Cómo hacer un medidor de viento casero

El aire se mueve y podemos medir si va más rápido o más lento. ¿Qué significa esto? Te lo explicamos a continuación.
Cómo hacer un medidor de viento casero
Samanta Ruiz

Escrito y verificado por la profesora Samanta Ruiz el 10 Marzo, 2021.

Última actualización: 10 Marzo, 2021

El concepto del viento a veces es complicado de explicar a los niños, pero si los pones manos a la obra a hacer su medidor de viento casero, todo será mucho más fácil de comprender.

Cada día el estado de tiempo tiene variaciones, ya que depende del comportamiento de los elementos que lo componen. La combinación de ellos da como resultado un tiempo atmosférico particular en un espacio y momento concretos.

Elementos del tiempo atmosférico

La medición de las variables es lo que vemos en los reportes de pronóstico del tiempo y son las siguientes:

  • Temperatura.
  • Humedad.
  • Presión atmosférica.
  • Nubes.
  • Precipitaciones.
  • Viento.
    Dibujo para señalar el viento.

El viento es el movimiento del aire entre zonas de distinta presión atmosférica (altas y bajas). Así pues, las variables del fenómeno que son útiles para medir son las siguientes:

  • La dirección, o sea, de dónde viene el viento. Esto se hace con una veleta.
  • La velocidad, que se mide con un anemómetro y nos indica lo rápido que se mueve esa masa de aire.

En casa o en la escuela cualquiera de los dos aparatos puede hacerse con elementos caseros, un poco de habilidad e imaginación.

Guía para hacer un medidor de viento casero

Así como para ver el cielo y las estrellas podemos construir un telescopio casero, vamos a crear con nuestras propias manos un anemómetro para aprender más sobre el viento. Este modelo imita al tradicional anemómetro de rotación o de “cazoletas”.

Elementos que se necesitan.

  • 5 vasos desechables.
  • Perforadora de agujeros.
  • Tijeras.
  • 2 pajitas de plástico.
  • 1 l´piz con borrador nuevo.
  • 1 alfiler o tacha.
  • Pistola de siliconas.
  • 1 recipiente plástico mediano con tapa.
  • Plastilina.

Paso a paso para hacer un medidor de viento casero

  1. Agujerea 4 vasos a 1 centímetro del borde.
  2. Al vaso 5 hay que perfóralo a medio centímetro del borde con 2 agujeros enfrentados y un pelín más abajo otros 2 orificios enfrentados, dividiendo el vaso en cuartos. También agujerea en el centro de la base.
  3. Pasa por los orificios del vaso 5, dos pajitas. Te quedarán con forma de X.
  4. En los cuatro extremos de los sorbetes inserta los 4 vasos.
  5. Fija todas las uniones con la pistola de silicona.
  6. Coloca todos los vasos orientados en la misma dirección.
  7. Ya tienes una estructura con un vaso central y los cuatro extremos, que son los que se moverán con el viento.
  8. Toma el recipiente y coloca en el fondo una bolita de plastilina.
  9. Perfora la tapa en el centro.
  10. Coloca la tapa y pasa por el agujero el lápiz, que será el eje de rotación, hasta que se pegue en la plastilina del fondo.
  11. La parte de arriba del lápiz que tiene la goma borrador tienes que hacerla coincidir con la X y unirlas pinchándole un alfiler o tacha.
  12. ¡Ya tienes el anemómetro listo!

¿Cómo medir la velocidad del viento con nuestro anemómetro?

Para hacer un cálculo estimado de la velocidad, marca uno de los vasos y cuenta las vueltas que da en un minuto cuando lo expones a una corriente de aire.

¿Cuántas vueltas dio sobre su eje? El resultado serán las revoluciones por minuto (rpm) que da el aparato casero. Prueba a ver qué pasa cuando lo sacas al aire libre o lo pones frente a un ventilador. ¿Qué ocurre con las rpm? aumentan o disminuyen.

Haz un registro para que los niños vean la relación entre el movimiento del aire y la velocidad de rotación que adquiere el anemómetro.

La velocidad del viento y sus efectos

Mucho antes de que la tecnología fuera capaz de medir los datos del tiempo, en el siglo XIX un almirante británico ideó una escala para clasificar la velocidad del viento, la escala de Beaufort.

Esta escala se utiliza hasta el día de hoy y, cuando miramos el pronóstico del tiempo y este nos dice “viento en calma”, se refiere a esa clasificación.

Anemómetro.
Velocidad en km/h Numero de Beaufort – Efectos del viento sobre la tierra Designación
0-1,9 0– El humo se alza verticalmente Calma
2-7,3 1– El humo muestra la dirección del viento, pero no las veletas Brisa muy ligera
7,4-12 2– Se nota el viento en la cara, las hojas susurran, las veletas se mueven Brisa ligera
13-19 3– Se mueven las hojas y las pequeñas ramitas, el viento despliega una bandera ligera Brisa Suave
20-29 4– El viento levanta el polvo y papeles ligeros Brisa moderada
30-39 5– Los pequeños árboles con hojas comienzan a oscilar, en las aguas interiores aparecen pequeñas olas con cresta Fresquito
40-50 6– Grandes ramas se mueven, alambres telegráficos zumban, difícil manejo del paraguas Fresco
51-61 7– Árboles enteros oscilan, caminar frente al viento resulta difícil Viento fuerte
62-74 8– Se rompen pequeñas ramas de árboles, los automóviles son desviados en su marcha Viento muy fuerte
75-87 9– Pequeños daños estructurales (se desprenden remates de chimeneas y tejas de pizarra) Temporal
88-100 10– Son arrancados árboles, considerables daños estructurales Temporal fuerte
101-115 11– Grandes estragos Temporal duro (borrasca)
116 o más 12– Grandes daños y catástrofe Huracán

Fuente de datos: AEMET – Agencia Estatal de Meteorología – España

Un aprendizaje integral al hacer un medidor de viento casero

Esta tarea de enseñar a los niños a construir un medidor de viento casero es genial para poner en un modelo concreto algo que no se ve, pero que sí se siente y así ellos lo puedan comprender fácilmente.

Mientras hacen su manualidad, se divierten y aprenden sobre el tiempo, la meteorología y la forma de hacer pronósticos. Un contenido interesante que puede integrar conocimientos de geografía, matemáticas, ciencias naturales y tecnología.

Te podría interesar...
Geografía para niños: un mundo por descubrir
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Geografía para niños: un mundo por descubrir

La geografía estudia la relación que existe entre los seres humanos y el medio físico. Resulta esencial enseñar geografía para niños tan pronto sea posible.



Graduada en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires en el año 1996. Se ha desempeñado como docente universitaria y de educación media. Redactora de contenidos con 4 años de experiencia, trabajando en plataformas de contenido digital. Especialista en experiencia de usuario cuenta con curso de UXWriter - Educación IT-Argentina. Colabora en blogs temáticos generando contenido, realizando edición y optimización SEO de textos de diversas temáticas