Cómo evitar la otitis en bebés

Fernando Clementin · 4 enero, 2018
Si tu bebé llora sin cesar, una de las causas de su irritabilidad podría ser la otitis. Especialistas afirman que afecta a más del 80% de las personas en los primeros años de vida. A continuación, algunos consejos útiles para intentar evitarla.

El dolor de oído es quizás una de las dolencias más agudas y dolorosas que puede sentir una persona. Es el principal síntoma de la otitis, una infección sumamente común en los primeros años de vida. Te mostramos algunos cuidados básicos para evitar la otitis en bebés.

¿Qué es la otitis?

En primer lugar, resulta pertinente dejar en claro de qué hablamos cuando nos referimos a la otitis. Se trata de una infección causada por microorganismos en cualquier sección del oído. Esto produce una inflamación que causa un dolor intenso.

La otitis se puede clasificar en dos tipos diferentes:

  1. Otitis media: afecta al oído medio, ubicado detrás del tímpano. Esta afección incluye la trompa de Eustaquio y la mastoides. Es muy común en la primera infancia y la causa, por lo general, es infecciosa. Influyen en ella factores como la asistencia a guarderías, los cambios de clima o la exposición al humo.
  2. Otitis externa: en este tipo de otitis se da la inflamación del conducto auditivo externo. Generalmente, es causada por la entrada de agua o por traumatismos en la zona, como el rascado incorrecto con bastoncillos de algodón.

Síntomas

El síntoma más evidente es el dolor de oído. Este puede ir acompañado de la sensación de tener el oído tapado, picazón o incluso supuración.

Otros síntomas que se pueden presentar son:

  • Sensación de malestar general.
  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Secreción de liquido por el oído.
  • Irritabilidad frecuente y llanto inconsolable en niños pequeños, lo que puede llevar también a la pérdida de apetito.
Evitar la otitis en bebés es complicado, pero hay ciertas medidas que pueden contribuir a lograrlo.

Consecuencias de la otitis

Por lo general, la otitis es una dolencia menor que puede ser curada de forma total sin dejar consecuencias mayores en el afectado. Suele tratarse con antiobióticos y antinflamatorios. Es importante que estos siempre sean recetados por médicos profesionales.

“El síntoma más evidente de la otitis es el dolor de oído. Puede ir acompañado de la sensación de tener el oído tapado, picazón o incluso supuración”

En casos extremos, la otitis puede dejar secuelas. Las más leves serían la generación de una inflamación o infección crónica.

También podría ser un factor determinante para futuros casos de hipoacusia. Aquí entran en juego factores como la afectación de la mucosa, los huesecillos del oído y la localización y tamaño de la perforación timpánica.

Consejos para evitar la otitis en bebés

Como mencionamos previamente, la otitis es una infección muy frecuente en bebés. De acuerdo a datos proporcionados por la Asociación Española de Pediatría, entre un 80% y un 90% de los niños la padecen en sus dos primeros años de vida.

Por lo tanto, es recomendable seguir estas indicaciones para prevenir la otitis en bebés y ahorrarles un mal momento:

  • Lactancia materna: recomendada, por lo menos, hasta los primeros seis meses de vida. La leche materna es la fuente primordial de defensas para el organismo del bebé, lo que le ayudará a prevenir infecciones como la otitis, entre otras.
  • Expulsar la mucosidad: es un factor casi tan importante como el anterior. Debemos enseñarle al bebé a sonarse la nariz para evitar que aspire los mocos y que estos se acumulen en las vías respiratorias y los canales auditivos.

“Entre un 80% y un 90% de los niños la padecen en sus dos primeros años de vida”

Aunque de menor importancia que las dos anteriores, también hay otras medidas preventivas que debemos tener en cuenta:

  • Ser cuidados con los bastoncillos al limpiar los oídos del bebé. Recuerda que la función primordial de la cera del oído es protegerlo, aunque suene extraño. De hecho, muchos afirman que lo ideal es no usar los bastoncillos en los primeros años de vida.
  • Inclinar la cabeza del bebé durante el baño. Así evitarás que ingrese agua en sus oídos. Esta es una de las principales causas de la otitis, tanto en niños como en adultos.
  • Evitar ambientes húmedos y temperaturas ambientales elevadas, así como lugares donde haya humo de tabaco.
  • Acudir al especialista para una inspección de oído ante la primera señal de molestia del bebé.
Debemos ser cuidadosos al manipular bastoncillos para limpiar el oído de los bebés.

Si bien nada garantiza evitar la otitis en bebés, es importante que hagas un seguimiento de las épocas donde esta afección suele presentarse. De este modo, puedes tomar los recaudos necesarios en el momento indicado.

Si el dolor de oído es molesto para los adultos, que podemos manifestarlo y tomar medicamentos para enfrentarlo, imagina cómo de intenso y doloroso puede ser para un bebé, que no tiene la posibilidad de contarnos lo que le pasa.

Es primordial, entonces, que agudices tus sentidos y tengas en cuenta todo lo anterior para evitar la otitis en bebés, una de las afecciones más comunes en esa etapa de la vida.