¿Cómo afecta tu relación de pareja a tus hijos?

Okairy 30 junio, 2016

Una relación de pareja está conformada por dos personas con afinidades y diferencias que pueden ser muy perceptibles. Estar en una relación incluye pasar por momentos de divergencias que la mayoría de las veces acaban en discusiones.

El mayor problema se presenta cuando estos asuntos se salen de control y empiezan a suceder en frente de tus hijos. Existen matrimonios con un alto nivel de conflicto que optan por quedarse juntos por los hijos y que viven todos los días en discusiones sin sentido.

En Eres Mamá creemos que es importante que sepas cómo tu relación de pareja afecta a tus hijos.

Los conflictos en la relación de pareja

Los conflictos en la relación de pareja

¿Sabes lo que un niño siente cuando sus padres discuten? Los gritos y las palabras llenas de rencor que los padres utilizan en sus discusiones pueden terminar por asustar y perjudicar mucho a los pequeños.

Así tú no lo percibas, tus hijos se preocupan hasta cuando le dejas de dirigir la palabra a tu pareja.

La exposición a las peleas de los padres afecta negativamente el comportamiento de los niños, no sólo durante la discusión, sino después de ella. Debes tener especial cuidado de no criticar negativamente a tu pareja.

Los niños se entristecen, enferman, lloran y pueden presentar dificultades para conciliar el sueño y problemas en su rendimiento académico.

Desde que nace tu hijo, él es sensible a los conflictos

Psicólogos y trabajadores sociales coinciden en que los bebés que viven en un ambiente conflictivo tienen tendencia a presentar alteraciones en su ritmo cardíaco y presión arterial. Eso se debe a que los niños captan la tensión y la agresividad a través del lenguaje no verbal. No necesitan entender las palabras para percibir lo que ocurre.

Los niños son muy sensibles a la rabia y a medida que crecen, ellos participan más en las discusiones, alcanzando el pico máximo en la adolescencia. Es más, los conflictos en la relación de pareja se ven mejor cuando los hijos llegan la adolescencia pues ellos copian la forma de actuar de los padres y pueden empezar a responder con conductas agresivas, con angustia y preocupación.

La repercusión de los conflictos de pareja dependerá de las soluciones dadas

No existe una relación de pareja perfecta, incluso en los hogares más felices siempre se observan este tipo de conflictos. Sin embargo, como todo debe haber un límite para tratar de evitar que una simple discordia llegue a gritos, insultos e incluso violencia.

Estos problemas tienen muy poca incidencia cuando son solucionados verdaderamente y no cuando lo dejas y esperas hasta la próxima pelea. No hay diferencia alguna si los hijos están presentes o no a la hora de solucionarlos. Ellos tienen la suficiente percepción para captar si ya todo está bien o no.

Lo que es importante es que tus hijos sepan que tus opiniones van a chocar en algún momento con las de tu pareja pero que eso no significa que todo va a acabar. Si alguna vez, durante una discusión, sobrepasas tus límites delante de tus hijos, pídeles perdón y explícales que tratarás que eso no volverá a suceder.

¿Y si la relación de pareja está en constante conflicto?

la relación de pareja está en constante conflicto

Si los conflictos se han vuelto parte de la cotidianidad tal vez deban aceptar que su relación terminó. No prolonguen una batalla inútil y no hagan que sus hijos sigan pasando por esa difícil situación.

Los padres con estos problemas, acostumbran a cambiar su forma de ejercer la paternidad o la maternidad, tornándose más exigentes, permisivos, negligentes o sobreprotectores. El hijo inmerso en esta situación crece con ansiedad, miedo, culpa y rabia y acabará expresando todo eso de la misma forma en la que lo presenció durante toda su infancia.

¿De verdad crees que vale la pena permanecer juntos si todos son infelices? En Eres Mamá creemos en la familia pero también consideramos que se debe dar el siguiente paso cuando la familia ya no funcione.

Presta atención tu relación de pareja y su efecto en la familia

Se hace evidente la necesidad de que tú como padre estés atento en relación a las consecuencias de tu comportamiento en la vida de tu hijo y, cuanto antes, recuperar tu relación.

Es en la familia que el ser humano se forma, en donde crea modelos éticos y morales y se prepara para la vida adulta. Por encima de cualquier cuestión en la relación de pareja, los padres tienen el deber de desenvolver un modelo de vida saludable para sus hijos.

Te puede gustar