5 claves para mejorar la fluidez lectora de tu hijo

Si quieres ayudar a tu hijo a mejorar su fluidez lectora, no te pierdas estas 5 claves para lograrlo.
5 claves para mejorar la fluidez lectora de tu hijo
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 15 julio, 2021.

Última actualización: 15 julio, 2021

La lectura es básica para el desarrollo de cualquier persona. Se aprende en la niñez y se convierte en una herramienta de uso permanente para el resto la vida.

Si deseamos que los niños aprendan a leer, es necesario que respetemos sus ritmos y no los presionemos. De lo contrario, nuestros hijos lo vivirán como un proceso tedioso y esto podrá generarles aversión por la lectura. A continuación, vamos a compartirte algunas claves para mejorar la fluidez lectora de tu hijo de una manera atractiva.

Esta habilidad nos ayuda a lograr una adecuada comprensión de aquello que estamos leyendo. Además, también nos permitirá adquirir mejores destrezas para escribir y afianzar las nociones de lectoescritura.

Superar la dificultad en este aspecto de la lectura, debe sentirse como una motivación para obtener el máximo provecho de los libros y no como una imposición. Así que, trabaja sobre este punto antes de empezar.

Cómo mejorar la fluidez lectora de tu hijo

Si los niños adquieren esta habilidad durante la infancia, se convertirán en buenos lectores y escritores en el futuro. Con las claves que te daremos a continuación, tus hijos podrán mejorar la fluidez lectora desde casa y pasándoselo muy bien.

1. Leer en voz alta

Madre leyendo un cuento a sus hijos por la noche antes de dormir.

Acostumbrarlos a leer en voz alta es una buena manera de practicar la lectura y mejorar la fluidez. Recuerda que esto se consigue de manera progresiva y adaptándose siempre a las capacidades del niño.

Si es demasiado pequeño para leer por sí mismo, puedes empezar el hábito leyéndole cada noche un cuento. A medida que tu hijo vaya creciendo, podrás pedirle que te lea algunas frases y cuando ya sepa leer, podrás incentivarlo a leerte párrafos enteros.

También puedes hacer esto por turnos, si notas que le cuesta mucho o tiene vergüenza de intentarlo. De esta manera verás que tu pequeño mejorará la entonación y el ritmo de la lectura, casi sin darse cuenta.

2. Ofrecer un lugar tranquilo para leer

En casa puedes crear un lugar tranquilo para leer, al que llaméis “rincón de lectura de la familia”. Este espacio lo adaptarán a su gusto, asegurando una buena iluminación, asientos cómodos y estanterías de libros al alcance de los niños.

Los libros disponibles para los más pequeños deben contemplar sus intereses, de manera que ellos sientan ganas de cogerlos por si mismos en algún momento del día y relajarse leyendo alguna historia divertida.

Esta es una manera estupenda de mejorar la fluidez lectora y también una forma de enseñarle al niño que la lectura es un hábito relajante y placentero.

3. Conciencia fonética

Es fundamental que los niños tengan una buena conciencia fonética y esto se consigue mediante la práctica.

Si no se tiene buenas habilidades para esto, es posible no se logre leer bien las palabras y que la comprensión lectora sea pobre. Además podrá dificultarse la adquisición de nuevo vocabulario.

Siempre que leas con tu hijo, debes evitar corregirlo punitivamente o hacerlo sentir mal si se equivoca. Lo que importa, en todo caso, es que ante un error la respuesta del otro lado sea amable.

En fundamental que al corregirlo lo hagas con cariño y le ofrezcas una guía como un buen ejemplo de lector. De esta forma, a través de la escucha y la observación, tu hijo aprenderá a subsanar esos fallos por si mismo.

Es necesario que reconozca bien el sonido de cada letra, para poder leer y comprender todas las palabras.

4. Repetición en la lectura

Si a tu hijo le cuesta expresar frases o entonarlas correctamente, intenta leer tú una frase que requiera mucha entonación y pídele luego que la repita. Esta es la estrategia de “lectura con eco”, la cual resulta muy efectiva para este aprendizaje.

5. Los audiolibros

Los audiolibros pueden ser de gran utilidad cuando se intenta mejorar la fluidez lectora de los niños a cualquier edad. Además de que ser una herramienta divertida y cómoda, le permitirá a tus hijos escuchar la historia que les guste cada vez que lo deseen.

De esta forma, aprenderán cómo es la entonación de las palabras, el ritmo y el énfasis correcto de la lectura.

nena nina audio libro cuento lectura practica aprendizaje enseñanza habito

Si tu hijo tiene dificultades con la fluidez lectora…

Por supuesto que para que estas 5 claves tengan éxito, es importante que puedas identificar cuáles son los gustos de tu hijo en la lectura. Elegir cualquier libro al azar, puede no despertar su interés y hacer de este aprendizaje algo tedioso, que no logre transmitirle nada.

Te podría interesar...
La importancia de la comprensión lectora
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La importancia de la comprensión lectora

La lectura es una competencia básica para el aprendizaje. Pero lo que es aún más importante es la comprensión lectora. ¡Descubre más sobre este tem...



  • Cruz Ripoll, J. (2019) Manual practico para el desarrollo de la comprensión lectora. Editorial: Independiente.