12 ideas para ser una mamá divertida

13 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Mara Amor López
Estas ideas para ser una mamá divertida te harán pasar ratos maravillosos junto a tus hijos. Ahora toca ponerlas en práctica.

Como madre, una de las preocupaciones que he tenido siempre, además de ser una buena madre, es ser una mamá divertida. Todos sabemos que ser padres no es nada fácil. Son tantas las cosas que tenemos que pensar, como poner normas, límites, prestar atención, salir a comprar, educar, mimar y, por supuesto, divertirnos junto a nuestros niños.

En muchas ocasiones, nuestro ritmo de trabajo y el cansancio nos impiden pasar el tiempo que nos gustaría con nuestros hijos y que, además, ese tiempo que pasamos junto a ellos sea un tiempo de calidad. Debemos planificarnos y no ser unas mamás aburridas.

De vez en cuando, tenemos que sacar esa niña que llevamos dentro. Esto también es aplicable a los papis. Por ello, en este artículo podrás ver algunas ideas para hacer con tus hijos y pasarlo ‘bomba’.

Ideas para ser una mamá divertida

Imaginarnos que tenemos la edad de nuestro niño

En muchas ocasiones, es conveniente olvidar por un ratito que somos adultos, correr de allí para acá haciendo las cosas, cumplir con las obligaciones, etc. Podemos dejarnos llevar y volver a nuestra más tierna infancia, aquella en la que teníamos la edad de nuestros pequeños. Si piensas como ellos, jugarás como ellos. ¡A divertirse!

Utiliza la imaginación más a menudo para ser una mamá divertida

Inventa juegos junto a tus hijos. Ellos tienen un gran poder de imaginación, seguro que pueden ayudarte a idear alguno juntos. La vida es mucho más divertida cuando nos dejamos llevar por nuestra imaginación. ¿La imaginación tiene límites? Pues a imaginar se ha dicho.

Madre con su niña ayudando en la cocina para ser una mamá divertida.

Incluye a los niños en lo que tú tienes que hacer

Es cierto que a veces nos resulta imposible compartir momentos con nuestros niños. Pero no hay que dejar de hacerlo. ¿Por qué no pueden participar ellos en las tareas que tenemos que hacer como adultos y, así, pasar tiempo en familia?

Cuando cocines, por ejemplo, pueden ayudarte en las cosas más sencillas de preparar. Si sales de compras, ellos te pueden ayudar a llevar el carro. Cuando recoges los enredos, ellos pueden ayudarte a ordenar… ¿Se te ocurre alguna más? Ponlo en práctica.

Juega a las bromas con ellos para ser una mamá divertida

¿Por qué no hacéis un equipo y le gastáis una broma divertida a papá? Ese momento de complicidad de pensar que van a hacer una travesura contigo les encantará.

Sonríe

Cuando los niños te estén contando qué sucedió en el colegio, en lugar de estar pensando en mil cosas y no escucharlos, sonríe y atiéndelos. A este mundo vinimos a ser felices, así que la sonrisa es una bonita y buena forma de empezar a serlo. Nuestros hijos nos lo agradecerán.

«La capacidad de reír juntos es el amor».

-Françoise Sagan-

Preparar una sorpresa

Llegada una fecha especial, podemos preparar juntos una sorpresa en secreto, seguro que le emocionará saber que sabe algo que otros no conocen.

Pelea de cosquillas para ser una mamá divertida

Jugar a las cosquillas en el sofá o en la cama, sin importar que se desmoronen los cojines o si terminamos todos por los suelos.

Hacer una fiesta del pijamas

Aprovechamos un fin de semana que no tengan cole y preparamos una cena rica juntos. Dejaremos que ellos elijan y, después, nos pondremos una película o jugaremos un rato a la consola, comeremos chuches, palomitas, etc. Siéntete como un niño y disfruta.

Más ideas para ser una mamá divertida

Jugar con linternas en la oscuridad

Podemos hacer figuras aprovechando la luz de la linterna para que los demás intenten adivinar de qué animal se trata. También podemos jugar a los espías y ladrones.Familia de picnic en el campo.

Hacer una acampada

Podemos acampar todos juntos en el jardín, si tenemos, o incluso dentro de casa, con sacos de dormir, en el salón, como si estuviéramos en el campo. Si preferís hacerlo fuera, podéis ir a una zona de acampada. Seguro que les gustará.

Ir de pícnic

Podemos aprovechar un buen día de primavera para irnos de pícnic. Ellos elegirán qué nos llevamos de comer, por lo que buscaremos un sitio adecuado para los niños y ¡a divertirse todos juntos!

Disfrazarnos para ser una mamá divertida

Podemos disfrazarnos con lo que tengamos por casa. No hay restricciones; podemos utilizar cualquier cosa. Piensa como un niño; después, ya se colocará lo que tengamos que sacar. Papá puede hacer de juez a ver qué disfraz es más original.

Pintar en un lienzo

Podemos hacer un cuadro entre todos, cada uno aportando un color, y hacer lo que nos lleve nuestra imaginación. No importa si nos ensuciamos, después se limpiará. Asimismo, cuando esté terminado, los niños pueden elegir dónde quieren colgarlo.

Como ves, ser una mamá divertida no resulta tan difícil; solo tenemos que dejarnos llevar por nuestra niña interior. Nuestra imaginación puede hacernos pasar ratos muy divertidos con nuestros hijos. Espero que estas ideas te sirvan para salir de esa rutina que a veces nos tiene anclados a una vida aburrida. ¡A divertirse!