Consejos para padres con bebés de alta demanda

05 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si tienes un bebé de alta demanda, no desesperes. Con estos consejos será todo mucho más fácil. ¡Toma nota de todos ellos!

Los padres de bebés de alta demanda saben que sus hijos lo son. La alta demanda (AD) ocurre con mucha frecuencia, pero es necesario entenderla para saber cómo actuar en consecuencia y que los niños se sientan atendidos y reconfortados en todo momento.

Los bebés de alta demanda suelen tener algunas características en común: son intensos, absorbentes, sensibles, demandantes continuos atención, son impredecibles, temen a la separación, no están quietos ni un segundo, les gusta la actividad y los cambios rápidos de actividad, quieren estar todo el tiempo en el pecho…

¿Cómo lidiar con bebés de alta demanda?

Antes de comenzar con los consejos, es necesario destacar que, cuando un bebé es de alta demanda, es más que probable que se convierta en un niño de alta demanda también. Es parte de su personalidad, por lo que, cuanto antes te acostumbres a esto, mejor llevarás la crianza de tu pequeño.

Madre dando un abrazo a su bebé de alta demanda.

Hay padres que tienen hijos de alta demanda, pero nunca lo saben, simplemente porque desconocen este término y todo lo que ello conlleva. Por eso, no te pierdas estos consejos para que puedas ayudar a tu bebé de alta demanda a sentirse más seguro contigo. También conseguirás que tu cordura no se vea perjudicada.

Equilibra tus necesidades con tu bebé de alta demanda

Es necesario que seas amable contigo mismo cuando tengas que cuidar a tu bebé de alta demanda. Tú también tienes necesidades y has de tenerlas en cuenta.

Para cuidar bien a tu bebé, primero tienes que cuidarte a ti. Estás experimentando una paternidad intensa, enfrentando más desafíos que los padres con bebés que no son de alta demanda.

Deja de lado las expectativas poco realistas

Es imprescindible que aceptes que tu bebé no es el bebé perfecto que soñabas tener antes de que naciera. Tampoco lo compares con bebés que duermen toda la noche o que están tranquilos jugando en su hamaca.

Tu pequeño no es así y debes aceptarlo; tienes que aceptar que es intenso y persistente. Son rasgos que le serán útiles cuando sea mayor porque continuará teniendo las mismas características. Tiene su propia idiosincrasia y has de aceptarlo así.

Lee las señales de tu bebé de alta demanda

Tienes que averiguar qué es lo que hace que tu bebé esté inquieto. Si deja de llorar cuando lo levantas y lo tomas en brazos, esa es tu señal: te está diciendo que necesita que mamá lo levante y lo abrace. Él puede tener fuertes preferencias, lo que significa que tienes que clasificar los gustos y disgustos en los que otros padres no piensan.

Puede que tengas que probar varios portabebés para encontrar uno que le guste a tu hijo. A veces, a estos pequeños no les gustan ciertas telas, por ejemplo. Se necesita tiempo para aprender lo que te dice tu bebé, así que trata de ser paciente con el proceso.

Satisfacer las necesidades del bebé

Aunque tengas que tener en cuenta tus necesidades, como te hemos comentado más arriba, no debes temer al hecho de satisfacer las necesidades de tu bebé.

No escuches los consejos de las personas a menos que realmente conozcan tu situación y hayan tenido su propio hijo de alta demanda. Lo que funcionó para su pequeño no necesariamente funcionará para el tuyo.

Mamá dando un beso a su bebé recién nacido.

Cuida lo básico en tu bebé de alta demanda

Necesitas comida, descanso y compañía. Pedir ayuda es importante si lo necesitas. Esto puede ser difícil si a los demás les resulta complicado calmar a su bebé. Tienes que encontrar a alguien en quien confíes que pueda tolerar las consecuencias cuando te vayas; estos pequeños no quieren cuidadores sustitutos.

El bebé puede llorar mientras tú no estás, pero si estás seguro de que esa persona puede manejarlo y consolarlo, entonces necesitas ese descanso. Puedes contratar a una niñera durante la noche de vez en cuando, si puedes organizarlo, para que puedas descansar.

Salid a dar una vuelta

A muchos bebés de alta demanda les gusta salir a pasear porque en casa no están lo suficientemente estimulados. Es una buena manera también de formar conexiones adultas. Puedes crear una rutina de salir al parque cada día, encontrarte con padres con hijos de la misma edad que tu pequeño, etc.

Reconoce que eres un equipo con tu bebé

Recuerda que tú y tu bebé estáis en el mismo equipo y estáis intentando entenderos cada día. Tener un bebé que tiene tan claro lo que quiere y lo que no quiere realmente puede fortalecer el vínculo si aceptas que tu pequeño es así.

Pese a lo difícil que puede ser algunas veces, es necesario que estés a su lado. Tu hijo no será un bebé para siempre, por lo que lo mejor que puedes hacer es disfrutar de esta bonita etapa. Relaja tus emociones más intensas y disfrutar del amor incondicional que le das a tu pequeño cada día.

  • San Martín, M. (2014) Crianza de Alta Demanda.: Consejos útiles para la etapa infantil. Editorial: DigitalMadrid