¿Cómo construir nuestro propio calendario de adviento?

Francisco María García · 19 enero, 2019
Con la llegada de las fechas navideñas, los más pequeños de la casa sueñan con regalos, golosinas, etc. Una excelente idea para esperar las fechas señaladas, es hacer en casa un calendario de adviento. Para ello hay muchas ideas.

A medida que se van acercando las fechas navideñas, comienzan los planes para sorprender y mimar a los más pequeños de la casa, a la pareja o a los amigos. Construir nuestro propio calendario de adviento tiene grandes ventajas.

Con la fabricación casera, se consigue, por un lado, el calendario en sí, que es una manera de esperar la Navidad original y divertida. Por el otro, se ofrece la belleza de lo elaborado en casa.

Hay decenas de modelos para elegir muy fáciles de hacer en casa, pasando una tarde diferente en familia. También puede ser una sorpresa para tus seres queridos. La idea es mantener el espíritu de magia y generosidad, con un detalle repleto de buenos augurios.

Tradición popular y recurso didáctico

El origen de esta costumbre surge a fines del siglo XIX en Alemania. En aquella época, la espera de la nochebuena se realizaba colgando 24 imágenes navideñas en el hogar, quitándolas a medida que transcurrían los días de diciembre.

Más adelante, en los años 20 del pasado siglo, los calendarios de adviento eran comercializados con chocolates dentro, para mayor regocijo de la infancia.

En la actualidad, el calendario de adviento comienza el 1 de diciembre y termina el 24, con la llegada del esperado día. Cada día tiene una sección, donde se ilustran distintos valores propios de estas épocas: la generosidad, el desapego de lo material, la amistad, el amor, etcétera.

Una manera de hacer más atractivo nuestro calendario de adviento es añadiendo pequeñas sorpresitas en cada día, como golosinas o detalles relacionados con el relato.

Para quienes buscan una excusa para realizar manualidades, esta es una oportunidad especial. Construir nuestro propio calendario de adviento no implica casi ningún gasto. De hecho, se puede sostener esta tradición popular con muy poco dinero y una tarde de dedicación.

Las manualidades para niños de 3 a 5 años requieren la colaboración de los padres.

Este tradicional objeto navideño resulta entretenido para grandes y niños. Para estos últimos, es un modo de explicarles el significado que cada cultura y cada familia otorga a la Navidad. Además, aquellos pequeños que están aprendiendo a contar encontrarán un útil recurso didáctico que también enseña a distinguir días de la semana y el mes.

Construir nuestro propio calendario de adviento con lo que hay en casa

A la hora de construir nuestro propio calendario de adviento, no hay límites en cuanto a materiales, diseño o estilo. Incluso, combinando objetos y texturas se consiguen resultados más atractivos.

 

Como materiales, podemos usar desde el cartón del rollo de papel de cocina hasta tapas de botellas. También, envases de cartón en todas sus formas, sogas, hojas y elementos de la naturaleza, juguetes reciclados, madera, telas. En fin, todo lo que se nos ocurra.

Ideas interesantes

A continuación, veremos algunas ideas fáciles para construir nuestro propio calendario de adviento con cosas que haya en la casa:

  1. Bolsitas de papel Kraft: más fácil todavía si las bolsitas ya están hechas. Si no, se pueden realizar de la manera más básica en un tamaño de 10 x 15 cm. Después, se le adhieren círculos de papeles coloridos con el número correspondiente, qu edará forma al calendario.

Para la presentación, una buena idea es armar un soporte con pinzas para cada bolsa o, directamente, pegar cada bolsita con pegamento o broches. Dentro de las bolsitas, un detalle navideño y un dulce harán la espera del ansiado día más alegre. 

Moldes, cucuruchos, vasos

  1. Moldes de magdalenas: facilísimo método para construir tu propio calendario de adviento. Elegir unos moldes bien coloridos y una linda caja forrada para guardarlos, puede dar el detalle chic a tu calendario.
  1. Cucuruchos de cartulina: los 24 cucuruchos colgando de una soga decorada con muérdago lucirán como una alegre guirnalda navideña. El hilo se coloca atravesando todo el cucurucho, poniendo una tapa de cartulina para que queden fijos y un nudo con cascabel en la base, para asegurarlos.
  1. Vasos de papel para decorar el árbol: casi no hay más que decorar cada vaso con el número de cartulina o goma eva. Se pueden pintar con purpurina dorada para un efecto bien navideño. Lo bueno de los vasos es que hay mucho lugar para un regalito ilustrativo de la Navidad.

Por último, la recomendación de hacer también en casa los regalitos para el calendario. Galletas, bombones de chocolate, pequeños pinos decorados, muñecos hechos con tapas de botellas, moños rojos, son algunas ideas posibles. Al llegar la nochebuena, un frasco de los deseos puede servir de cierre a un mes de bellos pensamientos.