Aprender matemáticas jugando

Francisco María García · 28 septiembre, 2018
Las matemáticas son, en algunos casos, una asignatura difícil de entender para los niños. Con el fin de hacer más sencillo el aprendizaje y que los pequeños vayan asimilando los conceptos, una buena técnica es la de aprender matemáticas jugando. ¿Qué opciones existen para ello?

Aprender no es simplemente repetir de memoria. La enseñanza de las asignaturas escolares debe ser significativa, de manera que pueda ser entendida desde lo cotidiano. En los primeros años escolares, se aplican distintos métodos para aprender matemáticas jugando.

Ya sea con juguetes didácticos, aplicaciones o diferentes recursos lúdicos, los conceptos básicos de la geometría, el álgebra y la aritmética van planteando interrogantes que los niños responden mediante el juego. A continuación, veremos algunas propuestas útiles para empezar en casa.

Cuando la experiencia se transforma en conocimiento, lo aprendido quedará en la memoria sin dificultad. Con cada propuesta, los niños pondrán en juego la creatividad para la resolución de problemas y desarrollarán el pensamiento abstracto y la lógica.

Además, al aprender matemáticas jugando se potencian posibilidades propias del juego en sí, como son el autoconocimiento y el encuentro con el entorno desde una mirada crítica.

Aprender matemáticas jugando, palpando, sintiendo: Numicom

Se trata de un método surgido en la Universidad de Oxford que poco a poco comienza a emplearse en escuelas de distintos países. El Numicom emplea materiales específicos diseñados de modo que puedan interactuar con otros elementos.

Lo que permite este recurso es un acercamiento temprano, didáctico y vivencial a los números y sus conexiones. Al objeto propio de este método, se añaden ‘ingredientes’ como agua, pasta de sal, arena y lo que el niño use con mayor frecuencia en sus juegos.

El Numicom se potencia con el uso y la creatividad de los niños. Explorando e investigando, ellos forman progresivamente una imagen visual de los números.

Además de aprender matemáticas jugando, esta actividad contribuye para mejorar sus estrategias comunicativas; una de las premisas es compartir con los demás las reflexiones de la propia investigación.

Aprender matemáticas jugando puede ser la solución a una asignatura a menudo desafiante.

Juegos para la casa ideales para aprender matemáticas

Estos son algunos buenos ejemplos de juegos para aprender matemáticas:

  • Apilador para contar y clasificar: Este juego de madera ofrece 55 piezas de formas y colores diversos. Además, incluye azulejos numerados para trabajar la relación de números y objetos. Es más que idóneo desde los primeros años de vida.
  • Apilador Montessori: una propuesta muy usada en las escuelas Montessori son sus famosos apiladores. Una vez que los niños se familiarizan con las 25 piezas de madera, las ideas surgirán solas. Se estimula así el reconocimiento y la asociación de figuras, el lenguaje y la motricidad fina.
  • Regletas: Realizadas con un material tan manipulable y agradable como la madera, son un recurso sencillo pero útil para aprender matemáticas jugando. La clasificación por colores y tamaños hace posible que, desde temprana edad, los niños puedan experimentar con ellas.
  • Patrón y bloques: Introducen al concepto de igualdad y diferencia, colaboran en el aprendizaje de las figuras geométricas, trabajan la simetría y permiten realizar ideas abstractas. Además, enseñan a realizar fracciones, deducciones y desarrollar la espacialidad.

“Cuando la experiencia se transforma en conocimiento, lo aprendido quedará en la memoria sin dificultad”

Además, estos recursos para aprender matemáticas jugando estimulan la motricidad fina y el trabajo psicomotor de los niños. Estos juegos pueden comenzar a utilizarse desde el nivel preescolar, y hasta es conveniente tenerlos a mano toda la vida.

  • Ábacos: Un clásico recurso para aprender a contar números naturales y realizar secuencias numéricas. También se estimula el reconocimiento y la agrupación de colores; además, los niños adquieren los rudimentos de operaciones básicas de suma, multiplicación, división y resta. A partir de los dos años, ya pueden jugar.
  • Panel numérico: Ayuda a consolidar la relación entre unidades y decenas. Son ideales para tener colgados en la pared. Con algo de paciencia, los padres o abuelos pueden fabricar algunos de estos juegos didácticos para aprender matemáticas.
Aprender matemáticas jugando es una gran manera de garantizar la predisposición de los infantes.

Aplicaciones para aprender matemáticas jugando

Más allá de las opciones tradicionales, también la más avanzada tecnología nos ofrece opciones muy interesantes:

  • Math Cilenia: Los más pequeños desarrollarán sus habilidades para sumar, restar, multiplicar y dividir.
  • Fun Kids Online Math Games: Se trata de un paquete de juegos en línea con el que los niños podrán resolver problemas de distintos grados de complejidad.
  • Math Evolve: Es un videojuego de estética y dinámica cercano a los juegos favoritos de los niños. Se plantean problemas matemáticos de distinta complejidad y se dan puntos por conseguir los resultados.

En conclusión, la lista de regalos para un niño puede modificarse para favorecer su desarrollo cognitivo. Muchas veces, en estas oportunidades se compran juguetes que limitan la creatividad y el razonamiento de los niños.

La elección de elementos que permitan aprender matemáticas jugando es una excelente inversión; además, y mejor aún, es una gran fuente de diversión durante muchos años.