¿Cómo cambia la estructura cerebral de las mujeres durante la menstruación?

Mervis Romero · 10 noviembre, 2018
Así como en el embarazo, durante la menstruación también se producen alteraciones en el cerebro femenino. La transformación en la producción hormonal no solo condiciona el estado de ánimo, sino también la estructura cerebral.

Los cambios en la mujer durante el transcurso de la menstruación han sido objeto de múltiples comentarios desde la antigüedad. Para Platón, la histeria se debía a un útero en duelo por la falta de concepción. Sin embargo, con el paso de los años, se ha evidenciado que cambia la estructura cerebral de las mujeres durante la menstruación. A esto se deben entonces las transformaciones en el estado de ánimo y otros síntomas.

¿Por qué cambia la estructura cerebral de las mujeres durante la menstruación?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: por la acción de las hormonas. Las mujeres experimentan cambios importantes durante el mes, producto de los diferentes niveles de hormonas en sus cuerpos.

Esta transformación se refleja principalmente en el humor, los niveles de ansiedad y algunas habilidades específicas, como la fluidez en el habla. El proceso es completamente diferente en cada chica; de allí la premisa de que es imposible establecer principios universales para todo el universo femenino.

No obstante, esta alteración del comportamiento femenino no solo es producto de las hormonas, sino también de la transformación cerebral. La estructura cerebral de las mujeres cambia durante la menstruación debido a las fluctuaciones de estrógenos que incide sobre el hipocampo.

El hipocampo es la parte del cerebro regula la memoria, el ánimo y la respuesta a ciertos estímulos. Por tal razón, es probable que se vuelvan un poco más parsiomoniosas, y quizás hasta torpes.

¿Qué parte del cerebro cambia con la menstruación?

Se estima que las partes del cerebro que presentan cambios durante el período menstrual son especialmente el área del hipocampo, la amígdala, la materia gris y la materia blanca. Cada parte, en combinación con hormonas como el estrógeno, la progesterona y la testosterona, regula el comportamiento de las mujeres en esta fase del ciclo femenino. Algunos aspectos se pueden resumir de la siguiente manera:

Hipocampo

El aumento de estrógeno afecta al hipocampo en lo que se refiere a la conectividad sináptica. Esta alteración de hasta un 25 % se relaciona comúnmente con la memoria a corto plazo y la toma de decisiones.

El cerebro de la mujer experimenta varios cambios en el transcurso de la menstruación.

Por tal razón, en estos días las chicas tienden a ser menos impulsivas y a pensar mejor. En estos casos, no todo es negativo. Con estas alteraciones, se facilita el recuerdo y el almacenamiento de información, lo que permite construir experiencias desde diversos puntos de vista.

Amígdala cerebral

La parte de la amígdala cerebral es la que regula las emociones, el miedo y las respuestas ante estos estímulos. La fluctuación de los estrógenos, la progesterona y la testosterona puede estimular la producción de endorfina en los primeros días del periodo. Esto confirma el aumento de vitalidad, energía y felicidad en algunas mujeres.

Posteriormente, la producción baja; es cuando se experimenta tristeza y falta de equilibrio en las emociones. Esta baja en la producción de hormonas femeninas también reduce la habilidad de establecer relaciones sociales, un aspecto en el que, por lo general, las mujeres son muy hábiles y diestras.

“La alteración del comportamiento femenino durante la menstruación no solo es producto de las hormonas, sino también de la transformación cerebral”

Materia gris y blanca cerebral

Por otra parte, la materia gris del cerebro está compuesta por cuerpos celulares, en tanto que la materia blanca está formada por tejidos nerviosos; ambas sufren alteraciones.

Estas incrementan su volumen en el síndrome premenstrual y con ello aumenta la capacidad para transmitir el dolor físico. Esta es la razón por la que 8 de cada 10 mujeres sufren de dolores y calambres antes de su período.

Entre las consecuencias de esta variación, se encuentran la dificultad de concentración y de ejecución de tareas comunes. Para muchas mujeres, este dolor es verdaderamente limitante para su vida cotidiana.

Uno de los consejos para combatir el dolor menstrual es colocar compresas de agua caliente.

La menstruación y el cerebro

Estas alteraciones marcan la diferencia entre los hombres y las mujeres. Por motivo de estos cambios, la comunidad médica se ha dedicado al estudio de la menstruación desde aproximadamente la década de 1930.

El ciclo menstrual influye en la capacidad de la mujer para realizar todo tipo de actividades. Sea de forma positiva o negativa, la influencia de este ciclo crea una oleada de emociones que, a menudo, desconcierta a las personas de su círculo más cercano.

En conclusión, los vaivenes en el estado de ánimo se deben a que, como explicamos, cambia la estructura cerebral de las mujeres durante la menstruación. Aunado a ello, las altas y bajas en la producción de hormonas completan el panorama tan cambiante de un momento a otro. No te sientas culpable por ello: disfruta de los beneficios que trae consigo cada nueva sensación.