Un café con otras mamás, necesario

Ser mamá no es nada fácil. Por eso un café con otras mamás es necesario. Te explicamos porqué. A mamá le corresponde, no solo ocuparse de su bienestar personal, sino del de sus hijos, y en muchos casos también de la administración del hogar y de ocupaciones laborales fuera de casa.

 

“Las madres olvidan voluntariamente que el cordón umbilical se corta en el momento del parto”.

 – Vera Caspar-

 

Aun en las mejores circunstancias, a diario toda mamá se enfrenta a cambios y problemas a diario. El estrés es una reacción natural a presiones físicas, emocionales y ambientales. Además, toda la familia se perjudica cuando el estrés de mamá está fuera de control, especialmente los niños pequeños. Se ha demostrado que hasta los fetos responden alterados cuando la madre siente estrés.

El estrés en sí mismo no es negativo. Los expertos en la materia aseguran que lo importante es tener un nivel óptimo de estrés que nos dinamice, sin hacernos daño, lo que está muy relacionado con el umbral de tolerancia que tiene cada individuo.

Por norma general, todas las mamás tienen la sensación de que el día no tiene horas suficientes, que siempre se está corriendo para llegar siempre tarde y que en la práctica es muy difícil llegar a conciliar familia y trabajo. Esto se conoce como síndrome de burnout.

Nos damos cuenta de que educar y criar a hijos desde recién nacidos hasta que se hacen adultos independientes, conlleva conflictos concretos y similares para muchas de nosotras, como por ejemplo :

  • Sentir mucho cansancio pero no identificar y gestionar las emociones que ello conlleva
  • La dificultad de acoplamiento al carácter de nuestro hijo
  • No ser capaz de conciliar la maternidad con la vida que una soñaba vivir
  • El desencuentro con la pareja
  • Los conflictos específicos que trae cada etapa de desarrollo de nuestro hijo
  • El derrumbe de la figura de madre perfecta
  • El sentimiento de culpa que acompaña cada una de las decisiones
  • El miedo a fallar

Por ello es necesario crear conciencia, es ideal crear un espacio adecuado y respetuoso. En el cual a través de la revisión biográfica de cada mamá, y compartir de experiencias comunes, el aprendizaje de técnicas de manejo se dote de soluciones nuevas para los conflictos de cada día.

Se trata de un grupo de intercambio y discusión en torno a la maternidad como experiencia individual, a este tipo de grupos se les llama “Baby Café”.

cafe3

¿Qué es un Baby Café?

Los Baby Café nacieron en los hospitales del Reino Unido, donde se establecieron espacios en los que pueden juntarse madres lactantes a dar pecho a sus bebés y compartir sus experiencias. El público en general puede recibir orientación médica sobre los beneficios tanto para la madre como para el bebé.

Es importante que el Baby café se sitúe en un ambiente no clínico, tranquilo, informal, seguro y que consiente a los niños, donde dar pecho al bebé de manera normal  y cuidar del niño.

Además, las madres tienen que conocer a otras mamás que dan pecho a su bebé o simplemente son madresEn cualquier caso, la posibilidad de acceder a este espacio de manera gratuita y la implicación del entorno que posibilita su establecimiento, es esencial.

Desafortunadamente, no encontramos este tipo de grupos en muchas ciudades, y más si son pequeñas, por lo que la mejor alternativa es tomar un café con otras mamás que conozcas y que compartan una visión parecida de la maternidad.

No obstante el poder quedar con una amiga que aún no ha pasado por la maternidad es también muy beneficioso para dar un aire nuevo a tu día a día.

cafe2

Lo queramos o no, llega un momento cuando tenemos hijos en los que la maternidad absorbe mucho de nuestro tiempo, dejando de lado temas que pueden ser importantes para las personas en general. Muchas veces, la maternidad nos distancia de nuestras amigas que aún no son madres.

Esto no significa necesariamente que ya no tengamos nada en común, podemos tener miles de cosas, pero los cambios en nuestro estilo de vida pueden llegar a afectar la relación que teníamos. Cuando somos madres nuestras prioridades cambian y nuestros hijos toman el puesto más alto.

Sin embargo, nuestras amigas, son importantes y es muy sano poder tener un momento para quedar con ellas.

 

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar