Acabo de ser mamá y necesito amor

Macarena 28 julio, 2016

Acabo de ser mamá y necesito amor. El destino me encuentra hoy frente al evento más importante de mi vida en donde experimento un inexplicable mix de sentimientos y sensaciones de todo tipo. Pues no solo aprecio esa serie de cambios corporales con los que convivo en una suerte de paz armada.

No solo hablo de estrías, de una barriga que me recuerda que allí, dentro mío, hubo hace instantes atrás vida en mi interior. No me refiero simplemente a esos kilos de más que no sé si algún día podré bajar para recuperar mi figura y que, hoy en día con mi hijo en brazos, es lo que menos importa.

No logro acostumbrarme a todo ello, así como tampoco termino de acomodarme al tsunami hormonal y emocional que me invade desde el momento en que un test arrojó “positivo”. Por eso quiero expresar algunos de los miedos e inseguridades que me atacan, y dar a conocer también aquellas necesidades que callo.

Deseo compartir mi felicidad plena y mis deseos para con esta vida que inicia. Explicarte lo que hoy tenemos como resultado del amor de la familia que formamos, lo que significa y lo que siento por ese pequeño ser con quien en nuestra primera noche llegamos a nuestro acuerdo inicial: nosotros cambiaremos sus pañales; él, nuestra vida.

Acabo de ser mamá, abrázame el alma

Acabo de ser mamá, acabo de parir con dolor y esfuerzo al sol de nuestras mañanas. Dame tu mano y hazme sentir acompañada frente a los cambios que la maternidad implica. Abrázame para aliviar el dolor, acomódame el alma con tus caricias.

Abrazo-de-pareja

Hazme sentir querida y respetada, cuidando con paciencia y dedicación mi puerperio. Valora el trabajo único que implica el milagro de la vida en mi cuerpo y ponte a su servicio para honrarlo con cada gesto. Abriga mi corazón con hechos que me hablen de cariño y protección.

Acabo de ser mamá y necesito saber que puedo contar contigo siempre. Hazme saber que estarás a mi lado, sin soltar mi mano, en las buenas y en las malas. Demuéstrame que me amas como esa mujer que acaba de traer al mundo a tu hijo, el regalo más bonito que puede haberte dado la vida.

Explícame con hechos que me amas tal y como soy, a pesar de aquellas cicatrices en mi cuerpo que pienso llevar de por vida con orgullo, ya que son mis trofeos de la guerra de la vida misma. Dime lo bella que estoy, lo bien que me sienta la maternidad, aun cuando esté cansada e incluso de mal humor.

Acabo de ser mamá, ayúdame a construir un puente de amor

Acabo de ser mamá y de cambiar noches de descanso por días con olor a vida y nunca me arrepentiré de esta decisión, la mejor de mi vida. Pero ayúdame a cimentar las bases de esta familia. Construyamos juntos un puente de amor para dar solución a los pequeños percances de la vida diaria.

Cuídame. Acércame alguna infusión caliente las noches en vela donde haga frío, ofréceme alguna bebida fresca mientras alimento a nuestro hijo durante aquellas tardes de insoportable calor. Acabo de ser mamá y quiero sentirme protegida y acompañada en este fabuloso camino que emprendimos juntos a la par.

complicidad

Déjame llorar todo lo que tenga que llorar. No importa si se tratan de lágrimas de sueño, de hambre o de extrema felicidad. Qué más da si necesito desahogarme por no encontrar aquella joven que fui, sino una mujer con todas las letras, hecha y derecha, cuya vida hoy pasa por sacar adelante a ese pequeño y brillante sol.

Permíteme vivir inmersa entre chupetes, mamaderas y pañales. Pues aquellos platos pueden esperar. El tiempo es hoy y no quiero malgastar lo más preciado de mi hijo: su infancia. Ofréceme prórrogas o treguas para los pesados quehaceres domésticos.

Quiero cambiar el vaivén del planchado por los suaves pasos de danza que siguen el compás de una nueva vida que acaba de emerger del fondo de mi ser y permanecerá dentro de mi corazón toda mi vida. Déjame ser devota del nacimiento del amor a primera vista, de ese amor puro e incondicional tan único y especial.

No me juzgues ni te burles. No minimices ni finiquites. Acabo de ser mamá y simplemente necesito comprensión y contención. Si piensas opinar, que solo sea para verter sobre mí palabras de aliento y admiración que me empujen a seguir adelante cada día.

Acabo de ser mamá y te necesito a mi lado para que me digas que me amas por la belleza que luzco, a pesar de mis ojeras, sin dejar de ponderar esa nueva luz que irradia mi rostro e ilumina nuestras vidas desde el momento que ha nacido mi yo maternal.

Te puede gustar