Causas de la conjuntivitis en bebés

Astrid Moreira · 1 septiembre, 2018
Este tipo de enfermedad suele ser muy contagiosa, por los que es fundamental que los padres se informen de las causas de la conjuntivitis y las formas de prevenirla.

La conjuntivitis es una infección común en bebés recién nacidos y en niños pequeños que ataca a la conjuntiva, una membrana transparente que recubre la parte blanca del ojo. Cuando dicha membrana se infecta, el ojo se pone de color rosa y es entonces cuando aparece la conjuntivitis.

Esta enfermedad afecta a los ojos de los bebés desde muy temprana edad. Por lo tanto, es importante y aconsejable que los padres estén al tanto de las causas de la conjuntivitis en bebés.

Causas de la conjuntivitis en bebés

Las causas de la conjuntivitis en bebés pueden ser diversas. Por ejemplo, puede ser infecciosa, ocasionada por virus y bacterias, alérgica —producida por alérgenos— o irritativa, generada por químicos colocados directamente en los ojos.

A continuación, se explica cada una de las causas de esta enfermedad en detalle: 

  • Virus: Producida por microorganismos infecciosos que atacan a la membrana conjuntiva como consecuencia de infecciones virales por adenovirus, —sarampión, rubeola, resfriado común, entre otros—.
  • Bacterias: Ocurre cuando una cantidad de bacterias contaminan la membrana conjuntiva. Puede ocurrir en el tracto vaginal de la madre, durante el parto natural —recién nacidos— y por contacto con superficies contaminadas por estafilococo o estreptococo como objetos, toallas, contacto piel con piel.
  • Alérgenos: Sustancias que pueden generar vulnerabilidad o reacción alérgica a elementos irritantes tales como el polvo, polen, humo, entre otros.
  • Química: Se produce como reacción a las gotas que se le suministran a los recién nacidos después del parto para prevenir infecciones causadas por bacterias. Se presenta como una leve irritación de los ojos y dura de 24 a 36 horas.

Síntomas de la conjuntivitis en bebés

La conjuntivitis en bebés es una enfermedad muy frecuente, especialmente para los que padecen de alergia.

Es importante aprender a identificar cuáles son las señales que nos indican si el bebé presenta un cuadro de conjuntivitis. Las madres deben estar muy atentas al comportamiento de sus hijos.

Los síntomas pueden variar dependiendo de las causas de la conjuntivitis en bebé. A continuación, enumeramos los más comunes. 

  • Lagrimeo constante.  
  • Sensibilidad a la luz.
  • Legañas en mayor cantidad de lo habitual.
  • Inflamación de la parte blanca del ojo y el párpado.
  • Picazón y ardor en los ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos.  
  • Secreciones blancas, amarillas o verdosas en el ojo.

Por supuesto, lo primero que se debe hacer al notar alguno de los síntomas descritos es acudir al pediatra para que haga el diagnóstico correspondiente e indique el tratamiento a seguir.

Tratamiento para la conjuntivitis en bebés

El tratamiento va a depender del tipo de conjuntivitis y la causa que la origina. Por ejemplo, la conjuntivitis viral se desarrolla y se cura, en la mayoría de los casos, sin necesidad de un tratamiento específico. 

En cambio, la conjuntivitis bacteriana se alivia a través de gotas o gel de antibiótico. En líneas generales, se pueden realizar los siguientes pasos:

  • Mantener un aseo adecuado en los ojos, limpiando la zona con agua hervida tibia con algodón mínimo tres veces al día.
  • La persona que realizará dicha limpieza debe tener siempre las manos lavadas.
  • Colocar compresas frías encima de los párpados con mucho cuidado.
  • Aplicar lágrimas artificiales para calmar la inflamación y la resequedad de los ojos.
  • Utilizar material desechable a la hora de retirar las secreciones.
  • No compartir sábanas, toallas ni ropa durante el tiempo que dure la enfermedad. Después de terminada, lavarlas muy bien.

“La conjuntivitis alérgica puede ser tratada por medio de antilérgicos, aunque también se debe evitar el elemento irritante que la causa”

Prevención de la conjuntivitis en los bebés

Existen diversas causas de la conjuntivitis en bebés.

Se puede evitar que los ojos de los bebés se contagien con conjuntivitis, pero para lograrlo es importante que los padres tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Lavarse las manos con frecuencia o tener entre sus pertenencias un antibacterial para poder usarlo antes de manipular al bebé.
  • Evitar compartir objetos personales tales como toallas, pañuelos, entre otros.
  • Si el bebé sufre de alergia, consultar con el pediatra para evitar las causas que la producen.

En último lugar, debemos recordar que, por muchas precauciones que se tomen, los bebés siempre van a estar expuestos a factores externos que se encuentran en el ambiente. Por lo tanto, es muy probable que en algún punto lleguen a verse afectados por esta enfermedad tan contagiosa.

Es importante que los padres estén informados al respecto para que este malestar pueda ser tratado a tiempo y se logre una recuperación más rápida.