¿Cómo enseñar a atarse los cordones a un niño?

Óscar Dorado · 22 marzo, 2018
Se trata de un paso importante en el aprendizaje de la autonomía de tu hijo. Aquí tienes algunos tips para enseñarle a atarse los cordones de una manera divertida.

Muchas mamás, maestras y niñeras se preguntan cómo enseñar a atarse los cordones a un niño. Ellas están atando zapatos todo el día, pero transmitir esta técnica no es sencillo.

La mayoría de los niños carecen de la coordinación para atar de forma efectiva sus propios zapatos hasta que tienen al menos 5 o 6 años. Para entonces, sus habilidades motoras finas se desarrollarán lo suficiente y permitirán recordar este proceso de varios pasos.

Es conveniente que, como madre, tengas tu propia manera de enseñar a atar los cordones a tu hijo. Posiblemente, utilices el mismo método mediante el cual te enseñaron. Ten en cuenta que, a pesar de que desees aplicar el mismo método con tu hijo, en ocasiones puede no ser eficaz para él.

“La educación consiste en ayudar a un niño a llevar a la realidad sus aptitudes”
— Erich Fromm—

¿Cómo enseñar a atarse los cordones a un niño?

Si aún no has encontrado el método adecuado para enseñar a atarse los cordones a un niño, aquí tienes algunas técnicas que podrán ayudarte:

1.- Enséñale a mover los dedos

Varios factores contribuyen a las dificultades que tienen los niños para aprender a atarse los zapatos. En primer lugar, se requiere de una destreza refinada de los dedos y coordinación de sus movimientos.

En ese sentido, te recomendamos que, antes de enseñar a atarse los cordones a un niño, le muestres cómo mover los dedos para lograr que el cordón se sujete y que pueda pasarlo de uno a otro lado.

Para ello, tu hijo tiene que utilizar sus pequeños dedos en forma de pinza de langosta (pulgar e índice) para agarrar con seguridad los cordones. Mientras tanto, debe mantener el resto escondido detrás para que no interfieran. Si le ayudas a sujetar primero el cordón y luego vas guiando su mano con la tuya, podrá ver cómo hacerlo.

Enseñar a atarse los cordones a un niño es una tarea fundamental en su crecimiento.

2.- Uso de cordones de dos colores

Otro consejo que te sugerimos es que utilices dos cordones de diferentes colores para que tu hijo pueda distinguir fácilmente el cordón derecho del izquierdo cuando los dos están entrelazados.

En el caso de que no tengas a tu disposición cordones de colores, puedes utilizar un rotulador para colorear un cordón blanco. El uso de colores ayuda a la mayoría de los niños a comprender y memorizar el procedimiento.

Una vez tengas los cordones colocados, debes ponerle los zapatos a tu hijo. En ese momento, te sugerimos que te detengas justo a su lado y le muestres los gestos lentamente para que pueda comparar su procedimiento con el tuyo. Deberás repetir una y otra vez la acción hasta que comprenda cómo hacerlo.

3.- La técnica de las orejas de conejo

Probablemente, una de las técnicas más fáciles y divertidas cuando se trata de enseñar a atarse los cordones a un niño es la de “las orejas de conejo”.

Para practicarla, debes atar los cordones de forma que el niño imagine que estáis haciendo las orejas de un conejo. Para hacer las orejitas, usa siempre los dos cordones de diferentes colores y comienza con un nudo. Seguidamente, debes doblar cada lazo sobre sí mismo para hacer las orejas de conejo.

Es importante que muestres al pequeño cómo sostener el nudo entre el pulgar y el índice para hacer otro nudo con las orejas de conejo. Por último, enséñale cómo equilibrar el tamaño de las orejas del conejo tirando de una u otra.

Enseñar a atarse los cordones a un niño requiere de práctica y paciencia.

4.- La técnica de los zapatos de cartón

También es posible utilizar una manualidad para facilitar el aprendizaje de manera conjunta. Esta última actividad consiste en crear una plantilla de cartón en forma de zapatilla para que el niño pueda intentar una y otra vez pasar los cordones por los agujeros y practicar a hacer el nudo y el lazo.

No debes preocuparte, ya que su elaboración es muy sencilla. Lo único que debes hacer es dibujar con un rotulador los zapatos en el cartón y los agujeros. Con un punzón, harás los agujeros sobre los puntos que has marcado. Una vez tengas el cartón preparado, ya podrás introducir los cordones, paso a paso, como si lo hicieras en los zapatos reales.

Para acabar, es necesario recordar que el proceso fundamental en el aprendizaje para todos los niños es la repetición. No obstante, en ocasiones, a los niños les cuesta mucho aprender y a los padres les resulta complicado encontrar maneras efectivas para enseñarles.

Para poder ayudar a tu hijo, deberás armarte de paciencia. La mayoría de los niños necesitan repetir los movimientos varias veces hasta que se familiarizan con el procedimiento y se convierte en algo automático.