Cáncer de ovario: ¿es hereditario?

Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
11 julio, 2019
El cáncer de ovario representa en torno a un 5 % de los tumores femeninos. Al año se diagnostican unos 250000 nuevos casos en el mundo. Solo el 2 % son hereditarios.

La herencia genética es uno más de los factores de riesgo implicados en el cáncer de ovario. La mutación presente en el material hereditario de las células hace que se produzca un aumento masivo de su número y, como consecuencia, de ello aparezca un tumor.

Estas modificaciones en nuestro ADN pueden ser espontáneas, sin que nada haya tenido que ver la herencia genética en ellas, pero de ocurrir en fases muy tempranas del desarrollo embrionario, es muy probable que la trasmitamos a nuestra descendencia. ¿Es, por tanto, el cáncer de ovarios hereditario?

¿Qué es el cáncer de ovario?

Como decíamos, el cáncer se origina cuando un grupo de células del cuerpo comienza a proliferar de manera no controlada. En el caso del cáncer de ovario, dicho crecimiento anómalo tiene su origen en los ovarios.

Los ovarios son dos estructuras de forma avellanada situadas a ambos lados del útero y donde se forman los óvulos (gametos femeninos). Forman parte del sistema reproductor femenino junto con las trompas de Falopio, el útero y la vagina.

Para clasificar el cáncer en sus distintos tipos, debemos saber qué clase de célula del ovario ha originado la tumoración:

  • Tumores epiteliales: se inician en el tejido exterior que recubre los ovarios. En torno al 90 % pertenecen a este grupo.
  •  Tumores de células germinativas: aquellas que dan lugar a los óvulos. Este tipo es muy poco frecuente.
  •  Tumores estromales: comienza en las células del ovario que producen hormonas. Suele detectarse en estados tempranos.Cáncer de ovario: ¿es hereditario?

Síntomas del cáncer de ovario

Por desgracia, el cáncer de ovarios en estadios tempranos es asintomático, y suele detectarse cuando la enfermedad se ha extendido a otras zonas del aparato reproductor femenino. Los signos más habituales que hacen sospechar de su presencia son:

  • Hinchazón abdominal.
  • Saciedad temprana al comer.
  • Molestias en la zona pélvica.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Aumento de la necesidad de orinar.

Generalmente, el proceso cancerígeno comienza en una célula ovárica que presenta alteraciones en su ADN. Al no detectar la enfermedad a tiempo, las células del tumor se diseminan a otras zonas (cáncer de útero) o alcanzan otros órganos a través del torrente sanguíneo, provocando una metástasis.

Factores de riesgo del cáncer de ovarios

No están claras las causas implicadas directamente en la aparición de una tumoración en los ovarios. Sin embargo, se ha observado un incremento en la tasa de frecuencia de aparición en mujeres entre los 50 y los 60 años, o que se han sometido a terapias hormonales de larga duración para la menopausia.

El sobrepeso y los tratamientos de fertilidad (FIV) son otras de las causas que parecen estar implicadas en el desarrollo de cáncer de ovarios. Si bien la comunidad médica no tiene clara una relación directa, se ha observado la aparición de tumores de preocupación menor en estos grupos de mujeres.

Por último, sí existe una estrecha relación entre algunos tipos de cáncer de ovarios y senos, y la herencia genética. La presencia de antecedentes familiares en estos casos y la identificación de los genes implicados hacen que se los conozca como Síndromes de Cáncer Familiar.

¿Qué tipos de cáncer de ovario hereditarios hay?

Quien más y quien menos en algún momento de su vida ha oído la frase: «tiene cáncer, como su madre». Es un hecho que algunos tipos el cáncer con un fuerte componente genético parecen ‘repetirse’ en las familias. Alguna mujeres, incluso famosas, como Angelina Jolie, optan por una mastectomía para evitar padecer el mismo cáncer que sus madres.Cáncer de ovario: ¿es hereditario?

En algunos casos, cuando el cáncer está ocasionado por la alteración de un gen, existe una alta probabilidad de que sea transmitido a la descendencia, aunque dicha transmisión no implica que vaya a ser desarrollado. Si uno de los progenitores en sus células germinales tiene un gen anómalo, indudablemente será heredado por sus hijos.

En el caso de cáncer de ovario, existen algunos claros ejemplos de esta herencia familiar ligada al cáncer como el Síndrome hereditario de cáncer de seno y ovario, asociado a los genes BRCA1 o BRCA2, más propios de un cáncer de mama, pero presentes en mujeres susceptibles de padecer ambos.

Menos significativos entre la población femenina son el Síndrome Tumoral Hamartomatosa asociado al gen PTEN, relacionado con la mutación de células germinales y conocido como enfermedad de Cowden, o el Síndrome de Peutz-Jeghers, relacionado con alteraciones estomacales que, en algunas mujeres, puede ocasionar cáncer ovárico epitelial. Este síndrome genético está ligado el gen STK11.

En conclusión

No en todos los casos de cáncer de ovario existe un componente hereditario pero sí un factor de riesgo genético junto con otros, como el consumo de alcohol, el tabaquismo o la obesidad.

Por otra parte, pueden darse casos en los que sí hay una consabida herencia genética, ya que un familiar directo ha tenido la enfermedad, pero el portador del gen mutado no tiene por qué desarrollarla.

  • Mayo clinic. (última consulta julio 2019). Cáncer de ovario [artículo en web]. Recuperado de: www.mayoclinic.org
  • American Cancer Society. (11 abril 2018). Factores de riesgo del cáncer de ovario [artículo en revista especializada]. Recuperado de: www.cancer.org
  • Orpha. (última consulta julio 2019). PTEN [reseña en web espacializada]. Recuperado de: www.orpha.net
  • American Cancer Society. (25 marzo 2017). Síndromes hereditarios [artículo en revista especializada]. Recueprado de: www.cancer.org