Cómo hablar las cosas difíciles con adolescentes

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Si tienes que hablar cosas difíciles con adolescentes, puedes tener en cuenta estas claves para que la conversación sea la correcta.

En ocasiones, cuando se tienen que hablar las cosas difíciles con adolescentes, para los padres, puede ser todo un reto. ¿Por qué? Porque los adolescentes están formando su identidad; parecen pequeños adultos pero, en realidad, aunque sean responsables o parezcan maduros para su edad, aún están evolucionando y les queda mucho camino por recorrer. Esto significa que hay que saber bien cómo dirigirse a ellos.

Los adolescentes

A esta edad, los adolescentes participan en los medios de forma independiente al leerlos, interactuar con ellos e, incluso, crearlos y compartirlos en forma de comentarios, vídeos y memes. Hablar cosas difíciles con los adolescentes es fundamental

A menudo, escuchan sobre temas difíciles en las noticias o en otros lugares, como en los chats de videojuegos o en las redes sociales, sin su conocimiento. Están mucho más interesados en lo que piensan sus amigos en internet sobre un problema que en tu opinión y, a menudo, se desplazan al final de un artículo para leer las respuestas de los usuarios antes de leer, incluso, la historia completa.

Madre hablando de cosas difíciles con su hijo adolescente.

¿Cómo hablar las cosas difíciles con adolescentes?

Pueden enfadarse en las conversaciones contigo porque piensan que saben más, así que tienes que motivarlos a encontrar medios que puedan enriquecer su conocimiento y hacer preguntas que los lleven a pensar en sus argumentos. En este sentido, no te pierdas estas claves para poder hablar las cosas difíciles con adolescentes.

Fomentar el diálogo abierto

Los adolescentes necesitan saber que pueden hacer preguntas, evaluar sus opiniones y hablar libremente sin temor a las consecuencias. Por ello, di algo como: “puede que no estemos de acuerdo en todo, pero estoy interesada en lo que tienes que decir”.

Haz preguntas abiertas y pídeles que apoyen tus ideas. Puedes decir “¿Qué piensas acerca de la brutalidad policial?, ¿qué sabes al respecto?, ¿quién crees que tiene la culpa? y ¿por qué piensas eso?”.

Admite cuando no sabes algo. A medida que los niños pasan a la fase de adolescentes, está bien que vean que sus padres pueden no tener todas las respuestas. Así, puedes decir algo como: “No sé. Tratemos de averiguar más sobre este asunto”.

Haz que consideren las complejidades en temas difíciles. Las fuerzas que incluyen cuestiones sociales, políticas y tradiciones contribuyen a que algunos problemas parezcan incurables. Pregunta “¿qué hace que los problemas difíciles, como la violación, la violencia y el crimen, sean tan difíciles de resolver?” o “¿Qué cosas clave tendrían que cambiar para solucionar ciertos problemas, como la pobreza?”.

Comparte tus valores. Hazles saber a tus hijos cuál es tu posición sobre los problemas y explica por qué tienes ciertos valores. Si quieres que tus hijos adolescentes sean respetuosos con las diferencias de los demás, por ejemplo, explica por qué valoras la tolerancia y la aceptación.

Otras claves para hablar cosas difíciles con adolescentes

Así pues, pues seguir estas otras claves para hablar cosas difíciles:

  • Habla acerca de las noticias. Pídeles que consideren cómo diferentes fuentes ponen su propio giro en los temas y cómo eso influye en la opinión de un público sobre un tema. Facebook, Instagram y Snapchat tienden a ofrecer contenido de amigos con historias que suelen confirmar un punto de vista. ¿Cómo se comparan estas historias con las transmisiones de noticias en la televisión? Pregunta cosas como: “¿un periodista tiene que experimentar esa situación para poder reportar una historia sobre adicción a los opiáceos?”.
    Madre e hija hablando cosas difíciles pero sonriendo.
  • Pregunta qué harían si estuvieran en una situación realmente difícil. Los adolescentes están descubriendo sus propias identidades y pueden buscar riesgos. Considerar cómo actuarían si se enfrentaran a una realidad terrible apela a su propio sentido de aventura y es una forma de hacerles frente a dilemas éticos y verse a sí mismos tomando buenas decisiones. Puedes decir cosas como: “si te quedaras atrapado en una manifestación política que se vuelve violenta y ves a personas maltratadas, ¿qué harías?”.
  • Haz que consideren soluciones. Los adolescentes pueden ser cínicos, pero también pueden ser idealistas. Si algo va a mejorar, es esta generación la que lo hará. Muéstrales que confías en ellos para el trabajo. Pregunta cosas como: “Si tuvieras el poder, ¿qué problemas resolverías primero, por qué, y cómo lo harías?”.

Con estas claves, te darás cuenta de que es más sencillo de lo que te imaginas el poder hablar cosas difíciles con adolescentes y, además, les estarás preparando para tener un pensamiento crítico y para que aprendan a razonar las cosas que van sucediendo en su vida y a su alrededor.