Consejos para madres conductoras embarazadas

Adrianazul · 25 agosto, 2017

Generalmente, existen muchas dudas acerca de conducir durante el embarazo. Las mujeres embarazas se sienten intranquilas ya que su condición exige una serie de precauciones que por supuesto incluyen todas aquellas frente al volante. Por esta razón hoy vamos a ayudarte con algunos consejos para madres conductoras embarazadas.

Estar embarazada no es ningún impedimento para desplazarse en tu vehículo pero debes tomar algunas precauciones para que tú y tu bebé estén seguros en todo momento.

Si eres madre conductora debes llevar puesto el cinturón de seguridad siempre y cuando que no esté contraindicado por una u otra causa mayor. Queremos que sepas que hay dos períodos de alto riesgo tanto para tu bebé como para ti misma a lo largo del embarazo. Estos dos períodos son los siguientes:

  1. Durante el primer trimestre de gestación.
    Es cuando existe mayor riesgo por desprendimiento de placenta o rotura uterina, ya que apenas hay líquido amniótico.
  2. Durante la gestación avanzada.
    De haber un accidente, existe el doble de posibilidad de que en las próximas 48hrs se adelante el parto

Si vas a ser madre conductora debes tener conciencia y no confiarte demasiado.

Durante el embarazo las madres conductoras tienen que tener presente que son mucho más frágiles y que además tienen la responsabilidad de llevar consigo otra vida, aparte de la suya.

Consejos para madres conductoras

Al principio del embarazo, muchas mujeres sienten náuseas y cansancio. Este tipo de síntomas pueden influir en la capacidad de concentración. Por eso, si no te encuentras bien por la mañana, es mejor tomar el transporte público para desplazarte.

Si decides tomar tu propio vehículo para desplazarte, te aconsejamos algunas cositas al respecto:

  • Consulta siempre con el médico especialista. No es recomendable conducir cuando se sufren contracciones, alteraciones del embarazo o riesgo de parto prematuro.
  • Comodidad y seguridad al volante. La mujer embarazada debe de adaptar la distancia entre el asiento y el volante a su nueva situación, desde el primer momento. Es importante que la ropa vaya siempre por debajo del cinturón, a fin de evitar presiones incómodas.

Usa siempre el cinturón de seguridad de manera correcta.

  • Haz pausas. Las madres conductoras deben evitar los viajes largos de más de tres horas seguidas. Se pueden hacer paradas cada hora para estirar las piernas, hidratarse y orinar.
  • Mantén distancia. La distancia correcta entre el cuerpo y el volante debe de ser de unos 25 cm, sobre todo, si el vehículo dispone de airbag, ésta debe de orientarse hacia el tórax y la cabeza, nunca hacia el abdomen.
  • Buena postura. La espalda debe de estar lo más recta posible.
  • Evitar maniobras bruscas, como acelerar o frenar súbitamente. Si vas a ser una madre conductora, debes tener en cuenta que una parte va por tu cuenta y la otra, por el resto de los conductores. ¡Atenta!
La forma correcta de colocarse el cinturón

Definitivamente se desaconseja que conduzcas durante el último período de embarazo, aunque no así los traslados en vehículo.

Tras el parto, el médico será quien deberá decidir el mejor momento para volver a conducir.

NOTA: La bolsa de aire (airbag) no resulta peligrosa siempre que su distancia mínima del cuerpo sea de entre 20 y 25 centímetros aproximadamente. En caso de colisión, la bolsa se hincha sólo en torno a la cabeza y el pecho de la mujer.La bolsa reacciona de tal forma que evita que el cinturón de seguridad presione demasiado tu vientre.

Recomendaciones adicionales

La forma de colocarse el cinturón de seguridad es la siguiente: la cinta horizontal nunca debe colocarse colocarse sobre el vientre ya que –en caso de accidente– la presión del cinturón provocaría daños al bebé. Se debe situar por debajo del abdomen, a la altura de las ingles. La banda superior  debe ir cruzando el pecho, entre los senos.

Para las madres conductoras es recomendable el cinturón de seguridad con tres puntos de anclaje, ya que este ofrece mayor seguridad.

La otra alternativa para las madres conductoras

Las mujeres embarazadas deben saber que el uso correcto del cinturón de seguridad reduce las lesiones fetales graves en más de un 50%. No usarlo supone un mayor riesgo de expulsión de la madre en caso de accidente.

Los cambios en el metabolismo de la mujer embarazada crea alteraciones del nivel de azúcar en sangre, problemas circulatorios, alteración de la visión o modificaciones en la tensión; dificultando así la habilidad para conducir.

Para que el cinturón no se mueva de un lado a otro mientras manejas, puedes colocar una almohadilla.

Otra variante más confortable es un adaptador especial que fija el sistema de tres puntos. La madre conductora se sienta sobre un cojín plano, del que sale un pasador doble desde los muslos hacia arriba, este rodea el cinturón inferior y lo mantiene en su sitio.

Consulta siempre que tengas síntomas con el médico especialista. Recuerda, el uso del cinturón de seguridad reduce la gravedad de las lesiones tanto a ti como al bebé.