¿Cómo saber si mi hogar está contaminado?

Todas las madres nos preocupamos de que nuestro hogar esté limpio y desinfectado para nuestros hijos. Sin embargo, ciertos aspectos no permiten ver si realmente lo estamos haciendo bien. Por ejemplo, cómo saber si el hogar está contaminado, es algo que no se puede saber a simple vista.

Por muy limpia que parezca una superficie o espacio, algunos elementos pueden estar presentes y causar contaminación. En ocasiones es la época del año la que influye para que proliferen los alérgenos. Otras veces se trata de nuestros hábitos de limpieza, los objetos o productos que tenemos en casa.

La doctora Pilar Muñoz-Calero, especialista en medicina ambiental explica qué podemos hacer para identificar  los elementos tóxicos presentes en el hogar. También nos hace algunas recomendaciones para protegernos según el mundo en que vivimos.

¿Puede mi hogar estar contaminado?

Muñoz-Calero nos cuenta que en épocas recientes ha aumentado la cantidad de enfermedades relacionadas a la contaminación del ambiente. Esto se produce porque convivimos con un sinfín de elementos contaminantes sin que lo notemos.

Sustancias como el cloroformo y el plomo aumentan la carga tóxica de nuestro organismo quizá de manera constante. La contaminación, según ella, está presente tanto dentro, como fuera de la casa. Por lo tanto, podemos traer contaminantes desde afuera y por ende aumentar la cantidad de adentro.

De manera que, es muy importante saber detectar la presencia de dichos elementos en el hogar. Verificar que nuestro hogar no esté contaminado podría ser la mejor opción para prevenir enfermedades. De acuerdo con sus conocimientos, dentro del hogar los niveles de contaminación podrían ser hasta cien veces superiores a los del exterior.

Reuniones en materia ambiental que se han organizado recientemente, tienen como objetivo concientizar sobre la importancia de este tipo de diagnóstico. La idea es que todos los profesionales de la medicina se involucren en la medición y prevención de consecuencias ambientales.

“Estamos ante un nuevo paradigma de la enfermedad y si un médico no es consciente de estos factores es difícil llegar a la causa de la enfermedad”

-Pilar Muñoz-Calero-

Teniendo en cuenta que el hogar puede estar tan contaminado o más que el exterior debería ser preocupante para todos los departamentos de salud. Diagnosticar problemas de salud relacionados a la contaminación ambiental, debería incluirse definitivamente en todos los centros sanitarios a nivel mundial.

¿Cómo detectar la contaminación en el hogar?

 

 

Paradójicamente la contaminación a veces ocurre por tomar las medidas de higiene equivocadas. En consecuencia, cualquier hogar puede estar contaminado aun pareciendo extremadamente limpio. Entre los principales problemas relacionados a la contaminación del hogar por elementos tóxicos, tenemos los siguientes.

En la higiene personal

Ciertos productos que utilizamos para nuestra higiene personal tienen en sus componentes varios elementos tóxicos. Por ejemplo, es el caso de los suavizantes para ropa, los cuales poseen al menos ocho sustancias neurotóxicas. Entre estos el alcanfor, que se considera un residuo peligroso, es de fácil absorción y puede causar irritación en el sistema nervioso central.

También encontramos en este tipo de productos, el cloroformo; también parte de la lista de residuos peligrosos. Es un neurotóxico cancerígeno que no debería estar en contacto con la piel, ojos e incluso la ropa.

Limpieza del hogar

 

Los productos de limpieza pueden ser unos de los más peligrosos en este aspecto. El hecho de que no sean comestibles o se coloquen sobre nuestros cuerpos, los vuelve más comprometidos toxicológicamente. En todos los hogares encontramos productos que contengan algo de lejía o amoniaco. Estos se consideran también neurotóxicos. Por lo tanto, la experta recomienda que los alejemos del hogar, en cambio son más saludables hábitos antiguos como el bicarbonato, limón y vinagre.

Ondas electromagnéticas

 

El abuso en el contacto con las ondas electromagnéticas así como la acumulación de estas en el organismo son causantes de serios problemas a la salud. Las ondas electromagnéticas son el verdadero enemigo invisible según nos explica la doctora Pilar. Su efecto está relacionado a la aparición de reacciones nerviosas, irritabilidad e incluso cáncer y ciertas alteraciones neurológicas y cognitivas.

Aditivos comestibles

 

En nuestras comidas pueden encontrarse elementos contaminantes que no imaginamos. En la mayoría de los hogares están presentes ingredientes saborizantes, conservantes y potenciadores. Aunque las dosis tienden a ser bajas por cada alimento, recordemos que podemos llegar a ingerirlos por lo menos tres veces al día.

“Introducimos en el organismo multitud de sustancias que son aditivas, algunas cancerígenas o que provocan alteraciones del sistema nervioso y de la tiroides”

-Pilar Muñoz-Calero-

 

Productos cosméticos

 

Los productos que utilizamos para maquillarnos están compuestos de sustancias toxicas, solo que a niveles legales. Sin embargo, los más riesgosos tienden a ser aquellos que ofrecen ser de acción más duradera. Por lo general aquel pintalabios que dura todo el día, los cosméticos resistentes al agua y aquellos productos que dicen ser milagrosos, son los más contaminantes.

La toxicidad presente en este tipo de productos, aumenta a medida que nos hablan de su efectividad. El truco es siempre agregar más tóxicos como los ftalatos, que son altamente cancerígenos y son disruptores endocrinos.

No obstante, el elemento más peligroso de todos es el plomo, casi siempre presente en barras de labios de larga duración. El plomo es un metal pesado con la característica particular de ser bioacumulable, es decir, casi imposible de desechar del organismo.

 

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar