Ayudar a tu hijo a sentirse consolado

22 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
A continuación, te damos algunos consejos para que descubras la forma de ayudar a tu hijo a sentirse consolado.

El tema que nos ocupa hoy es cómo ayudar a tu hijo a sentirse consolado. Durante el desarrollo vital de los niños son muchas las veces en las que podemos llegar a consolarlos. Frente a esto, la cuestión que puedes plantearte es si lo estás haciendo bien o, de lo contrario, necesitas herramientas para ayudar a tu hijo?

Partimos de la base de que todo dependerá de lo que haya hecho que el niño se entristezca. Será, entonces, cuando sepas cómo actuar para no perjudicar al pequeño en el futuro. No obstante, en ocasiones puedes verte falto de herramientas para brindarle el apoyo que necesita. Es por eso que hoy queremos aportar algunas pautas o herramientas para ayudar a tu hijo a sentirse consolado.

Está claro, y damos por sentado, que todos y cada uno de nosotros pretendemos criar a nuestros niños para que sean capaces de desenvolverse ante las adversidades que se vayan encontrando en su día a día. Pretendemos enseñar a los más pequeños a que sean capaces de gestionar sus problemas de una forma adecuada y proclive a un desarrollo vital óptimo.

Madre consolando a su hija adolescente tras recibir críticas de sus amigas.

“El arte es para consolar a aquellos que están rotos por la vida”.

-Vincent Van Gogh-

La importancia de estar presentes

¿Qué puede ser lo más importante que una madre o un padre puede hacer para ayudar a sus hijos a salir adelante y a sentirse a gusto en el mundo que le rodea? La respuesta a esta pregunta que planteamos es muy sencilla: estar presentes.

Esta es la cuestión principal que ocupa el libro de Siegel, Bryson y Ferrer, El poder de la presencia: cómo la presencia de los padres moldea el cerebro de los hijos y configura las personas que llegarán a ser.

Es de suma importancia estar presentes en la vida de los hijos de una manera cualitativa y crear vínculos que los ayuden a sentirse seguros y conectados con el mundo.

Tomando como base las investigaciones más recientes de la ciencia del apego y la neurobiología interpersonal se establecen cuatro aspectos fundamentales para la educación. Los niños necesitan sentirse seguros, vistos, consolados y a salvo.

Estas cualidades que hemos nombrado en el párrafo anterior producen un apego seguro, elemento clave para un desarrollo saludable. Gracias a este apego seguro, el niño es más feliz, emocionalmente más equilibrado, resiliente, empático y perspicaz y, sin lugar a dudas, estará más preparado para las dificultades con las que pueda encontrarse a lo largo de su vida.

“La palabra, que se nos ha dado para decir la verdad y consolar el dolor, no debe permanecer muda ante la injusticia, el error y la desgracia”.

-Concepción Arenal-

¿Es bueno consolar a los niños?

La experiencia repetida del consuelo interactivo puede traducirse en el niño en la capacidad interiorizada de consolarse a sí mismo cuando lo necesita. Cuando descubra, a través de la experiencia, que alguien estará presente para él una y otra vez cuando sufra, descubrirá cómo estar presente para su yo interior y desarrollará la capacidad de consolarse automáticamente y de regular sus propias emociones.

Consolar a un niño lo ayuda a desarrollar el cerebro superior y promueve las funciones más evolucionada de este, como, por ejemplo:

  • Toma de decisiones y planificación sensatas.
  • Regulación de las emociones y del cuerpo.
  • Flexibilidad y adaptabilidad.
  • Empatía.
  • Comprensión de sí mismo.
  • Moralidad.
    Madre intentando ayudar a su hija a sentirse consolada.

“Cuando se es feliz, queda mucho por hacer: consolar a los demás”.

-Jules Renard-

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a sentirse consolado?

Como hemos comentado durante las líneas anteriores, estar presentes en la vida de los hijos es casi indispensable; de otra manera, los niños entenderían que no les prestas atención a sus necesidades y se encontrarían con una mayor frustración ante la situación que estén soportando en un determinado momento.

Aprender a consolar de forma empática a tu hijo es de suma importancia si quieres que adquiera una regulación emocional óptima, ahora y a lo largo de todo su desarrollo futuro. De esta manera, criarás un hijo sano, con éxito en la vida y en sus relaciones y, por ende, más feliz.

Así, si tu hijo se encuentra ante un acontecimiento que lo abruma o que lo sobrepasa hasta el punto de poder llegar a perder el control, ayudarlo y estar junto a él hará que vuelva a la calma en menos tiempo y, por lo tanto, le hará estar en posesión de una capacidad de regularse emocionalmente más temprana.