Cómo explicar los grupos sanguíneos a los niños

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
14 agosto, 2019
Os proponemos una divertida explicación de los grupos sanguíneos para que la compartáis con vuestros hijos y les podáis transmitir su importancia, tanto en transfusiones como en donaciones de órganos.

Antes de explicar los grupos sanguíneos debemos saber qué son. Los grupos sanguíneos son un sistema de clasificación de la sangre en función de unas moléculas presentes en la superficie de los glóbulos rojos. Se denomina el sistema ABO, y está formado por los antígenos A, B y O (cero), grupo al que pertenecen aquellos individuos que no expresan ningún antígeno de superficie.

Fueron descubiertos en 1900 por el científico austríaco Karl Landsteiner, y fue todo un hito en la época, ya que hasta el momento se pensaba que toda la sangre era igual y no se comprendía por qué algunas personas morían tras recibir una transfusión sanguínea. Realmente, lo que esto representa es una incompatibilidad entre grupos y el rechazo entre algunos de ellos.

Qué son los grupos sanguíneos: explicación para niños

Imaginemos la célula como un planeta de cuya superficie afloran múltiples estructuras de diversas formas. Algunas de ellas son proteínas, otras azúcares, otras glicoproteínas… El conjunto de todas ellas caracteriza a nuestras células y las hacen únicas. Uno de estos planetas son los glóbulos rojos, que viajan flotando por el torrente sanguíneo junto con otras moléculas y otros planetas.

Podemos pertenecer a cuatro grupos planetarios distintos en función del antígeno que se exprese en la superficie de nuestros eritrocitos: A, B, AB, O. Dichos antígenos serán igual al de uno de nuestros progenitores o una mezcla de los dos, ya que el sistema ABO es hereditario. Aunque no lo desarrollaremos claramente hasta los 2 o 4 años de vida; luego se mantendrán constantes.Tabla con los tipos de grupos sanguíneos para explicárselo a los niños

Cómo se heredan los grupos sanguíneos

Para comenzar con la herencia de los grupos sanguíneos, conviene hacer una aclaración. Nuestra sangre se caracteriza tanto por el sistema ABO como por otro denominado Factor Rhesus o Rh. El Rh es un proteína de superficie presente también en los eritrocitos; aquellas personas que la tienen se dice que son Rh positivos (+), y los que carecen de ella, Rh negativos (-). Al igual que el ABO, es hereditario.

Ahora que ya sabemos cómo son los planetas glóbulos rojos, vamos a ver cómo se forman. Para la creación de un nuevo ser se precisa de un astro femenino y otro masculino, y cada uno de ellos expresará en superficie una peculiaridad: A, B, AB o O. ¿Cuál será el resultado de los cruces?:

  • A x A → Hijo A o Hijo O.
  • B x B → Hijo B o Hijo O.
  • A x B → Hijo A o Hijo B o Hijo AB o Hijo O.
  • AB x AB → Hijo A o Hijo B o Hijo AB.
  • O x O → Hijo O.

Parece un poco complicado, ¿verdad?. Pero no, no nos hemos equivocado. Dos padres A pueden tener un hijo O, o unos padres AB tener un hijo de cada. ¿ Cómo es posible? La respuesta está en nuestros genes. Dependiendo de la pareja de cromosomas que nos trasmitan nuestros padres, así será nuestro grupo sanguíneo. Pongamos un ejemplo para explicar los grupos sanguíneos:

Ejemplo

Las ramas de la superficie del planeta de nuestra madre son A (este es su fenotipo)pero en el interior de sus células, su ADN, que está formado por dos cromosomas, no son iguales, ya que uno es A y el otro O; este es su genotipo. Con nuestro padre ocurre igual; su fenotipo es B, pero su genotipo es BO. Al engendrar un nuevo ser, nuestros padres nos transmiten uno solo de sus cromosomas: el A o el O, el B o en O.

  • Genotipo AO → fenotipo A (recordad que O es la ausencia de ramas en superficie).
  • Genotipo BO → fenotipo B ( por el mismo motivo que el anterior).

Al cruzar un planeta AO con otro BO se nos pueden dar cuatro resultados diferentes. Teniendo en cuenta que cada uno aporta solo un cromosoma y que en superficie no todas las ramas se expresan, los hijos resultantes son los siguientes:

  • Hijo con genotipo AB → fenotipo tipo planeta AB.
  • Hijo con genotipo AO → fenotipo tipo planeta A.
  • Hijo con genotipo OB → fenotipo tipo planeta B.
  • Hijo con genotipo OO → fenotipo tipo planeta O.Tabla con los tipos de sangre en bebés.

¿Por qué no son posibles las transfusiones sanguíneas entre grupos distintos?

Ya hemos dicho que nuestros planetas eritrocitos se caracterizan por unas peculiaridades de superficie llamadas antígenos. Lo interesante es, que al mismo tiempo que estas se forman, aparecen en el torrente sanguíneo otras moléculas llamadas anticuerpos que nos protegen frente a posibles invasiones.

Un planeta A viajará tranquilamente por una sangre en la que hay anticuerpos B. Si nos transfunden sangre de un grupo sanguíneo B, nuestros anticuerpos lo identificarán como una amenaza, lo atacarán y, como resultado, la sangre se aglutina y el individuo puede llegar a fallecer.

Los grupos O representan la excepción ya que, al no presentar antígeno de superficie, pueden donar a cualquier persona. Sin embargo, poseen anticuerpos A y B, por lo que solo pueden ser receptores de otro igual a ellos.

Para terminar…

Esperamos que os sea de ayuda este pequeño artículo en clave de humor para explicar los grupos sanguíneos a vuestros hijos. Y, recordando al profesor estadounidense Howard G. Hendricks…

«La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón».

-H.G.Hendricks-

  • Arbeláez Garcia, A. (8 julio 2009). Sistema de grupo sanguíneo ABO [artículo en revista médica]. Medicina y laboratorio. Volumen 15, números 7-8,2009. Recuperado de: www.medigraphic.com
  • El robot platón. (31 enero 2015). Los grupos sanguíneos explicados de forma sencilla. Recuperado de: www.youtube.com