Por qué adoramos la sonrisa de un bebé

Una de las cosas más bellas y maravillosas que podemos hacer en la vida es tener un hijo. Adoramos a nuestros retoños, pues son fruto del amor y la pasión. Por eso cuando les vemos felices, nos invade una sensación de bienestar indescriptible. Es normal que como mamás, y también como papás, nos encante la sonrisa de un bebé.

Las mamás adoramos la sonrisa de un bebé

Un recién nacido tiene pocas herramientas para comunicarse. No obstante, sus necesidades más básicas se reducen a comer y dormir. Sin embargo, cuando tiene sueño o está hambriento, lo que es la mayor parte del tiempo que está consciente, nos lo hace saber con su llanto.

Es curioso que cada vez que nuestro adorado bebé nos necesita llora. Además, pasa gran parte del día durmiendo. Así pues, aunque nos gustaría tenerle en brazos a todas horas y darle la vida feliz que se merece, hemos de cuidarlo, protegerlo y dar respuesta a sus necesidades.

Dicho esto, las pocas horas del día que está despierto, ¿no te parece maravilloso lograr que tu bebé se ría? Hacer carantoñas, darle cariño, cantar, estar todo el rato con payasadas y jugar con él arrancarán esas sonrisas de felicidad que tanto nos gustan.

baby-1070388_960_720

La maravillosa sonrisa de un bebé que tanto nos reconforta

Nuestros pequeños dependen de nosotros absolutamente. Su felicidad, su bienestar, su alimentación, su salud… todo está en nuestras manos. Así que como madres amorosas, hemos de lograr que ese fruto del amor tenga una vida plena desde el primer día de su vida.

¿Y qué mejor forma de hacer felices a nuestro bebé que haciéndole reír? Pues para eso, prueba estas técnicas:

  • Baila delante de él. Hacer tonterías divertidas delante de un bebé es una de las cosas que más les gusta a nuestros pequeños. Danzar como su fuéramos monos, poniendo caras absurdas y cantando canciones que le agradan sacará sus sonrisas más sinceras. Ahora bien, si no consigues una risa de tu hijo, igual te sientes un poco estúpida, pero la diversión merecerá la pena, no lo dudes.
  • Jugar con él en brazos. Nuestros bebés se sienten seguros y protegidos en nuestros brazos. Pero no deben ser únicamente para ello. Con el niño encima, podemos jugar como si fuese en un barquito, mercerlo o hacer movimientos con él que le agraden para que saque a relucir esa maravillosa sonrisa que tanto nos gusta.
  • Cantar en todo momento. A nuestros bebés les suele encantar que les cantemos. Así que si queremos ver una resplandeciente sonrisa en su cara, afina la voz, aprende canciones infantiles, y ponte al micro. Pero vamos, el micro puede no existir o ser un sonajero, y si no te sabes ningún tema, te lo inventas, a él no le va importar nada.
  • Estas han sido algunas ideas que te proponemos. Pero seguro que hay muchas más que hacen feliz a tu bebé y pintan la ansiada sonrisa en su rostro precioso. Juguetes, música con cucharas, llaves u otros objetos, paseos por la calle… Encuentra qué hace feliz al pequeño y dáselo en grandes cantidades, porque él se lo merece.
laugh-228421_960_720

Por qué nos encanta la sonrisa de un bebé

Ya sabemos que pintar una sonrisa en la cara de un bebé es maravilloso y lo hace muy feliz. Pero ¿por qué nos encanta a nosotras? ¿Qué tiene de mágico que nos cambia el brillo en los ojos y nos llena de regocijo y alegría?

Pensemos que nuestros bebés son lo mejor que hemos hecho. Son un legado de amor y pasión que dejamos en este mundo para las generaciones venideras. Ellos son nuestra pequeña costilla, con todo cuanto somos guardado en sus pequeños cuerpos.

Y hacer algo tan pequeño, pero a la vez tan grande, nos llena de emoción y alegría. Y cuando vemos que esos niños nuestros sonríen, se divierten y son felices, nos encogen el alma de tal manera que no nos cansamos de darle cuanto tenemos.

La sonrisa de un bebé es capaz de iluminar el rostro de toda madre o padre. El brillo en la cara y en los ojos de satisfacción y emoción por verlos amados, seguros, confiados, tranquilos, felices… Es algo que solo se puede sentir ante su presencia, y no es descriptible.

Así que no pierdas el tiempo y dibuja una sonrisa en la cara de tu bebé, pues no hay nada más maravilloso en la vida que verlos felices, queridos y alegres. Tenlo por seguro.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar