Bocio en niños

15 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
El bocio es una enfermedad con diferentes manifestaciones que puede darse en los niños con relativa frecuencia. En ocasiones, apenas se manifiestan síntomas, pero otras veces estos pueden ser bastante graves.

El bocio es el aumento de tamaño del tiroides, responsable de la producción de las hormonas tiroideas, fundamentales en el crecimiento y desarrollo del niño. Veamos, pues, qué importancia tiene el bocio en niños y cómo se manifiesta en ellos.

¿Qué es el bocio?

Como hemos dicho, el bocio es el aumento de tamaño de la glándula del tiroides. La glándula tiroidea tiene forma de mariposa y se localiza en la parte delantera del cuello. Su función es producir las hormonas tiroideas, que se encargan de controlar el crecimiento y el metabolismo del organismo:

  • T3 o tiroxina.
  • T4 o triyodotironina.

Cuando esta glándula tiroidea se inflama, se producen trastornos en su funcionamiento. Pueden ocurrir dos situaciones:

  • Hipertiroidismo: aumenta la síntesis de hormonas tiroideas en el tiroides.
  • Hipotiroidismo: disminuye la actividad de las hormonas tiroideas en los tejidos. Puede darse por varios motivos:
    • Poca producción de hormonas.
    • Alteración en el metabolismo o en el transporte de las hormonas.
    • Resistencia a la acción de las hormonas en los tejidos.Bocio en niños.

¿Cuáles son las causas del bocio en niños?

Existen muchas causas por las cuales se puede producir este trastorno en los niños. Algunas de ellas son:

  • Tiroiditis por infección. Algunos virus como el sarampión, las paperas o la gripe pueden producir una inflamación del tiroides. Se denomina tiroiditis subaguda de Quervain.
  • Tiroiditis autoinmune. En estos casos, el sistema inmunitario ataca al tiroides y lo daña. Puede ocurrir, por ejemplo, en el síndrome de Down o el síndrome de Turner. La enfermedad de Graves Basedow es la causa más común de hipertiroidismo en niños.
  • Carencia de yodo en la alimentación. A nivel mundial, es la causa más común, ya que el yodo es necesario para la síntesis de las hormonas tiroideas y el buen funcionamiento del tiroides.
  • Tiroiditis inducida por determinados fármacos.

¿Cuáles son los síntomas del bocio en niños?

Los síntomas o manifestaciones clínicas de esta alteración dependen de muchos factores, como el tipo de bocio, las causas asociadas, la edad a la que se presente, las características de cada niño, etc.

En términos generales, cuando la inflamación de la glándula es grande, se puede notar dificultad para tragar e, incluso, para masticar. Cuando se trata de un bocio asociado a tiroiditis infecciosa, suele presentarse fiebre, inflamación y dolor en el cuello.

Cuando en los niños se manifiesta el hipotiroidismo, los síntomas más comunes son:

  • Retraso en el crecimiento, asociado a baja talla.
  • Retraso de la pubertad.
  • Sobrepeso.
  • Falta de apetito.
  • Estreñimiento.
  • Piel seca y fría.
  • Caída de pelo.

Sin embargo, cuando en los niños se manifiesta el hipertiroidismo, los síntomas más comunes son:

  • Crecimiento muy rápido.
  • Nerviosismo.
  • Dificultad para dormir y concentrarse.
  • Tensión arterial alta.
  • Aumento del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea.Bocio en niños.

¿Cómo se puede tratar?

El tratamiento del bocio y de los trastornos asociados debe ser llevado a cabo y vigilado por un médico endocrino. Inicialmente, suelen indicarse antiinflamatorios para reducir la inflamación de la glándula.

En el caso de que el niño presente hipotiroidismo, el tratamiento consistirá en la administración de hormonas tiroideas. Estas se administran en forma de levotiroxina, en ayunas, una vez al día.

Cuando, por el contrario, existe un exceso de hormonas tiroideas y hablamos de hipertiroidismo, el tratamiento consiste en la administración de fármacos antitiroideos. Si esto no funcionara, se recurriría a la cirugía. En adultos, el hipertiroidismo se trata con yodo radiactivo, pero en niños no se suele utilizar porque se desconocen sus efectos.

En conclusión, el bocio es una enfermedad con diferentes manifestaciones que puede darse en los niños con relativa frecuencia. En ocasiones, apenas se manifiestan síntomas, pero cuando se descubren algunos característicos como los que hemos mencionado, debemos consultar con el pediatra.

  • Sanz Fernández, M., Rodríguez Sánchez, A., González Ruiz de León, E. (2015). Patología tiroidea en el niño y en el adolescente. Pediatría integral, XIX(7), 467-476.
  • Hayes Dorado, J. P., & Montero Justiniano, W. (2006). Tiroiditis de Hashimoto en niños y adolescentes con bocio. Revista de la Sociedad Boliviana de Pediatría45(2), 95-97.
  • GODOY, C., ACEVEDO, M., BARRERA, A., YISMEYIÁN, A., & UGARTE, F. (2009). Hipertiroidismo en niños y adolescentes. Revista chilena de pediatría80(1), 21-29.