Buen trato infantil, el mejor regalo a la humanidad

Sin duda, el mejor regalo para la humanidad toda es el buen trato infantil. Pues no olvides que la familia es la cédula de la sociedad. Entonces, cuando crias de la mejor forma a un hijo, formas buenas personas. Esto arroja grandes compañeros, padres y madres.

Otra calidad de vida arroja otro tipo de personas que habitarán el mundo. Por eso mismo, evita esos duros castigos físicos y pasicológicos tan nocivos. Esto no quiere decir que debes erradicar límites y normas del hogar. Al contrario, establécelas pero desde el respeto.

Al ser tolerante, empático, asertivo y respetuoso, colocas semillas de estos valores fundamentales en el cuerpito de tu hijo. Y créelo: la mejor herencia que puedes dejarle al mundo es el buen trato infantil. Formar buenos niños felices, para dejar como legado personas de bien.

Buen trato infantil supone educar desde el corazón

El buen trato infantil supone necesariamente educar desde el corazón. Esto es educar con pleno amor, ni más ni menos. Es darlo todo sin esperar nada a cambio. Tener la fortaleza para sacrificar noches, comidas y duchas calientes, atractivas salidas e incluso ese cuerpo de ensueño que solías lucir.

Este tipo de educación supone altas de dosis de esfuerzo y, sobre todo, de paciencia. Pues aquí lo fundamental es hacer sentir a tu hijo lo valioso que puede llegar a ser. Claro que sabes como nadie que tu hijo vale mucho, mas lo importante es que lo sepa y asuma.

20111116042335

Cuando traemos vida al mundo, nos convertimos en artesanas de vida. Moldeamos, cual vasijas, a nuestros pequeños. Básicamente, conforme pasan los años, los dotamos de una personalidad. Y por este mismo factor, madre querida, el buen trato infantil se torna vital.

Una de las misiones más importantes de esta educación respetuosa y basada en valores es inyectar autoestima en el pequeño. Demuéstrale de todo lo que es capaz, resalta sus habilidades y logros. Valora su esfuerzo y reflexiona sobre los errores para aprender mucho de ellos.

Sobre todas las cosas, mami, que nunca falte la tolerancia y el respeto en la crianza de tu hijo. Una buena escucha, sin reproches ni prejuicios será virtud. Un diálogo fluido gracias a una comunicación abierta, de igual a igual, se convertirá en la clave del éxito.

El impacto del buen trato infantil

Al educar desde el corazón te garantizas que tu hijo se nutra de amor y respeto a lo largo de su infancia. Por ello, lo esperable es que forjes una personalidad contenida emocionalmente. Seguramente todo eso que le diste en su crianza, ellos lo generarán con sus parejas. Lo mismo ocurrirá una vez que conformen sus familias.

pedagogia-waldorf-educacion-infantil-crianza-apego_1

Pues ya se ha demostrado que en la infancia cosechas lo que siembras. Pues los más chicos son como esponjas. Ellos en sus edades plásticas absorben todo lo que ven. Sin importar si es bueno o malo, copian a sus modelos. Por eso, una de las reglas de oro de la maternidad consiste en predicar con el ejemplo.

Entonces, el amor debe estar en el aire durante su crianza. Los valores también. Estas normas éticas no llegan por osmosis a las personas. Pues son el resultado de años observando a los héroes y modelos infantiles: los padres y otros adultos.

Si el chico crece en un ambiente en el que se miente o se burlan de él, difícilmente escape a este tipo de conductas. Si no se lo hace sentir respetado o incluido, caerá en ese mismo comportamiento. Por el contrario, un niño que es amado, valorado, respetado, incluído tenderá a actuar de igual manera con los demás.

Por este mismo motivo, no hay mejor regalo que puedas hacerle a tu hijo que el buen trato infantil. Y aquí no solo se beneficiará tu niño, sino la humanidad toda. Pues este tipo de crianza no es más que el mejor regalo para el mundo entero. Y tú, ¿cómo eliges criar a tu pequeño?

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar