Actitudes que debilitan el vínculo emocional entre una madre y un hijo

El vínculo entre una madre y un hijo es fundamental para su desarrollo y su bienestar. ¡Descubre en este artículo todo lo que nunca debes hacer!
Actitudes que debilitan el vínculo emocional entre una madre y un hijo

Escrito por Nicolás Forero, 21 septiembre, 2021

Última actualización: 22 septiembre, 2021

La responsabilidad de ser madre no es para nada sencilla, pues la maternidad es un proceso que requiere de mucho aprendizaje. Son incontables las experiencias que se viven por primera vez y es importante tener en cuenta algunos errores frecuentes, a fin de evitarlos y no perjudicar la relación con el niño.

Los primeros años de la vida de los niños son una etapa fundamental, porque comienzan a desarrollar sus capacidades y a entender todo acerca de su entorno. Por esa razón, es indispensable que se desenvuelvan en un ambiente sano y lleno de amor.

Durante esta primera etapa, el hijo busca que su mamá sea quien le brinde protección, seguridad, cariño y bienestar. Por lo tanto, se debe potenciar el apego día a día y no permitir que el bebé se llene de emociones negativas.

El vínculo entre una madre y su hijo determina la personalidad futura de este pequeño, pues él aprende acerca de las emociones y los comportamientos a través de lo que sus cuidadores le transmiten.

A raíz de ello, el vínculo positivo permite que el niño desarrolle sus habilidades sociales de la mejor manera posible, ya que comprende que al interactuar con los demás puede encontrar alegría, compresión y ayuda.

Además, la buena relación entre la mamá y su bebé es clave para que mejorar la predisposición del menor por aprender las normas de una buena convivencia.



Como has visto, los beneficios de mantener un vínculo adecuado con tu hijo son muchísimos. Por eso, a continuación te mencionaremos aquellas acciones que no debes realizar si quieres evitar que la relación se debilite. ¡Toma nota!

1. Gritar

Los gritos afectan a la salud emocional del niño, pues le causan miedo y frustración. Asimismo, los hace sentir inseguros y llegan a creer que todo lo hacen mal porque son inferiores a los demás.

Este actuar también provoca mucho estrés a los pequeños, ya que piensan que en cualquier momento alguien los puede agredir. Debido a ello, buscan alejarse para evitar los reproches recurrentes.

Además, los gritos afectan a la educación emocional de los niños: los llena de rebeldía, de rencor y de agresividad. De esa manera, omiten el diálogo como alternativa apropiada para relacionarse y no encuentran la manera de construir lazos sociales sanos.

2. Castigar de manera desmedida

La educación autoritaria le resta autoestima a un hijo, porque le hace pensar que todos tienen una mala imagen suya. Por lo tanto, pierde la confianza en sí mismo e incluso, se aleja de su madre por temor a que se le imponga un castigo severo.

Esta conducta daña el diálogo tranquilo con los hijos. Muchas veces, los pequeños no logran entender por qué su actuar estuvo mal y comienzan a esconder sus emociones para prevenir una humillación.

Los castigos severos perjudican el vínculo.

3. No demostrar importancia

A pesar de las obligaciones diarias, es indispensable hacerse un tiempo para compartir con el niño. De lo contrario, puede llegar a pensar que nadie está pendiente de él y que sus padres no están disponibles para transmitirle afecto o felicidad.

Ignorar debilita el vínculo entre madre e hijo.

4. No escuchar

A los niños todo les parece llamativo porque durante su crecimiento viven cientos de experiencias novedosas. En consecuencia, siempre buscan la manera de compartírselo a su mamá.

Pero cuando lo interrumpen, no le prestan la debida atención o lo mandan a callar, el pequeño interpreta que su opinión es menospreciada. Así mismo, puede alejarse y perder el interés de compartir sus emociones.

La poca escucha debilita el vínculo entre madre e hijo.



5. Comparar

Cuando una mamá compara a su hijo con otro niño lo hace sentir inferior y le transmite que no es lo suficientemente bueno. El vínculo emocional se debilita a falta del apoyo constante y la motivación.

En estos casos, los pequeños prefieren alejarse para evitar sentirse lastimados o poco reconocidos por su núcleo familiar.

Los señalamientos afectan el vínculo entre madre e hijo.

Educar con amor para fortalecer el vínculo entre madre e hijo

La mejor forma de educar a un hijo es con amor, pues así se le da a entender que los padres lo comprenden y lo guían en todas las situaciones. Además, es importante comunicarle que cada una de las acciones que ellos realizan son para permitirle estar mejor y alcanzar la felicidad.

Te podría interesar...
Cómo alimentar el vínculo de apego en la infancia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo alimentar el vínculo de apego en la infancia

Los niños necesitan establecer desde que nacen un vínculo de apego con su mamá o persona cuidadora para el desarrollo de su personalidad futura.



  • Aresté J. Las emociones en educación infantil: sentir, reconocer y expresar [Internet]. Colombia: Universidad Internacional de la Rioja: (S.F). [citado 20 de septiembre de 2021]