Comprender las necesidades emocionales de un niño: claves para padres

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Los padres y las madres deben comprender cuáles son las necesidades emocionales de sus hijos para poder corresponderles. Te contamos todo lo que debes saber.

Con demasiada frecuencia, como padres, nos centramos en el desarrollo intelectual y físico de nuestros hijos, a pesar de que su desarrollo emocional y social es igual de importante, o más. Los niños necesitan estabilidad emocional para sentirse felices y seguros, por ello, es imprescindible que los padres aprendan a comprender las necesidades emocionales sus hijos. Pero ¿de qué estamos hablando exactamente?

También lo necesitan para aprender. La seguridad emocional de un niño pequeño es un requisito previo para cualquier aprendizaje adicional.

Claves para comprender las necesidades emocionales de un niño

A continuación, vamos a explicar qué es lo que, como padre, debes saber para poder comprender las necesidades emocionales de tus hijos.

Mamá dando besos a su bebé para comprender sus necesidades emocionales.

Seguridad y protección

Los niños necesitan sentirse seguros y protegidos para prosperar y desarrollarse emocionalmente. Los bebés dependen completamente de sus padres, pero necesitan poder explorar sus alrededores para aprender. Cuando se sienten amados y seguros, encuentran el coraje de comenzar a descubrir el mundo; así es como crecen y aprenden. Los niños pequeños también aprenden mejor cuando su vida familiar es predecible y segura.

Rutinas: imprescindibles para las necesidades emocionales de los niños

Los pequeños que tienen rutinas diarias se sienten más seguros porque sus días son predecibles. Les resulta reconfortante saber qué esperar en un día. Sus rutinas para dormir, comer, bañarse y otras actividades le dan a su jornada una estructura.

Si no hubiera previsibilidad durante el día, se sentirían abrumados e inquietos fácilmente, y el hogar no se sentiría como un refugio seguro. Los niños que siguen rutinas en casa también se acomodan mucho más fácilmente en las rutinas escolares y en sus quehaceres diarios.

Disciplina y consistencia

Los infantes necesitan disciplina para aprender sobre comportamientos y normas socialmente aceptables; necesitan aprender a vivir respetuosamente entre otros. Cuanto más aprenden sobre el mundo de manera apropiada, mejor será su sentido de confianza y motivación. También forman mejores amistades y relaciones.

La disciplina debe ser justa y consistente para que los hijos siempre sepan qué se espera de ellos y cuáles son sus límites. Los estilos disciplinarios inconsistentes o severos no resultan en niños que aprendan autocontrol y autodisciplina, ya que se basan en el miedo.

Los pequeños necesitan tiempo para aprender a ser responsables de sus acciones y cómo sus acciones resultan en consecuencias. Un estilo de disciplina justo y tranquilo en el hogar ayudará a este proceso.

Amor en las necesidades emocionales

El amor incondicional y un fuerte vínculo con los padres son absolutamente vitales para una buena base en la vida. Los niños necesitan muchos abrazos y besos, y también necesitan que se les diga que son amados. Esto les da seguridad emocional.

Unicidad en las necesidades emocionales

Para alcanzar su máximo potencial, se debe permitir que los niños sean ellos mismos. Necesitan un ambiente relajado y seguro dentro del cual puedan desarrollar sus propios talentos y aptitudes, y convertirse en personas por derecho propio. No los subestimes, pero tampoco los empujes de manera poco realista hacia tu propia visión para ellos.

Mamá con su bebé sonriendo de felicidad.

Aceptación, reconocimiento y aprobación

Cuando los niños reciben amor incondicional, se les demuestra que son aceptados tal y como son. Esto aumenta la confianza en sí mismos, que es el mejor regalo que se le puede dar a un niño para su viaje por la escuela. La aceptación y la aprobación nunca deben ser condicionales si tu hijo debe aprender a sentirse digno. Esto debería ser automático y no relacionado con su comportamiento.

Aprende a alabar a tus hijos de manera constructiva y reconoce sus acciones y sus esfuerzos. Esto se convertirá en un fuerte motivador para ellos. ¡Tus hijos necesitan buenas palabras para sentirse capaces de hacer las cosas bien!

Hitos en el desarrollo emocional

Asimismo, aquí os dejamos algunos hitos emocionales y sociales típicos que los niños alcanzan en diferentes edades:

3 meses

  • Comienza a sonreír entre las 4 y 8 semanas.
  • Le gusta pasar tiempo con sus cuidadores principales.
  • No quiere estar solo.
  • Responde cuando le hablas con la mirada.

4 meses

  • Reconoce a las personas y muestra emoción al verlas.
  • Se aburre si está solo.
  • Se ríe a carcajadas.

5 a 6 meses

  • Le gusta el espejo pero no reconoce su reflejo.
  • Sonríe con quien tiene un vínculo emocional.
  • Le gusta escuchar las voces conocidas.
  • Acaricia o tira del pelo a quien le abraza.

7 a 12 meses

  • Le gustan algunas personas más que otras.
  • Quiere estar con su cuidador principal todo el tiempo.
  • Se enfada si le dejan solo.
  • Tiene miedo de lugares o personas que no conoce.

12 a 18 meses

  • Le gusta reír a la gente.
  • Muestra su felicidad o frustración.
  • Le gustan otros niños pero no puede jugar con ellos.
  • Muestra celos.
  • Empieza a imitar a los demás cuando llega a los 18 meses.

2 años

  • Le gusta jugar con otros, pero no comparte juguetes.
  • Llama la atención a través de su comportamiento.
  • A veces, pega o muerde para que otros reaccionen.
  • Ejerce su voluntad; empiezan las rabietas.
  • Está en plena transición de bebé a niño.

3 años

  • Es egocéntrico y ve las cosas desde su perspectiva.
  • Empieza la etapa del “mío”.
  • No puede esperar turnos.
  • Responde a tus emociones.
  • Puede hacer pequeñas tareas en casa.
  • Es posesivo con sus cosas.
  • Es capaz de mostrar empatía.
  • Puede jugar al juego simbólico.
  • Puede tener amigos imaginarios.
  • Selecciona a sus amigos.
    Mamá jugando con sus bebé para cubrir sus necesidades emocionales.

4 años

  • Distingue entre sí mismo y los demás.
  • Confunde la realidad con la fantasía y a la inversa.
  • Su comportamiento puede llamar la atención.
  • Aparece el ser competitivo.
  • Tiene habilidades sociales básicas.

5 a 6 años

  • Sus amistades se vuelven estables.
  • Le gusta dominar.
  • Trata de hacer sugerencias y aprende el valor del compromiso y la negociación.
  • La aprobación de sus amigos es importante.
  • Le gusta competir.
  • Le gusta jactarse de sus cosas.
  • Aprende sobre las consecuencias de sus acciones.
  • Aún le cuesta aceptar la responsabilidad de sus acciones.

Necesidades emocionales: ¿por qué es importante desarrollar habilidades emocionales?

Los niños que tienen habilidades emocionales bien desarrolladas tienen

  • Mejor salud.
  • Menos estrés.
  • Mejores relaciones con amigos.
  • Mejor comportamiento.
  • Una actitud positiva.
  • Menos conflicto con hermanos y padres.
  • Más confianza en uno mismo.
  • Mejores resultados en la escuela.
  • Más motivación.
  • Autoaceptación.
  • Buena capacidad de comunicación.
  • La capacidad de tomar decisiones.
  • Menos influencia de la presión de grupo.

A partir de ahora, serás capaz de comprender las necesidades emocionales de tus hijos. De esta manera, será mucho más sencillo poder atenderlos emocionalmente de forma positiva y que tus hijos crezcan a nivel interno y externo llenos de amor familiar.

  • Elias J., M., E. Tobías, S., S. Friendlander, B. (2018) Educar con inteligencia emocional: Cómo conseguir que nuestros hijos sean sociables, felices y responsables. Editorial: DeBolsillo Clave