Cremas anti-edad, ¿debemos usarlas antes de los 30?

Francisco María García · 24 octubre, 2017

A partir de los 30 años comienza a disminuir el colágeno y la elasticidad en la piel. Estas son las propiedades que le dan a la misma una apariencia joven. De aquí que surja la duda sobre cuándo empezar a usar cremas anti-edad.

Las cremas anti-edad brindan los nutrientes que la piel comienza a perder cuando envejece. Además, funcionan como un estimulante ante el déficit de firmeza. A diferencias de las cremas antiarrugas, las lociones anti-edad son de uso general. Su aplicación es de acción retardante sobre los efectos de la vejez.

Por su parte, las cremas antiarrugas trabajan directamente sobre la arruga. En algunos casos, rellenando los surcos que estas ocasionan. En otras, suavizando su apariencia.

Las cremas anti-edad

No existe una edad precisa para comenzar a utilizar cremas anti-edad. Los expertos aconsejan el cuidado preventivo de la piel, así como tratamientos pre envejecimiento que mantienen la piel fresca, suave y tonificada. El secreto sobre el uso de las cremas anti-edad está en utilizar la loción correcta de acuerdo al tipo de piel, edad y resultados.

Las cremas anti-edad nos ayudan a cuidar nuestra piel.

En el mercado, existen muchas marcas y presentaciones de cremas anti-edad. Lo más recomendable es acudir a un especialista para una evaluación previa y que así nos indique los productos que más se adaptan a nuestras necesidades.

“El uso indebido de una crema puede generar efectos no deseados. La ayuda del especialista permitirá encontrar la indicada para nuestro tipo de piel”

¿Cómo escoger la mejor crema anti-edad?

Existen algunas variables que se deben considerar en el momento de escoger una crema anti-edad.

En primer lugar, debe utilizarse una loción acorde a la edad. La piel de una persona de entre 30 y 40 años puede que solo requiera de mayor hidratación. Se trata de tener una piel más lisa y luminosa. A esta edad, se deben preferir las cremas de textura ligera. Las lociones de textura gruesa pueden tapar los poros y provocar brotes o acné.

Las pieles que pasan de los 50 años comienzan a perder firmeza. En este caso, las cremas deben contener reactivos que estimulen la generación de colágeno.

Antes de los 30, es aconsejable utilizar cremas hidratantes. Las más recomendables son las que incluyen antioxidantes y péptidos. No solo humectan, sino que también protegen la piel de los efectos ambientales. Otra opción es el uso de crema para los ojos. Por lo general, las primeras arrugas se presentan en ese lugar. Son las llamadas líneas de expresión. Esto se debe a que la piel es mucho más fina en esa zona. La loción indicada alrededor de los ojos puede suavizar las líneas de expresión e hidratar el área de las ojeras o bolsas.

Otro elemento muy recomendable antes de los 30 es el Retinol, conocido también como el elixir de la juventud. Este ingrediente ayuda a eliminar la piel muerta. Actúa directamente sobre el colágeno y previene el acné. Para mayores efectos, se recomienda usar durante la noche.

Recomendaciones para el cuidado de la piel

La apariencia de la piel no solo depende de la edad de la persona. También influyen sus hábitos de vida, el tipo de piel que tenga y el cuidado que esta haya recibido. Así, una piel seca es más propensa a las arrugas, mientras que una piel grasa, tardará en mostrar rastros de vejez.

Las cremas anti-edad ayudan a mantener tersa la piel.

Sin importar la edad, existen algunos hábitos que se pueden implementar para cuidar la piel. El éxito dependerá de la constancia:

  1. Limpiar el maquillaje y sus residuos. El uso de maquillaje en exceso va resecando la piel. Por esto, es importante eliminarlo completamente al final del día. Es recomendable aplicar una crema hidratante después del uso del maquillaje. También se pueden aplicar mascarillas para complementar el efecto de la loción.
  1. Lavar la cara antes de acostarse. Al final del día es importante limpiar la cara para eliminar las impurezas. Lo ideal es utilizar un jabón acorde al tipo de piel. 
  1. Aplicar hidratantes de noche. Existen dos momentos del día importantes para el uso de cremas. El primero es en la mañana, cuando se deben aplicar humectantes. El segundo es durante la noche, donde conviene utilizar cremas anti-edad para mayor efecto y también correctivos para líneas de expresión o cremas antiarrugas.
  1. Usar protector solar. La exposición a los rayos UV aumenta la resequedad de la piel. El uso de protector solar a diario, disminuye los riesgos de envejecimiento por el sol. Además, protege de lesiones. 
  1. Eliminar malos hábitos. Existen otros elementos que influyen sobre la apariencia de la piel y las arrugas. Una mala alimentación y el estrés son algunos de ellos. También el exceso de alcohol y tabaco.

Y no lo olvides, cuidar tu piel no solo es una cuestión de estética, también lo es de salud.