Claves para una lectura comprensiva

21 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga María Matilde
En ocasiones, tenemos la sensación de no entender bien cuando leemos. Y esto suele suceder no porque el contenido sea difícil, sino porque a veces no leemos de forma comprensiva. Conozcamos en este artículo algunas claves para lograr comprender mejor cuando leemos.

Tanto para un persona que lee de forma cotidiana como hobby, como para los estudiantes en distintas edades escolares, es importante entender bien y rápido los contenidos. Disfrutar de la lectura y poder aprender implica comprender y conectarse significativamente con aquello que se lee, para lo cual, son importantes algunas claves para una lectura comprensiva.

¿Qué significa leer comprensivamente?

Comprender hace referencia a poder percibir y tener una clara idea de lo que se dice, de lo que se hace o sucede. Cuando leemos, entonces, de lo que se trata es de poder descubrir y comprender el sentido profundo e interpretar todo el contenido de un texto.

Así, leer comprensivamente hace referencia a ir accediendo, de forma progresiva, a los significados de un texto. Avanzando de forma gradual desde lo más simple a lo más complejo, es decir, desde las ideas más generales hacia aquellas otras más específicas.

Cuando una persona logra leer de forma comprensiva, es capaz de ir estableciendo una relación de interacción y de diálogo con el texto y con su autor. Además, es capaz de hacer uso de sus conocimientos previos para comprender el mensaje y los significados que un texto pretende transmitir.Padre e hija leyendo de manera comprensiva.

Claves para una lectura comprensiva: conéctate con lo que lees

Para conseguir entender de forma profunda un texto, el primer paso es conectarse con lo que uno lee. Para lo cual, es fundamental una buena predisposición hacia ello, utilizando una serie de sugerencias o estrategias que nos ayudarán a conseguir esta conexión. Así, las claves para una lectura comprensiva pueden ser:

  • Deshazte de toda distracción y bullicio

Cuando nos pongamos con la tarea de leer, tanto por gusto o porque debamos estudiar, debemos deshacernos de cualquier tipo de distracción, como la televisión, música, móvil u ordenador, en caso de tratarse de un texto escrito. Además, podemos pedir a nuestros familiares y amigos su colaboración, respetando nuestra concentración cuando nos ponemos manos a la obra.

  • Hazte una idea general del texto

Realizar una lectura de la introducción o de las primeras páginas del texto es muy positivo. Esto puede ayudarnos para hacernos una idea general sobre el tema o los temas de nuestra lectura y cómo serán tratados para, posteriormente, ir profundizando en ellos. También es importante, a medida que avances en la lectura del texto, que vuelvas y releas párrafos y líneas cuando no los tengas muy claros.

  • Encuentra un rincón ideal para tu lectura comprensiva

Aunque no lo parezca, crear un ambiente ameno para conseguir una buena lectura no es menos importante. Buscar la comodidad de donde nos sentemos o tumbemos cuando leemos, encontrar la luz correcta y la temperatura adecuada son factores importantes. Esto nos ayudará no solo a no distraernos, sino también a hacer de nuestro momento de lectura un bonito refugio.

  • Ten a mano un buen diccionario

Cuando leemos cualquier tipo de texto o cuando estudiamos, es normal que nos encontremos con palabras cuyo significado desconocemos. Con lo cual, recurrir a un diccionario nos ayudará a comprender mejor las ideas de las que se trata el texto. Además, dominar un buen vocabulario será necesario para ir comprendiendo textos cada vez más complejos.

  • Tómate tiempo a lo largo de tu lectura

Cuando se trata de textos extensos o de mayor dificultad, para conseguir hacernos con ellos e interpretarlos correctamente, es importante hacer pausas a lo largo de la lectura o el estudio. Así, esto nos permitirá estar más concentrados, más atentos y, además, descansar la vista. Por lo tanto, procura tomarte intervalos cortos de tiempo y aprovechar para beber agua, comer algo, o estirar un poco las piernas o la espalda.Niño leyendo un libro aplicando los consejos para una lectura comprensiva.

«Detengo la lectura para pensar si estoy comprendiendo».

  • Ayúdate de notas y apuntes

Para muchas personas, ir tomando notas o realizando apuntes, tanto en un folio aparte como en las hojas del mismo texto, es muy bueno para su comprensión lectora. Estas notas pueden ser aclaraciones, significados de palabras nuevas o más difíciles. Incluso, puedes ayudarte escribiendo tus propias explicaciones a ciertas partes del texto, apoyándote en situaciones y ejemplos cercanos y conocidos.

La clave más importante para una lectura comprensiva: conectar e imaginar

Tanto si estudiamos como si leemos ese libro que nos gusta, la clave principal para comprender lo que un texto nos quiere decir es, por un lado, buscar en nuestra memoria conocimientos previos y conectarlos con los nuevos. De manera tal que saberes ya conocidos por nosotros nos ayuden para comprender mejor otros nuevos.

Y, por otro lado, para comprender mejor cuando leemos, el secreto está en dejar volar nuestra imaginación, en dejar que ese nuevo contenido al que accedemos mediante nuestra lectura nos traslade a otros sitios y a otros lugares y nos permita, así, conocer y comprender mejor otras experiencias y a otras personas.