Aprende a decir no de forma positiva

Pedro · 24 octubre, 2017

Aprender a decir no es una de las cosas más difíciles a las que nos enfrentamos las madres. Saber negar algo a un hijo es todo un reto y un aprendizaje. Por eso, a continuación te enseñamos cómo decir no de forma positiva.

Trucos para decir no de forma positiva

Pues bien, si alguna vez te has preguntado cómo decir no de forma positiva a tus hijos, sigue leyendo. Y es que hay muchas formas de expresar una misma cosa. Precisamente son las diferentes maneras y métodos los que permiten obtener resultados mejores o peores.

Por ejemplo, no es lo mismo decir: “no puedo jugar contigo porque tengo cosas que hacer”, que decirle a tu pequeño “ayúdame a hacer la cama y luego juego contigo”. Como ves, el mensaje es mucho más positivo si se opta por la segunda opción.

Debemos tener presente que los padres tendemos a usar el no con los niños de manera constante. Si utilizamos este tipo de lenguaje cargado de noes, solo lograremos transmitir un mensaje negativo. Por ello, lo mejor sería que intentásemos utilizar un lenguaje equilibrado en el que el no y el sí tuvieran el mismo peso.

Decir “no” sin que suene a negación

Aunque no lo parezca, negar algo a un niño sin pronunciar la palabra “no” es posible. Además, también es mucho más beneficioso para ellos. Si reformulamos las cosas, los niños entenderán por qué debe ser así, comprenderán mejor el sentido de las normas y, por lo tanto, también les será más fácil cumplirlas. 

La educación sexual de los hijos debe tratarse con naturalidad en el seno de la familia

Todo esto, al final, se traducirá en que tendrán un comportamiento más responsable. Ellos mismos se darán cuenta que cualquier acto tiene sus consecuencias. Empezarán a actuar de manera más autónoma y su autoestima se verá ampliamente beneficiada.

“Si optas por un lenguaje positivo, poco a poco verás que los pequeños mejorarán sus habilidades y podrán descubrir y potenciar sus capacidades”

Cuando se hace un uso excesivo del no, acabamos por correr el riesgo de que los niños no nos hagan caso nunca . Por eso se debe reservar esta palabra para algo realmente importante. En este sentido, lo más recomendable es usar esta palabra para acciones que supongan un peligro para el pequeño, como cruzar la calle sin ir de la mano o asomarse a la ventana.

Cambiando al lenguaje a positivo con los niños

Al cambiar el lenguaje, lo que hacemos no es permitirle al niño que empiece a realizar una serie de cosas que antes estaban prohibidas. Todo lo contrario, lo que hacemos es decirle lo mismo pero de una manera que él pueda comprender.

Esto no consiste en no negarle nada al niño, sino en saber usar el no para que no pierda el significado. Los padres debemos aplicar disciplina, imponer normas y reforzar el carácter del niño. Para ello, la negación es importante. Aunque no sea siempre a través de una palabra determinada. Entre las alternativas que podemos adoptar, están:

  • Sugerir otras acciones que el niño sea capaz de hacer. Por ejemplo, si no puede ir al parque, podéis cocinar en casa, pintar o ver la televisión. ‘Vende’ como positivo hacer algo que tú puedas abarcar en ese momento, aunque no sea lo que tu hijo pensaba.
  • Otro modo de aplicar cierta disciplina es posponer la petición hasta que realice sus labores. Si tu hijo quiere hacer algo y en ese momento no se puede, dile que lo haréis en otra ocasión. Eso sí, luego deberás cumplirlo.
Hablar con los hijos es una manera de conocer cómo están.

  • Si ves que tu hijo quiere hacer algo que no debe, en lugar de aplicar el no, intenta razonar con él. Por ejemplo, si quiere pegar a su hermano, debes explicarle qué ocurrirá si lo hace. Hazle saber que los actos tienen consecuencias.
  • Háblale de las normas desde el primer momento. Es fundamental que le aclares este aspecto para que cuando tengas que decir no, entienda el porqué. Coméntale las normas que hay en casa. De esta manera, ellos anticiparán la respuesta y sabrán lo que se puede negociar y lo que no. Así estarán aprendiendo normas de convivencia y tú los estarás educando.

Recuerda, decir no de forma positiva no solo te ayudará a cumplir la responsabilidad de educar a tu hijo, sino que también le permitirá a él comprender tus motivos y la importancia de obedecer.