Cómo aliviar dolencias del embarazo

No hay nada más hermoso que estar embarazada, porque sabes que llevas dentro el amor más grande del mundo. Sin embargo, nuestro cuerpo está expuesto a tantos cambios que es normal que, a veces, sintamos algún malestar. Por esta razón, queremos darte algunos consejos para aliviar las dolencias del embarazo.

Tener a una vida creciendo en nuestro vientre no es sencillo, sobre todo, para el organismo que debe ir haciendo ajustes conforme a las necesidades del bebé. Durante los tres primeros meses, probablemente, vas a sentir mareos, náuseas, estarás sensible a los olores fuertes, ganas de dormir, etc.

Si presentas molestias que no puedas soportar, mejor consulta a tu médico

Luego, en el segundo trimestre, esto puede ir cambiando y descubrirás otras sensaciones. Apenas tu pancita se empieza a notar, pero puedes continuar al mismo ritmo. Posteriormente, los tres últimos meses vas a ver esa transformación de tu cuerpo y te prepararás para el gran momento.

Cada futura mamá reacciona diferente a estas etapas, pero no te sientas mal si presentas algunas cosas que otras no. Este es un instante muy particular: tus hormonas, tus órganos, tus huesos, tus músculos y tu existencia entera van a toda marcha para abrirle las puertas al mundo a ese pequeño que crece dentro de ti.

Secretos para aliviar las dolencias del embarazo

Cuando estamos embarazada, ningún día es igual que otro. Quizás tu bebé no deja de moverse hoy, pero mañana está un poco más tranquilo, por ejemplo. Así que, ante cualquier escenario que pueda ocurrir, es importante que estés preparada para enfrentarlo de una forma saludable.

Por supuesto, tenemos que aclarar que cuando nos referimos a las dolencias del embarazo, hablamos de esos síntomas comunes y no tan comunes que aparecen en el desarrollo del chiquitín. Esto quiere decir que, si te sientes muy mal o ves algún sangrado, tienes que ir de inmediato a tu médico.

Bajo este contexto, te presentamos una lista de recomendaciones que puedes seguir para que tu embarazo sea un paseo lleno de felicidad:

  • Para la acidez o el ardor de estómago: los expertos suelen recomendar remedios antiácidos para aliviar esta molestia. Pero, si prefieres algo más natural, llena un vaso con agua y colócale una cucharadita de bicarbonato. Bébelo y reposa un rato.

La ingesta de hielo también es una opción, ya que te da una sensación de frescura en el estómago.

  • Dolor de cabeza: son muy frecuentes en el embarazo. Pídele a tu doctor que te recomiende un medicamento que no afecte a tu chiquitín y ponte unas compresas frías para aliviar la tensión.
  • Dolores de espalda y calambres en las piernas: si no te permiten una buena movilización, seguramente, debas permanecer en reposo. Para evitarlos, hay que tratar de caminar todos los días y poner los pies en alto.
  • Para el dolor en los ligamentos redondos (parte baja del vientre o la ingle): evita el sedentarismo, haz estiramientos con mucho cuidado y lleva un descanso apropiado.
  • En caso de síndrome del túnel carpiano: el hormigueo o una hinchazón en las manos es normal en las embarazadas. Trata de caminar diariamente y de dormir del lado izquierdo de tu cuerpo para una buena circulación.

Realizar actividades como el yoga prenatal o un curso de acompañamiento en el embarazo te ayudarán muchísimo, porque te orientarán en este momento tan relevante. Cuéntales a tus asesoras cómo te sientes y sigue sus recomendaciones.

¿Qué pasa luego del parto?

El nacimiento de tu bebé te dará las fuerzas para seguir adelante, a pesar del cansancio y los dolores posparto. En esta nueva etapa, es recomendable que sigas el tratamiento que te dé el doctor, te mantengas relajada, descanses junto a tu pequeño y mantengas una dieta balanceada.

La felicidad de tenerlo en brazos te hará olvidar que una vez te sentiste mal

Asimismo, una vez que te recuperes en los primeros días, trata de hacer algunos ejercicios para que estés activa y vayas regresando a tu vida normal. Antes de hacer esto, pregúntale al médico qué tipo de actividades puedes hacer.

Tan solo te bastará una mirada de tu bebé para saber que valió la pena todas las dolencias del embarazo. Su calor y su piel suave te harán sentir como la mujer más afortunada del mundo. Al final, no recordarás esos episodios de dolor que una vez tuviste.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar