Consejos para amamantar a tu bebé y a tu hijo mayor al mismo tiempo

Si te quedas embarazada mientras estás amamantando a otro niño puedes seguir dándole el pecho durante todo el embarazo, a no ser que el médico te diga lo contrario.  Una vez que nazca el bebé puedes seguir dándole el pecho a los dos sin ningún problema. Esto es la lactancia en tándem.

No temas, en la lactancia en tándem el pequeño no se verá privado de alimento, más bien todo lo contrario, puesto que su hermano mayor ayudará a mantener el flujo de leche. No se tendrán que repartir la leche para los dos, sino que tú producirás suficiente para ambos de forma natural.

Para poder tener una lactancia en tándem exitosa conviene que sigas los siguientes consejos:

Prepara a tu hijo mayor

Habla con tu hijo sobre lo que va a pasar. A todos los niños suele entusiasmarle la idea de tener un hermanito, pero lo de compartir a mamá ya es otra cosa. Habla con tu hijo sobre lo que va a pasar para que lo tome como algo natural.

Enséñale también a amantar de forma que luego, más adelante, tú puedas tener al bebé en el otro pecho. Ante posibles celos, si cada uno tiene su parte será más fácil tranquilizar al mayor. Pero para poder dar a la vez a los dos, el mayor tendrá que aprender a servirse él mismo y a colocarse de forma que tú puedas sujetar y atender al pequeño sin problemas.

Niño con su mamá embarazada

La prioridad es amamantar al pequeño

Amamanta al recién nacido primero y con la frecuencia que sea necesaria. Un recién nacido amamanta al menos cada 2-3 horas durante el día y la noche. Es importante que el recién nacido obtenga todos los nutrientes que necesita de la leche materna. No es necesario que el mayor amamante con la misma frecuencia.

Siempre que le vayas a dar a los dos, dale primero al pequeño. Si quiere también el mayor, deja que el recién nacido tenga unos minutos para él solo antes de que se incorpore su hermano. Puedes entretener al mayor con algo para que te dé tiempo.

La leche cambiará

El sabor de la leche cambia durante el embarazo. Mucho niños rechazan la lactancia por eso. Si aun así persisten, el sabor cambiará mucho más con la llegada del calostro. Por eso, y para que el bebé reciba todos los nutrientes del calostro, sería conveniente intentar evitar que tu hijo mayor amamantara hasta la llegada de la leche de transición, o al menos, que no lo hiciera hasta que su hermano mayor haya terminado la toma.

Una vez que la leche madura está disponible el mayor ya no tendrá problemas con el sabor y podrás estar seguro que el recién nacido ha obtenido todos los nutrientes que necesita. 

Aumentará la producción de leche

Ya hemos comentado que con la lactancia en tándem aumenta la producción de leche de forma natural. Al igual que te ocurrió cuando tu hijo mayor era pequeño, la cantidad de leche se ajustará al cabo de unos días.

La ventaja de la lactancia en tándem es que el mayor podrá ayudarte a sacar la leche que te produce congestión mamaria y no tendrás que usar el sacaleches o una técnica de extracción manual. Pero ten en cuenta que cuanto más amamante más leche tendrás.

En cualquier caso, si aun así tienes mucha, no dudes en sacarte la leche si el suministro es excesivo. Si no lo haces, además de estar muy incómoda, corres el riesgo de desarrollar mastitis.

Niño mayor amamantando

Encontrarás muchos detractores de la lactancia en tándem a tu alrededor

Mucha gente en tu entorno no entenderá que prolongues la lactancia más allá de unos pocos meses, pero lo que pocos entenderán es por qué sigues dándole el pecho al mayor cuando ya tienes otro bebé. Prepárate para recibir críticas y comentarios negativos de todo tipo, pero no te dejes llevar.

No tienes que justificar tu decisión frente a nadie. De hecho, cuanto más intentes dar explicaciones más argumentos en contra vas a recibir, muchos de ellos tan absurdos que te harán sentir muy  mal. Son tus hijos y es tu vida; por lo tanto, es tu decisión. 

Los beneficios de amamantar a tu hijo todo lo que puedas y de hacerlo en tándem con su hermano son muchos. Si en tu entorno no quieren verlo, los que tienen un problema son ellos.

No te olvides de cuidar de ti

Si optas por la lactancia en tándem debes cuidar más aún tu dieta, comer bien y de todo e ingerir muchos líquidos. No descuides el aporte de calcio en tu dieta y evita el consumo de alimentos estimnulantes y alcohol.

Además, debes descansar lo suficiente y hacer ejercicio. Si amamantar a un bebé desgasta, amamantando a dos la situación es complicada. Debes tener tiempo también para ti, para cuidar de tu cuerpo y de tu mente.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar