Carta a los Reyes Magos de Oriente

19 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Elaborar la carta a los Reyes Magos será el momento perfecto para establecer límites de regalos y fomentar valores con tu hijo.

Llega la noche del año más esperada por todos los niños: la noche del 5 de enero. Pero la espera, en ocasiones, comienza mucho antes, desde el momento en el que se escribe la carta a los Reyes Magos.

Esta carta debe servir para que padres y niños establezcan un pacto y unos límites a la hora de pedir regalos. Por eso, os dejamos una serie de consejos para redactar la carta a los Reyes Magos de la manera más sencilla posible para todos.

Aspectos básicos para hacer la carta a los Reyes Magos

En una sociedad consumista en la que vivimos, la publicidad de juguetes se extiende cada año en mayor medida. Catálogos de juguetes en papel u online, anuncios en la televisión y la última moda: niños influencer que, a través de vídeos de YouTube, muestran las últimas novedades en juguetes que las jugueterías les envían.

Además, comenzamos a ver este bombardeo de publicidad cada vez en meses más alejados a la Navidad, como puede ser octubre. Motivo por el cual los niños cada vez realizan una lista más grande de las cosas que quieren o se piden al tener tanto tiempo y posibilidades para elegir.Dibujo de los Reyes Magos de Oriente.

Por ello, como decíamos anteriormente, el momento clave para indicarle al niño el límite de regalos que puede pedir es al realizar la carta a los Reyes Magos.

Explicarle que los Reyes Magos no pueden traer todo

Uno de los aspectos más importantes que hay que dejarle claro a los niños a la hora de escribir la carta a los Reyes Magos es que estos no pueden traer a cada niño todo lo que piden.

Se puede alegar que el motivo por el cual esto sucede es que hay muchos niños en el mundo y en tan solo una noche tienen que visitar muchas casas, por lo que no pueden repartir tantos regalos para cada uno.

Otro de los motivos que se puede utilizar es que a los Reyes Magos les gusta que los niños compartan, por lo que traen a cada uno menos cosas pero con el objetivo de que esos regalos se compartan con más niños. Así, estarás fomentando el valor de compartir de una manera sencilla a través del juego.

Para que esto suceda así, podéis elaborar una lista de deseos anterior a la carta de los Reyes Magos, de la que quitaréis juguetes antes de realizar la carta para solo pedir lo más importante.

Otro tipo de solución, es que el niño escriba en la propia carta a los Reyes Magos todo lo que quiere, pero que destaque cuáles son los regalos que más desea.

Incluir otro tipo de deseos más allá de los juguetes

Los juguetes son el deseo principal de los niños. Pero, además de eso, debemos fomentar que pidan otro tipo de cosas como pueden ser libros, algo de material escolar o ropa que les pudiera hacer falta. Sabemos que esto es difícil, pues muchos niños no entienden por qué tienen que dejar de pedir juguetes para pedir este otro tipo de regalos.

En este caso, se les puede indicar que estos serán regalos adicionales, para que se queden más tranquilos. Asimismo, otra forma de establecer los límites es utilizar la regla de los cuatro regalos.Madre ayudando a su hijos a escribir la carta a los Reyes Magos.

Utilizar la carta a los Reyes Magos para reflexionar

Un apartado de la carta debe estar dirigido a que el niño reflexione sobre varios aspectos. En primer lugar, se debe hacer un balance sobre el comportamiento del pequeño durante el año.

No nos referimos al típico: «Queridos Reyes Magos: este año he sido muy bueno». No. Nos referimos a que el niño incluya aspectos puntuales, momentos en los que se ha portado bien y que él cree que servirán para que los Reyes Magos le traigan sus juguetes.

Así, estaremos haciendo que el niño piense cuándo ha obrado bien y cuándo no lo ha hecho tan bien; es el momento perfecto para una buena conversación sobre comportamiento.

En segundo lugar, el niño debe saber que hay muchos niños que, por las condiciones en las que viven, no pueden recibir regalos. Debemos concienciarle sobre el mundo de una manera adaptada a su edad.

En tercer lugar, debemos fomentar el valor de compartir, y no hay mejor momento para ello que este. Que el niño sea consciente de que los juguetes que le traigan debe compartirlos con los demás, pues serán más felices jugando.