Consejos para cuidar tu piel durante el embarazo

Imaginemos que existe un Dios que nos regala belleza y buena vida a cambio de ingerirlo, si eso fuera así esa deidad bondadosa se llama agua y será tu máxima aliada para cuidar tu piel durante el embarazo.


Si estás embarazada debes tomar entre dos y tres litros de agua diarios, recomienda la La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). El agua es el mejor hidratante y además ayuda contra el estreñimiento.

El agua te da más beneficios, es fundamental para aumentar el volumen plasmático y mantener la cantidad de líquido amniótico y un correcto desarrollo fetal.

Lo recomendable es consumir aguas de mineralización débil (bajo nivel de sodio y con concentraciones adecuadas de calcio, magnesio y flúor) y también son recomendables los zumos naturales, leche o bebidas isotónicas. Es importante evitar las bebidas azucaradas y gaseosas, añade la SENC.

Nutre tu piel con cremas

Además de beber agua en cantidades industriales, es beneficioso hidratar la piel con frecuencia (dos o más veces al día) con una crema apropiada para el embarazo y con masajes que faciliten una buena absorción.

Estas cremas bien pueden ser anticelulíticas y antiestrías. Es muy importante evitar la exposición solar directa, además de utilizar filtros solares de alta potencia desde el primer día del embarazo. Así que podríamos connceptualizar a las cremas y al protector solar como semidioses.

La protección solar con pantalla total se debe emplear a diario, incluso en invierno, para evitar las alteraciones en la pigmentación y evitar el fotoenvejecimiento especialmente durante el embarazo, cuando la piel está más sensible.

También debes evitar los jabones abrasivos y los productos que irriten la piel, como los peeling o los dermoabrasivos.

Los alimentos ayudan a tu piel, por lo que es muy recomendable aumentar el consumo de las fruta y las verduras, y reducir los hidratos de carbono. Mantener un peso apropiado durante el embarazo, con un incremento progresivo sin cambios demasiado bruscos, también es ideal.

1762017889_98b93503d6_z

Consejos para cuidar tu piel

1. Mantener una alimentación adecuada. Quizá de las recomendaciones más importantes, ya que, de entrada, comer adecuadamente previene el aumento excesivo de peso durante el embarazo, y, por ende, el organismo no somete a la piel a grandes estiramientos.

2. Una dieta rica en frutas y verduras, y beber mucha agua harán que la piel esté bien hidratada desde dentro, mientras que consumir proteína, como la de la carne, el pescado o el pollo tres o cuatro veces a la semana, estimulará la producción de nuevas fibras musculares, evitando la aparición de la flacidez post-parto.

3. También es recomendable usar a diario cremas con efecto hidratante, preferiblemente anticelulíticas o antiestrías, y a poder ser con componentes naturales.

2887400784_9995fcf058_z

Problemas de la piel durante el embarazo

Las estrías afectan a un alto porcentaje de las mujeres embarazadas y son muy difíciles de eliminar. El doctor Hugo Vázquez, secretario general de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), asegura que la mejor lucha contra ellas es trabajar su prevención.

A pesar de que son numerosos los productos y componentes para tratar de forma específica las estrías durante el embarazo, este especialista, apoyado en distintos estudios e investigaciones científicas, recomienda el extracto de centella asiática como tratamiento preventivo más seguro y efectivo contra las estrías.

Otras expertas conceptualizan a las estrías como la gran pesadilla de todas las madres. Aparecen en el tercer trimestre del embarazo como consecuencia de la distensión de la piel motivada por el aumento súbito del peso y volumen.

También influye la mayor concentración de relaxina, una hormona que concede máxima elasticidad a las articulaciones para facilitar la dilatación del canal del parto pero que le resta a la piel mucha de su capacidad para sintetizar colágeno.

Si son rosas –es decir, están en estado inicial– se pueden eliminar. Si, por el contrario, son blancas, significa que el tejido se ha roto y ya solo pueden atenuarse.

Las varices

Las varices son frecuentes sobre todo al final de la gestación. Para prevenirlas, evita las ropas ajustadas y no permanezcas parada de pie durante períodos prolongados. Descansa con las piernas elevadas. Algunas veces es aconsejable utilizar medias elásticas.

Algunos especialistas sugieren que el incremento del volumen y del riego sanguíneo durante el embarazo favorece la formación de varices en las piernas de las mujeres embarazadas.

Y además de las recomendaciones anteriores, aconsejan evitar los tacones muy altos, no cruzar las piernas a menudo y tonificar las extremidades inferiores con duchas de agua fría.

Pigmentación de la piel: el melasma o máscara del embarazo

Tal como define la AEDV, el melasma se caracteriza por el “desarrollo de una pigmentación moteada o en parches que aparece de forma lenta y desaparece con el tiempo”.

Es muy frecuente en las mujeres gestantes (se da en el 50% de los casos) y, por eso, esta alteración cutánea recibe también el nombre de “máscara del embarazo”.

Las manchas se forman hacia el segundo o tercer mes de gestación y se localizan por lo general en la frente, mejillas y sobre el labio superior. Se acentúan progresivamente a medida que avanza el embarazo, pero en la mayoría de los casos desaparecen de forma espontánea en el transcurso de un año después del parto.

Otros problemas cutáneos en la gestación

Piel seca: la pérdida de fluidos corporales puede provocar mayor sequedad de la piel durante el embarazo. Para mantener la piel hidratada durante todo el día, además de aplicar las cremas hidratantes corporales y faciales recomendables para embarazadas, es preciso beber mucha agua y evitar las exposiciones frecuentes al sol.

Acné: las mujeres que ya tenían acné antes de quedar embarazadas pueden ver incrementado su problema durante la gestación, sobre todo en los primeros meses. Los especialistas aconsejan en estos casos mantener la piel siempre bien limpia y evitar el uso de cremas que contengan retinoides.

Celulitis: el embarazo puede agravar la celulitis en algunas mujeres. Para prevenir esto, es recomendable activar la circulación de las piernas con largos paseos, seguir una dieta sana y equilibrada y beber mucha agua para mantenerse hidratada.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar