Conoce todo sobre el enterovirus

Gladys · 18 febrero, 2017

Como padres jamás vamos a querer que nuestros hijos se enfermen, y para evitarlo somos capaces de hacer hasta lo imposible. Nuestros esfuerzos son importantes, pero no siempre lograremos mantenerlos alejados de esta realidad, debido a que su sistema inmunológico no es tan fuerte para combatir, por ejemplo, el enterovirus.

Este grupo de virus es muy común y, en la mayoría de los casos, solo implican malestares leves. Pertenecen a la  familia Picornaviridae, que significa “pico” pequeño y  ”rna” por ácido ribonucleico. Por sus características se dividen en cuatro subgrupos principales:

  • Aphthovirus. Es un virus patógeno animal.
  • Cardiovirus. Al igual que el anterior, no tiene origen humano.
  • Enterovirus. Poliovirus, Coxsackievirus A1-A24, Coxsackievirus B1-B6, Echovirus 1-34 y Enterovirus 68-71.
  • Rinovirus.  Se subclasifican del 1 al 100.

Aunque estos datos son un poco difíciles de entender, es importante que sepamos la diversidad de este virus que ataca sin descanso, en especial, a los más pequeños de la casa. Cada uno de estos tipos genera un malestar diferente y posee un tratamiento particular.

enterovirus-2

Síntomas que causa el enterovirus

Mamá y papá deben estar pendientes del bebé y mantenerse alerta en caso de presentar alguna diferencia en su conducta. Este es el primer examen que le hacemos a nuestros pequeños y lo que impulsará a llevarlo al médico oportunamente.

Los enterovirus se transmiten a través de las secreciones respiratorias (tos, mucosidad, estornudos) o por vía oral-fecal. Los niños que viven en malas condiciones y no tienen acceso a una buena higiene son más propensos a contagiarse con este virus.

Probablemente, nada te quitará la preocupación por la existencia de estos agentes. No obstante, es fundamental mantener ciertos hábitos y no retrasar la inmunización de nuestros niños, a través de la vacunación.

El enterovirus se transmite por vía oral-fecal o secreciones respiratorias

Aprendamos a reconocer la presencia de enterovirus y veamos cuáles son los síntomas que provocan estos pequeños invasores:

  • Malestar general
  • Fiebre leve
  • Congestión nasal
  • Molestias digestivas
  • Llagas en la boca
  • Erupciones cutáneas

Los enterovirus, que se denominan como polio, son responsables de algunas enfermedades como la faringitis, la gastroenteritis, dolor abdominal, diarrea o resfriado.  Hay escenarios más complejos con trastornos como meningitis aséptica, encefalitis o mielitis (ocasiona problemas en la médula espinal).
enterovirus-1

¿Cómo se trata?

En la actualidad, los serotipos más peligrosos para la salud son los A71 y D68. Los expertos insisten en que las señales de alerta son los temblores, la somnolencia,  el decaimiento, dolores de cabeza y fiebre. Si tu bebé presenta este cuadro, no dudes en llamar al pediatra de inmediato.

Todavía no existe una vacuna para todos los tipos de enterovirus, por lo que la mejor manera de prevenirlo es mantener ciertos hábitos como lavarnos las manos después de cambiarle el pañal o ayudarlo en el baño, taparnos la boca al toser o estornudar, utilizar un pañuelo, etc.

Si ves que tu hijo se siente mal, llama de inmediato a tu pediatra, él sabrá guiarte

Conoce más sobre el poliovirus

Es una de las enfermedades más complicada que afecta a los niños, porque su principal consecuencia es la parálisis en los miembros inferiores del cuerpo. Cuando se contagian no presentan manifestaciones específicas, lo que empeora la situación al no poder abordar el problema.

El efecto de la parálisis influye rápidamente en el cuerpo, comprometiendo algunos músculos y disminuyendo capacidades motoras. La recuperación puede darse entre los 18 meses a los 3 años, pero puede quedar con ciertas dificultades de desplazamiento.

Hasta ahora, no existe una terapia para la polio que ayude a mejorar estos casos, aunque se mantiene la esperanza con ciertos estudios que aún están en desarrollo. Por lo tanto, como padres tenemos la enorme responsabilidad de protegerlos cada segundo con mucho amor.

Mamá y papá tienen que reconocer cualquier factor de riesgo y escuchar con mucha atención los consejos del pediatra. No te asustes si tu bebé presenta alguna molestia, por el contrario, busca asesoramiento oportuno y sigue las recomendaciones que ten den los médicos.

El mundo está inmerso en millones de virus, a los cuales deben exponerse nuestros hijos para que evolucione su sistema inmunológico. Lo importante es que mantengamos el control de la situación siempre, cuidemos la limpieza y les enseñemos a no estar en contacto con elementos contaminantes y peligrosos.