20ºC) favorece en gran medida el sueño de los más pequeños.

Siempre intentamos ver en el niño el hombre que será, pero ahora es niño y debemos valorarle como tal y darle tiempo de crecer.
-Rosa Jove, psicóloga y autora de varios libros de crianza y maternidad-

9f213aee771df5cd38dd27187c35371c

Dormir solito

Según la autora de La Crianza Feliz entre los 3 y 5 años de edad, veríamos cómo el hecho de necesitar más horas de actividad diurna, por ejemplo, debido al ingreso en la escuela, hace que el sueño se reduzca (se suelen eliminar espontáneamente las siestas) y tan solo hay una tirada nocturna, de unas diez o doce horas.

En cada período de nuestra vida el sueño se adapta a nuestras necesidades. Esto hace que el sueño del adulto sea diferente del de un recién nacido y también del de un anciano (que casi no tiene sueño profundo y, en cambio, suele tener más períodos de sueño ligero y de necesidad de dormir pequeñas siestas durante el día).

El sueño es un proceso evolutivo: nacemos sabiendo dormir y vamos desarrolando y adaptando esa actividad según la edad. “Queremos que los niños duerman como los mayores, pero olvidamos que para dormir como un mayor, ¡hace falta ser mayor!”, dice.

Esas explicaciones que están dirigidas principalmente a las horas de sueño, pero también valen como reomendaciones para entender cómo podemos llevar el proceso de que abandone la cama de los padres sin trauma.

Insisto en la necesidad de averiguar por qué lo ha hecho, porque quiere dormir en la cama con los papás e ir derribando las barreras, si es que las tiene, de manera paulatina. Si tu hijo tiene miedo y no puedes resolver ese problema, encuentro necesario que acudas a un especialista.