¿Cómo y cuándo comenzar a ahorrar para la universidad de los hijos?

En la actualidad, los padres desean para sus hijos una educación óptima y de calidad. La mayoría se preocupa por el futuro de sus hijos. Por eso comienzan a buscar las maneras de poder brindarles la mayor seguridad y comodidad para que estudien. La idea es que no tengan inconvenientes para pagar un semestre o completar su formación.

Sin embargo, hay programas destinados para aquellos estudiantes de bajos recursos con un buen promedio de notas. Uno de estos son las famosas becas estudiantiles, que permite el pago de toda la carrera. Otras, ayudan a solventar algunos gastos personales de los estudiantes.

Las mensualidades en las universidades cada vez son más costosas. La mayoría son casi imposibles de pagar para aquellas personas que no disponen de suficientes recursos. No obstante, hay distintas formas de ahorrar para los estudios desde mucho antes.

Ahorrar en estos tiempos, para muchos puede sonar imposible y lejano. Por esta razón, pedirle a un padre o una madre que ahorre desde temprano para la educación universitaria de sus hijos, es mucho.  Sin embargo, existen opciones, que con planificación pueden ser de utilidad.

Algunas cosas materiales merecen la inversión. En el caso de la educación, es algo difícil de medir, pero que tiene recompensas a futuro. Al respecto, podemos asegurar que nunca es demasiado pronto para comenzar a ahorrar dinero para la universidad de los hijos.

Menos deuda, más inversión

Muchos padres tienen que confiar en préstamos estudiantiles para cubrir los costos universitarios. Sin embargo, ahorrar para la universidad desde ahora puede reducir la necesidad de pedir un préstamo en el futuro.

En lugar de tener que pagar los intereses de un préstamo a futuro, es conveniente ganar intereses al abrir una cuenta de ahorros hoy. El mejor regalo que se le puede hacer a un hijo es ayudarlo a terminar la universidad libre de deudas.

¿Por qué es importante ahorrar para la universidad de sus hijos?

 

Aumento de los costos universitarios

Ahorrar desde temprano y en forma continua para prepararse y afrontar los aumentos de los costos universitarios a futuro. En la mayoría de los casos, se producen aumentos, estos siempre son previsibles.

Siempre representa beneficios

No importa si es poco o mucho lo que se pueda ahorrar. Cada moneda vale para poder pagar la educación superior de los hijos. Es conveniente desarrollar objetivos, ahorrar regularmente, por ejemplo, diario, semanal o mensual. Todo depende de cuánto se pueda disponer del sueldo para apartar una cantidad determinada.

¿Cómo empezar a ahorrar para la Universidad de tus hijos?

Primero que todo es abrir una cuenta de ahorro en el banco de preferencia. Si se empieza a ahorrar desde una edad temprana, se puede ganar intereses. Mientras más temprano se abra la cuenta, mayor probabilidad de no tener deudas a futuro. De alguna manera esto generará una cantidad adecuada a los precios de las universidades en ese entonces.

Si en ese tiempo no se tiene la cantidad necesaria para pagar una carrera, al menos servirá para ciertas matrículas. Lo importante es tener una base que más adelante puede ser beneficiada por los planes de cada universidad.

Planes de Prepago

Con los planes de prepago, se puede pagar por un año o una parte de un año. La matrícula (semestre), se paga antes de tiempo, asegurando el precio. Se puede pagar el precio del semestre de hoy, y así no llegar a pagar aumentos inesperados de cada año en la universidad.

Planes de Inversión

El plan de prepago puede sonar atractivo, pero se cree que un plan de inversión es la mejor opción. Está especialmente diseñado para los padres con niños. Ya que con los planes de inversión, se puede escoger cómo se desea invertir los fondos. Entonces se puede utilizar ese dinero con las ganancias que este genera para una variedad de universidades e instituciones con costos diferentes.

No se debe preocupar si se ahorra de más, es bueno si se logra esto, pero es casi imposible sobre-ahorrar en una cuenta. En todo caso, si esto se obtiene, se puede aprovechar en usar el dinero extra para pagar el posgrado.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar