5 claves para crecer como padres

Aprender a educar es un proceso que nunca termina. Si estás dispuesta a crecer como madre cada día, te mostramos algunas pautas que pueden ayudarte.
5 claves para crecer como padres
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín.

Última actualización: 27 noviembre, 2022

Algunos padres ejercen su rol de manera automática, sin reflexionar en exceso sobre su labor y al actuar por instinto. Otros, en cambio, se implican profundamente en la educación de sus hijos y se muestran dispuestos a aprender y mejorar cada día. Este último grupo de progenitores les ofrecen a sus hijos un ambiente mucho más saludable y positivo. Por ello, si te encuentras en esta categoría, queremos proporcionarte algunos consejos que pueden serte de utilidad para crecer como padre.

En primer lugar, te invitamos a que pienses en la persona que eras hace 10 años y que la compares con quien eres a día de hoy. Seguramente has cambiado a diferentes niveles. Probablemente, has modificado algunas de tus actitudes y creencias, has pulido tus comportamientos y has madurado. Y es que el crecimiento es intrínseco al ser humano. Por ello, cuando hablamos de ser padres, esta misma transformación ha de contemplarse como parte fundamental del proceso.

La importancia de crecer como padres

Estar dispuestos a crecer como padres implica reconocer que no poseemos todas las respuestas, saber que podemos aprender de nuestros errores y comprometernos a mejorar cada día. Se trata de un proceso para valientes que nos enfrenta con nuestros miedos y limitaciones. Y que no termina nunca, pues un hijo es para toda la vida.

No obstante, es el mejor modo de asegurar una crianza respetuosa y positiva que repercuta en unos hijos felices y en unas relaciones familiares adecuadas. ¿Estás dispuesta a embarcarte en esta aventura?

Reconocer que no tienes superpoderes y que no eres perfecta te motivará a informarte, a leer o a consultar con profesionales a fin de poder ofrecerle a tus hijos las mejores condiciones para su crecimiento.

Conoce cuáles son las claves para crecer como padres

Para llevar a cabo este proceso existen algunos aspectos primordiales a tener en cuenta. Recordarlos te permitirá disfrutar de cada etapa y a la vez ofrecerles a tus hijos tu mejor versión.

1. Reconoce que no eres perfecto

Para poder crecer y avanzar es importante reconocer que no eres perfecto, que no posees todas las respuestas y que eso está bien. Esta humildad te resultará liberadora y evitará que te culpes por cualquier error que puedas cometer en la crianza. Del mismo modo, te será más sencillo pedir perdón a los pequeños cuando sea necesario y fortalecer así la confianza y el vínculo entre vosotros.

2. Utiliza los errores como peldaños

Nadie nace con sabiduría sobre cómo educar a un niño. Este es un camino que se recorre día a día y los fallos siempre estarán presentes. Si logras verlos como parte del proceso, podrás aprender de ellos y utilizarlos para modificar aquellas dinámicas que no funcionen. No temas equivocarte, la experiencia es la mejor maestra y cada tropiezo puede convertirse en un paso adelante.

3. Honra a tu hijo

Una de las claves fundamentales a la hora de educar es reconocer a los niños como individuos independientes, con derecho a desarrollar su propia personalidad y sus gustos e intereses. Por ello, recuerda honrar y respetar a tu hijo, a la persona que es, en lugar de tratar de dirigirlo y de convertirlo en quien tú deseas que sea.

Escuchar a tu hijo, tenerlo en consideración, respetar sus gustos e intereses y aprender también de él son aspectos fundamentales para crecer como padre.

4. Vence tus miedos

Crecer como padres implica enfrentarse a grandes miedos por el bien de los pequeños. Por ejemplo, es posible que te cueste poner límites y ser firme por temor a desencadenar el enfado en tus hijos y el conflicto entre vosotros, pero has de hacerlo. Por otro lado, puede que temas soltar el control y permitirle al menor tomar decisiones y ser autónomo, pero también es necesario.

5. Gestiona tus emociones

Esta es una de las tareas fundamentales a las que debe hacer frente todo progenitor: desarrollar una buena inteligencia emocional y un adecuado dominio de sí mismo. Tu hijo necesita una figura calmada, segura y amorosa que lo sostenga incluso en sus momentos de descontrol emocional; alguien que no se tome sus conductas a modo personal y que no entre en luchas de poder.

Si logras ponerte en la piel de tu hijo y comprender sus emociones sin dejarte desbordar por las tuyas, le harás un excelente regalo. Así, serás el mejor ejemplo para que el pequeño logre también desarrollar su propio autodominio.

Crecer como padres es crecer con nuestros hijos

Ante todo, lo fundamental es recordar que a medida que tus hijos crecen, tú creces con ellos. Cada etapa de su vida te enfrentará a nuevos desafíos y demandará de ti diferentes actitudes y habilidades. Educar a un adolescente no es igual que hacerlo con un niño o criar a un bebé. Por ello, has de estar dispuesto a transformarte y adaptar tu actuación para satisfacer las distintas necesidades de cada momento.

Cada una de sus transiciones serán también las tuyas y, finalmente, no sabrás quién ha enseñado más a quién a lo largo de este emocionante viaje compartido. ¡Disfrútalo!

Te podría interesar...
Soy yo la que aprendo cada día de mi hijo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Soy yo la que aprendo cada día de mi hijo

Siento que estoy llena de amor, que veo la vida de otra manera; mi hijo es quien ha hecho ese cambio en mí, él es mi maestro, de quien aprendo cada...



  • Richardson, A. C., Lo, J., Priddis, L., & O’Sullivan, T. A. (2020). A quasi-experimental study of the respectful approach on early parenting competence and stress. Journal of Child and Family Studies29(10), 2796-2810.
  • Barocio, R. (2004). Disciplina con amor: cómo poner límites sin ahogarse en la culpa. Editorial Pax México.
  • Vallet, M. (2006). Cómo educar a nuestros adolescentes: un esfuerzo que merece la pena. WK Educación.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.