¿En qué consiste la técnica de la siembra vaginal?

La siembra vaginal es una práctica cada vez más extendida en los partos por cesárea. Consiste en tomar una muestra de los fluidos vaginales de la madre y colocarlas sobre la piel, boca y ojos del bebé. Esta técnica también es conocida como microparto, aunque no es recomendada por los médicos.

El propósito de esta técnica es conseguir que el bebé entre en contacto con las bacterias presentes en el canal vaginal de su madre. Como sabemos, cuando se produce la cesárea, el bebé deja de recibir varios estímulos. En tal sentido, este procedimiento, tiene como objetivo aumentar bacterias intestinales para reducir el riesgo de enfermedades específicas.

Riesgos en la práctica de la siembra vaginal

Algunos especialistas consideran que podría ser peor el remedio que la enfermedad. Aseguran que la siembra vaginal podría implicar la transmisión de bacterias como la gonorrea y virus del herpes simple. La técnica como tal  puede causar infecciones en el bebé debido a la naturaleza de la sustancia. De acuerdo con los expertos, existen una serie de riesgos que muchos padres desconocen.

Uno de los principales peligros, aseguran los médicos es la posible transmisión de bacterias dañinas al bebé, como los estreptococos del grupo B. Estos pueden poner en riesgo al bebé causando infecciones peligrosas.

Especialistas aseguran haber tenido que interrumpir este procedimiento debido a la presencia de herpes genital en la madre. De manera que, aunque en sí se reconoce la técnica por sus beneficios, en ocasiones es arriesgado.

¿Cuál es el origen de esta técnica?

La siembra vaginal comenzó a realizarse cuando estudios detectaron que los bebés nacidos por cesárea tienen un riesgo ligeramente mayor a desarrollar algunos trastornos. Durante el crecimiento, desarrollan problemas de obesidad, alergias o algunas enfermedades intestinales. La práctica, se comenzó a practicar en Australia con el fin de protegerlos.

“Muchas maravillas hay en el universo, pero la obra maestra de la creación es el corazón materno”.

-Ernest Bersot-

siembra vaginal en bebé

Algunos expertos investigaron que los bebés que nacen por cesárea tienen un microbioma. Es decir, un conjunto de microorganismos dentro del cuerpo que son diferentes al de bebés que nacen por parto vaginal. Al no estar expuestos a las bacterias del canal vaginal, desarrollan un sistema diferente. Estas diferencias en el microbioma se asocian con el desarrollo de obesidad y de ciertas alergias, como el asma.

La siembra vaginal podría tener más riesgos que beneficios

Los médicos explicaban que los bebés nacidos por cesárea adquieren una microbiota diferente a los niños nacidos por parto vaginal. Este tipo de partos están asociados a un riesgo mayor de trastornos de tipo inmune y metabólico. Por esta razón, se ha aconsejado la siembra vaginal, aunque no todos los especialistas están de acuerdo con ello.

Al respecto, consideran que existen más riesgos que beneficios. Aconsejan la lactancia materna como medida para el desarrollar la microbiota del bebé. En todo caso, por medio de la leche materna, el bebé puede recibir la protección deseada, sin necesidad de asumir este riesgo.

recién nacido

Los expertos siguen en su debate, hablando sobre las evidencias y los beneficios vinculados a la siembra vaginal. En algunos países esta práctica es más común, sobre todo, aquellos en los que se realizan menos cesáreas.

Puede que exista un vínculo entre la cesárea y el riesgo de enfermedades asociadas con el déficit de ciertas bacterias intestinales. Sin embargo, todavía no se sabe a ciencia cierta si se puede influir sobre la microbiota transfiriendo las bacterias de una muestra de la madre al hijo de manera segura.

Los expertos advierten a los hospitales que no se debe practicar el método de la siembra vaginal en los neonatos. Se cree que se pueden presentar algunos riesgos de daños en ellos que no pueden justificarse. Se aconseja otro tipo de prácticas como la lactancia materna que tiene un poderoso beneficio, pues provoca un efecto positivo en el desarrollo de la microbiota intestinal del niño.

 

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar