Beneficios de los videojuegos en los niños

Fernando Clementin · 28 noviembre, 2017
Los videojuegos generan una gran cantidad de sensaciones en los niños y permiten desarrollar muchas de sus habilidades. Te contamos algunas de ellas.

No hay madre que no se haya quejado en alguna ocasión porque su hijo se pasa horas frente al ordenador o la televisión. Sin embargo, esto no siempre es una pérdida de tiempo. Para tu sorpresa, repasaremos a continuación algunos beneficios de los videojuegos en los niños que seguramente no conocías.

Es indiscutible que si hay una actividad que atrapa la atención de los niños hoy en día son los videojuegos. Los efectos especiales, la evolución en la jugabilidad y la posibilidad de manipular personajes virtuales sin siquiera tener un mando en la mano resulta irresistible para cualquier niño.

Además, la variedad también ha aumentado hasta números inimaginables. En la actualidad, prácticamente todos los deportes, películas, series o actividad tiene uno, varios o cientos de videojuegos para el ordenador, el móvil o cualquier consola. Incluso hay algunos que simulan trabajos, como por ejemplo ser camionero, granjero o alcalde de una ciudad. ¡Es demasiado!

Como padres, suele preocuparnos la cantidad de horas que los niños pasan frente a las pantallas y la sobrestimulación que esto puede generarles. Pero atención: no todo es malo. Este mundo trae ventajas que jamas hubieras imaginado. Te las contamos.

Los niños aprenden a manejar los ordenadores de manera fácil y rápida

Los 7 principales beneficios de los videojuegos en los niños

  • Estimula su imaginación. Los niños exploran nuevos mundos, formas diferentes de ver la vida y hasta tienen una perspectiva (aunque sea virtual) de la realidad que los rodea. Podrán conocer la atrocidad de las guerras, la complejidad del mundo laboral y los beneficios de los deportes, entre muchas otras cosas.
  • Les permite socializar. Hoy, jugar en línea es algo normal para un niño. La única limitación probable es no contar con una conexión a Internet o el hecho de que algunos juegos son de pago (y caros). Más allá de esto, te sorprendería ver el trabajo en equipo que algunos juegos exigen. Los juegos comunitarios hacen que el niño establezca contacto con “gamers” de otras ciudades y países. Además, pueden jugar con sus amigos estando físicamente en el mismo lugar, estableciendo vínculos de competencia sana.
  • Desarrolla sus capacidades. En los videojuegos no siempre se gana. Entonces, en cierta forma, son una forma de ampliar la tolerancia al fracaso. Para ganar, se necesita mucho esfuerzo, práctica, aprendizaje y constancia. Estas cualidades pueden reforzarse a través de los juegos de vídeo y ser aplicadas a otras áreas.
  • Estimula la coordinación. La reacción a los estímulos audiovisuales recibidos debe ser siempre motriz, ya sea a través de un mando o del movimiento del propio cuerpo. Por lo tanto, con los videojuegos se ejercita esta coordinación entre los ojos y oídos con el resto del cuerpo. Los reflejos y la reacción también se pulen, al igual que la atención y la memoria también salen beneficiadas.
  • Desarrolla habilidades matemáticas. En un gran número de videojuegos se requieren habilidades de suma, resta, multiplicación y división para conseguir resultados. Por ejemplo, los juegos de fútbol (y de varios deportes) requieren largas negociaciones y cálculos para conseguir los jugadores pretendidos. También ocurre en los simuladores de vida familiar (como el Sims) o en esos donde debemos administrar dinero del Estado o una empresa. Incluso el propio Monopoly tiene su versión digital para practicar.
  • Requieren el uso de la lógica. Como dijimos antes, muchos videojuegos exigen un arduo trabajo mental y una profunda estrategia para lograr lo que queremos. La habilidad de razonar se pone a prueba en muchos géneros, por lo que el niño la ejercitará casi sin darse cuenta.
Los videojuegos en familia estimulan la comunicación.

  • No conllevan peligro. Es prácticamente imposible que un niño se lesione jugando frente al ordenador o televisor. Además, es el entretenimiento ideal para los días lluviosos o fríos y los aleja de los peligros de la calle a una temprana edad.

“Los videojuegos benefician la socialización. A los padres les sorprendería ver el trabajo en equipo que algunos juegos exigen”

Aspectos a tener en cuenta

Más allá de los beneficios de los videojuegos en los niños que citamos previamente, debes considerar que todo en exceso es perjudicial. Esta forma de entretenimiento es diametralmente opuesta a la actividad física, por lo que debes buscar un equilibrio para evitar problemas de obesidad o sedentarismo.

Además, procura que el niño no posponga sus obligaciones o actividades sociales para quedarse a jugar en casa. Así mismo, deberás controlar el contenido de los videojuegos que elige. Para esto, verás que todos cuentan con una calificación acorde a la edad.

“En los videojuegos no siempre se gana. Esto, en cierta forma, es una forma de ampliar la tolerancia al fracaso”

Finalmente, también debes tener en cuenta que, a pesar de los beneficios de los videojuegos en los niños, estos no deben convertirse en el eje central de su vida. Es decir, no deben “vivir para jugar”. Si observas un individualismo excesivo, un principio de ludopatía (adicción al juego) o comportamiento violento de parte de tu hijo, debes saber que es momento de poner límites o, en todo caso, recurrir a un profesional.