Cómo apadrinar a un niño necesitado

Inés Gómez · 30 septiembre, 2017

Vivimos en un mundo dividido. Un planeta sesgado, donde la desigualdad entre ricos y pobres cada vez es más notoria. Mientras unos mueren de hambre, otros no paran de enriquecerse a su costa. Debido a este contexto de injusticia social, muchas personas han comenzado a buscar alternativas para ayudar. Una de las más útiles y famosas es apadrinar a un niño necesitado.

Todos los días observamos en la televisión cosas terribles. Familias que no tienen de qué alimentar a sus hijos, mayormente por la falta de recursos. Sus gobiernos se desentienden de ellos, pues ni siquiera los consideran seres humanos.

Sus viviendas son frágiles e inseguras, al igual que sus barrios y pueblos. Es común que los más pequeños comiencen a trabajar a muy temprana edad y por un mísero sueldo, únicamente por ayudar en casa. Muchos de ellos nunca podrán aprender a leer ni lo que es un colegio.

Ante situaciones así, el ser humano debe ser solidario. Los que gozamos de la suerte de haber nacido en países más ricos e igualitarios tenemos la responsabilidad de actuar. Puede que directamente no tengamos la culpa, pero es cruel y egoísta mirar hacia otro lado.

Lo peor es que los más damnificados siempre son los niños. Son criaturas inocentes que están predestinadas a un futuro incierto y dramático si no cuentan con nuestra ayuda. Desentenderse de ellos y de sus necesidades es inhumano.

¿Cómo puedo apadrinar a un niño necesitado?

apadrinar a un niño necesitado 1

Apadrinar a un niño necesitado es más fácil de lo que se cree. Cientos de organizaciones solidarias llevan años encargándose de proporcionar educación, alimentos y recursos sanitarios a los que más lo necesitan.

A causa de la cantidad de pequeños en situación desfavorable, es muy importante poder contar con algo de ayuda externa. Por unos 20 euros al mes no solo podemos ayudar al niño o niña que elijamos, también a 5 personas de su entorno.

No solo mejoraremos su vida, sino también la de gente de su alrededor. De nada sirve proporcionar asistencia de forma aislada si es posible que otros con sus mismos problemas puedan verse beneficiados. Esto incluye desde la familia hasta los vecinos, además de infraestructuras como colegios u hospitales.

Cada ONG contiene en su página web todos los formularios e información relevante acerca de cómo apadrinar a un niño.

 

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en que se trata a sus niños

-Nelson Mandela-

 

Datos relevantes sobre el apadrinamiento

Un apadrinamiento no es una adopción

Muchos creen que apadrinar a un niño necesitado equivale a adoptarlo o a ser su tutor legal. No es así. El padrino o madrina del niño solo tiene un vínculo legal con la organización pertinente. La asociación entre ambos es voluntaria, por lo que puede interrumpirse cuando se desee.

apadrinar a un niño necesitado

 

Puedes ir a visitarlo

Es posible ir a conocer al niño, pero siempre contactando antes con la ONG. De esta forma, la organización se asegura de que el niño esté seguro y no corra ningún peligro.

No es recomendable traer al niño al lugar de origen de los padrinos, ni siquiera por una temporada. Muchas organizaciones denuncian que el cambio ambiental suele ser traumático. Es más probable perjudicarles que beneficiarles.

Os comunicaréis con regularidad

El padrino y el apadrinado se comunican con regularidad por carta, al igual que la organización. De esta forma se puede ir estando al corriente del estado del niño, sus avances en el colegio y sus motivaciones.

El padrino se cerciora así de que su aportación monetaria está siendo útil, a la vez que el niño descubre que hay alguien velando por él. Todas las cartas son revisadas antes de ser entregadas a los menores, para así evitar que caigan en redes de pederastas y traficantes.

No hay tiempo límite

Muchos padrinos deciden dejar de apadrinar al niño cuando este cumple cierta edad. Otros, en cambio, terminan pagándole hasta la Universidad. Es una decisión personal y siempre dependerá de factores privados y totalmente aceptables.

Al ser una elección de aspecto económico, es muy importante poder comprometerse. De no ser así, estaremos privando al niño de otros padrinos que realmente si puedan ayudarlo. El aporte puede cesar cuando nosotros lo consideremos conveniente avisando con antelación a la ONG pertinente.