Cómo ayudar a tus hijos a cuidar sus dientes

Francisco María García · 18 septiembre, 2017

El cuidado bucal en los niños debe comenzar desde que aparecen los primeros dientes. Una buena cultura de higiene bucal es indispensable para su crecimiento. Enseñarles cómo deben cuidar sus dientes resultará en una boca sana en la adultez.

Un temprano riesgo de caries

Los dientes comienzan a salir en los niños a partir de los 6 meses. Desde ese momento, es importante que los padres comiencen a cuidar de ellos. Con una gasa humedecida o un cepillo acorde a su edad pueden ir limpiando los dientes y lengua del bebé.

Existe en algunos pequeños un riesgo llamado “Caries de biberón”. Este tipo de lesión es causada por una exposición prolongada de azúcares en la boca del bebé. En algunos casos, contenida en las fórmulas o alimentos para infantes.

Para evitar este tipo de lesión, se debe quitar el biberón al bebé una vez termine el alimento. También se le puede dar a beber agua o limpiar su boca como se recomienda.

Los “dientes de leche” deben cuidarse de la misma forma que los permanentes. Una caries en un diente de leche puede causar problemas en los siguientes. A los 2 años suele completarse la dentadura en los niños. Desde ese momento, se debe hacer uso de la pasta dental.

Principales recomendaciones para cuidar sus dientes

cuidar sus dientes 3

 Hasta la edad de 6 a 7 años, los niños no tienen la capacidad para cuidar sus dientes por sí solos. Antes eso, es importante que los padres conozcan todas las condiciones para una boca sana.

  1. Elegir el cepillo de dientes correcto

 Los cepillos de dientes deben ser escogidos de forma acorde a la edad y tamaño del niño. Se recomiendan los de cabeza pequeña y cerdas suaves. Una vez se note gastado, con las cerdas abierta o aplastadas, el cepillo debe desecharse.

 

Utilizar la pasta de dientes indicada

 Antes de los 6 años, se recomienda la pasta dental sin flúor o con bajo nivel.

Es preciso usar poca cantidad de pasta dental. Por lo general, los cepillos de dientes tienen una coloración diferente en el centro de las cerdas. Esto indica la cantidad de dentífrico que hay que colocar.

En niños menores de 2 años, la cantidad de pasta recetada es del tamaño de un grano de arroz. Mientras que para mayores de 3 años, la cantidad iguala la medida de un guisante.

 

Aplicar una buena técnica de cepillado

 Los dientes deben ser cepillados al menos dos veces al día. En la mañana y en la noche, después de la cena. Éste último momento es muy importante para evitar las caries.

Se deben cepillar de forma vertical, de abajo hacia arriba. Comenzado en la encía y terminando en la parte superior del diente. Esta misma técnica se aplica en las caras externas e internas de la dentadura.

Las muelas, por su parte, se asean de forma horizontal por el lado donde trituran la comida.

El tiempo es también un factor importante durante el cepillado. Hoy día existen cepillos para niños con luces o canciones que duran el tiempo indicado.

 

Utilizar hilo dental

 Es muy positivo consultar con el dentista sobre el uso del hilo dental. Por lo general, suele recomendarse una vez al día, en los dientes que chocan entre sí.

 

Visitar al especialista

 A partir de los 2 años, los niños deben ser revisados por el dentista para cuidar sus dientes. Las consultas permiten asegurar su correcta evolución y el buen cuidado de los mismos.

Cuidar la alimentación

 Para evitar las caries se debe disminuir el consumo excesivo de azúcares. De igual forma, las comidas con alto contenido de almidón como pastas, panes, etc. Aumentar el consumo de lácteos, verduras y frutas fortalece a los dientes.

Errores comunes al cuidar sus dientes

cuidar sus dientes 2

 Dejar que el niño se cepille solo. Aunque es bueno dar responsabilidades a los niños, los dientes requieren la supervisión de los adultos.

  1. Evitar comidas después del último cepillado del día. Algunos padres dejan que sus hijos coman un bocadillo antes de ir a la cama. Esta libertad expone a los niños a sufrir de caries.
  2. Saltarse las consultas con el dentista.
  3. Ignorar una lesión. No siempre es fácil saber cuándo un niño presenta una caries. Lo más común es que se queje de un dolor de muela o diente. También puede presentar sensibilidad al frío o a alimentos calientes.

Ante cualquiera de estos síntomas, es mejor acudir al especialista.