¿Cómo decir a tu hijo que es adoptado?

Marisol · 5 febrero, 2018
Quizás una de las cosas más difíciles para los padres que han adoptado un niño es comunicarle esta noticia en el momento adecuado. Te enseñamos algunos consejos para enfrentar esta situación y hacer que el niño la viva de la mejor manera posible.

Cuando decides que tu familia quiere darle la bienvenida a un nuevo integrante por medio de la adopción, son muchos los retos por afrontar. Uno de los mayores es decir a tu hijo que es adoptado, que no llegó a tu vida convencionalmente.

Por eso es de vital importancia elegir adecuadamente cuándo y cómo lo harás partícipes de esta experiencia.

De la forma en que abordes la situación dependerá la percepción y la reacción que el niño tenga en esos momentos. Naturalmente, debes ser tú la persona encargada de dar la noticia y no esperar a que lo sepa por otras fuentes.

“A pesar de las adversidades que el niño haya podido sufrir antes de la preadopción, o incluso, durante el proceso en sí, el hecho es que los niños comienzan una nueva vida junto a unos padres deseosos de ofrecer su amor incondicional, los mejores cuidados, ilusión y buenas expectativas”

–Estefanía Grijota–

Recomendaciones que debes considerar para decir a tu hijo que es adoptado

  • Procura que tus explicaciones no den rodeos. Cuanto más simples, directas y honestas sean, tú hijo las asimilará con mayor facilidad.
  • Explícale que no nació directamente de ti pero lo buscaste y lo quisiste desde el primer encuentro.
  • Cuéntale que sus padres biológicos no pudieron hacerse cargo de él o ella. Enfatiza que no hay nada de malo en ello, simplemente a veces las situaciones adversas obligan a las personas a tomar ese tipo de situaciones.
Decir a tu hijo que es adoptado no es sencillo, por eso es bueno que antes de hacerlo enfrentes tus miedos.

  • Hazle saber que siempre será parte de la familia y que cuenta permanentemente con sus nuevos padres y hermanos. Permítele y pídele que haga las preguntas necesarias y que exprese sus emociones. Dale respuestas precisas y bríndale la información que te solicita.
  • Cuando la situación lo permita, háblale de la forma y del proceso que tuviste que pasar para poder tenerlo. Eso le hará entender que lo amabas tanto que no importaron los trámites y la espera para que fuera parte de la familia.
  • Para que posteriormente le hables de lo que conoces acerca de sus padres biológicos, procura hacer un álbum. Incluye fotografías, recortes y cualquier material sobre su pasado; muéstraselo y explícaselo a medida que crece.
  • Ten en cuenta que en un primer momento el niño puede reaccionar de una forma tranquila y luego cambiar de actitud. Todo es parte de ese proceso de asimilación de un nuevo componente de su identidad.
  • Cuando sea el momento de decir a tu hijo que es adoptado, ten una actitud optimista. De otra forma el niño puede asimilar que se trata de algo malo de lo que debe estar avergonzado.
  • Adapta las palabras que usas a la edad del niño. Con el paso del tiempo puedes agregar detalles que sean comprensibles en su etapa de desarrollo.

¿Qué debes evitar?

  • Evita a toda costa decirle que sus padres renunciaron a él por amor. Empezará a asociar el amor con el abandono y podría desarrollar miedo a que tú también lo dejes.
  • Bajo ninguna circunstancia emitas juicios negativos sobre sus padres biológicos. Aunque el pequeño sea de tu familia, parte de lo que es se debe a la relación con sus progenitores. Si denigras a quienes lo trajeron al mundo, también lo atacarás a él.
Es bueno que los padres se preocupen por establecer una conversación fluida con sus hijos.

  • Presionarlos para que asuman de manera positiva la noticia tampoco es buena idea. Debes entender que la noticia de ser adoptado tiene una carga emocional fuerte. Acompáñalo y guíalo respetando su ritmo y sus sentimientos.
  • Evita dejarte controlar por tus emociones negativas. En muchas ocasiones, los intentos desesperados de proteger a los niños de la realidad terminan desencadenando consecuencias negativas. Antes de hablar sobre la adopción, asegúrate de haber combatido tus miedos.
  • Los entornos ruidosos y con distracciones son inapropiados para tener una conversación de este tipo con tus hijos. Procura hacerlo en un lugar tranquilo, agradable y evita las distracciones como llamadas telefónicas y programas de televisión.

La adopción no debe ser un secreto, en realidad es un acto de amor que no tiene por qué ser tabú. Todas las personas tienen el derecho a conocer sus orígenes y no tiene por qué ser diferente para un pequeño que es adoptado.

Piensa que llegada una edad prudente, cuanto más tiempo esperes para decir a tu hijo que es adoptado, más difícil será para ambas partes.