5 consejos para conseguir que el niño duerma solo

A muchos padres cuando llega la hora de pasar a los niños a la cama les resulta complicado y en ocasiones se sienten perdidos. Es importante cuidar la higiene del sueño de los más pequeños y que sigas los consejos que te damos en este artículo.
5 consejos para conseguir que el niño duerma solo
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 11 enero, 2023

Llega un momento en la vida de nuestros niños en el que tienen que aprender a dormir solitos, sin nuestra ayuda o presencia. En ocasiones, se hace muy complicado por distintas y variadas razones. Pero, en este artículo, te brindamos una serie de consejos para conseguirlo.

Muchas veces, el problema de que los niños no quieran dormir solos puede aparecer por errores que cometemos los padres. Miedo a que les pase algo si no estamos con ellos o simplemente porque somos inconsistentes en las normas que ponemos con respecto a la hora de irse a la cama. En este artículo te damos algunos consejos para conseguir que tu hijo duerma solo. Sigue leyendo.

Consejos para que el niño duerma solo

Hay ocasiones en las que los padres somos responsables, en parte, de que nuestros niños no quieran dormir solos. Unas veces porque es a nosotros a quienes nos cuesta separarnos de ellos por la noche, no oír su respiración y tener incertidumbre por saber que están bien. Así, se demora el momento de trasladarlo a su dormitorio.

Otras veces, puede ser porque seamos inconsistentes a la hora de las normas para ir a la cama. Por ejemplo, cuando dejamos al niño que duerma con uno de los padres o en algunos momentos concretos en que se duermen con nosotros, estamos tan cansados que no los llevamos a su habitación. Si hacemos esto, lo que conseguimos es que no haya una consistencia en las normas establecidas para que duerma solo en su cuarto.

De esta manera, los niños no van a entender cuándo deben dormir en su cama e intentarán siempre acostarse con nosotros. No tenemos que olvidarnos que, a nuestros hijos, el hecho de dormir con los adultos les aporta una sensación de protección, pero es importante que les enseñemos a dormir solos en su cama si queremos intimidad en la pareja y unos buenos hábitos de sueño. A continuación, apunta algunos consejos al respecto.

Lograr que el niño duerma solo en su cama lo antes posible hará que todo el proceso sea más sencillo. Hacia los 8 meses, cuando surge en el pequeño la ansiedad por separación, será más difícil que se quede en su cuarto.

1. Hacer el cambio cuanto antes

Si enseñamos a nuestros hijos a dormir solos en su cama lo antes posible, será mucho más sencillo que adquieran este aprendizaje. A partir de los 6 meses, cuando introducimos la alimentación complementaria, el bebé ya no necesita alimentarse por la noche, por lo que suele dormir del tirón en algunos casos. Luego, a partir de los 8 meses, surge la ansiedad por separación y ya es más complicado separar al pequeño de nuestro lado.

2. Introducir una rutina relajante

Un niño que se encuentra relajado a la hora de irse a dormir, tendrá mayor facilidad para quedarse solo en su cuarto. Por esa razón, es importante que establezcamos una rutina nocturna, la cual puede incluir un baño caliente, la cena y cantarle una canción o leerle un cuento.

También, podemos dejarle un peluche o su muñeco favorito para que se aferre a él y se sienta más seguro y protegido. Una cosa a tener en cuenta es que es recomendable que salgamos de su habitación antes de que se duerma para que consiga dormirse solo, sin nuestra presencia.

3. Asegurarnos de que en su habitación se dan las condiciones óptimas

Cuando un niño suele dormir de 8 a 9 horas sin interrupciones, es más posible que no se despierte a mitad de la noche. Por esta razón, es importante que cuidemos las condiciones de su habitación. Lo ideal es que haya una buena temperatura, que no haya muchos ruidos y, si necesita un poco de luz para quitar los miedos, se la dejamos encendida.

Otra cuestión importante es acostar a los niños siempre a la misma hora para generar en ellos un hábito. Es fundamental que los menores tengan una buena higiene del sueño.

Si los padres deciden que los niños deben dormir en su cama, no debe haber excepciones. De lo contrario, esa inconsistencia desorientará a los pequeños.

4. Tener consistencia en la decisión de que duerma solo

Si ambos padres hemos decidido que el niño duerma solo en su cama, tenemos que ser firmes en ello. Es normal, cuando ya son un poco más grandes, que se levanten y nos busquen, pero lo mejor es cogerlos y llevarlos de vuelta a su cama. Otra opción es quedarnos con ellos en su cuarto hasta que se duerman y, entonces, volvernos a nuestra habitación.

5. No hacer excepciones

No podemos ni debemos hacer excepciones que confundan a los niños. Si unas veces los dejamos dormir con nosotros y otras no, se sentirán perdidos. Por ejemplo, si el niño se despierta porque ha tenido una pesadilla, nosotros podemos ir a su habitación y consolarlo, pero sería un error llevarlo a nuestra cama. En el caso de que esté enfermo, también podemos hacer lo mismo.

Dormir debe transformarse en un hábito

A lo largo de este artículo has podido conocer algunos de los consejos que pueden ayudar a que tu niño duerma solo. Si los pones en práctica de forma temprana, podrás conseguir que aprenda un hábito de sueño que lo ayude a descansar y, además, lo haga solo en su habitación.

No debemos olvidar que tenemos que ser pacientes y, si en el proceso el menor va en nuestra búsqueda, hablándole bien lo podremos llevar otra vez a su cama. Recuerda que es muy importante evitar las excepciones, ya que estas desorientan a los pequeños.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Estivill, E. (2014). Duérmete, niño (edición actualizada y ampliada): El Método Estivill para enseñar a dormir a los niños. Plaza & Janés.
  • Estivill, E., & Segarra, F. (2000). Insomnio infantil por hábitos incorrectos. Rev Neurol, 30(2), 188-91.
  • Sancho, E. E. (2002, January). Duérmete niño: 12 años de experiencia. Revisión crítica. In Anales de Pediatría (Vol. 56, No. 1, pp. 35-39). Elsevier Doyma.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.