Abuelos y nietos, un vínculo lleno de valores

Óscar Dorado · 3 abril, 2018
Los abuelos aportan mucho cariño a los pequeños y desempeñan un papel innegable en la transmisión de valores a sus nietos. ¿Qué más hace especial este vínculo?

La relación entre abuelos y nietos trae consigo innumerables beneficios para ambos. Afortunadamente, los primeros tienen la ventaja de tener mucho tiempo libre y pueden cuidar al niño cuando los padres trabajan. Estos momentos son una oportunidad única para construir vínculos tiernos y preciosos entre las dos generaciones.

Pasar tiempo con los abuelos ayuda al niño a formar su identidad y a situarse en la filiación, ya que son portadores del pasado y garantes de la historia de la familia. Los nietos también se benefician de la relación con sus abuelos; esto influye en su bienestar psicológico hasta bien entrada la edad adulta.

Por su parte, los abuelos sienten un placer inmenso cuando pueden pasar tiempo con los nietos. Está demostrado que el hecho de mantener una estrecha relación con los pequeños reduce el riesgo de depresión.

La casa en la que viven los abuelos suele estar llena de fotografías y cargada de recuerdos. Su hogar garantiza una estabilidad real, así como un arraigo geográfico para los pequeños. Para ellos, los momentos en el hogar de sus abuelos son instantes de ocio, lejos de la autoridad impuesta por los padres.

Transmisión de la historia y los valores familiares

La presencia de abuelos y nietos transmite una parte importante de la historia familiar, ya que proporciona un enlace con el pasado. Los nietos disfrutan escuchando las anécdotas o experiencias que han vivido los abuelos. Además, aprenden lecciones valiosas que pueden llevar a la madurez con ellos.

Del mismo modo, tener abuelos presentes e involucrados en las vidas de los pequeños fortalece la transmisión de los valores familiares y da lugar a una familia más solidaria con una mayor cohesión.

Abuelos y nietos: una fuente de confianza

Menos estresados ​​que los padres, los abuelos desempeñan un papel especial para los niños: actúan como autoridades sin imponer restricciones. Además, serán grandes confidentes en aquellas ocasiones en las cuales los niños busquen consejeros que no sean críticos.

La presencia de abuelos y nietos transmite una parte importante de la historia familiar.

Ten en cuenta que las confidencias varían según la edad del nieto. Los niños suelen hablar más sobre los problemas que encuentran en la escuela. Cuando son adolescentes, prefieren hablar sobre su primer amor y los problemas conflictivos que no pueden compartir con sus padres.

Los abuelos son, por lo tanto, los garantes de los secretos recibidos. Si el niño comete un error, su abuelo suele ser una de las primeras personas que lo sabrá. En esta relación particular, pueden ayudar a los niños a aprender lo que significa un amor sin juicio, desinteresado y sin barreras.

“Un niño necesita un abuelo, el de cualquiera, para crecer un poco más seguro en un mundo poco familiar”
–Charles y Ann Morse–

Amar y ser amado

Los pequeños necesitan recibir cariño de sus familias. Aquellos niños que estén rodeados de gente cálida y amorosa probablemente crecerán con mayor seguridad interior; esto es una gran base para poseer una autoestima saludable.

Cuando los niños se acercan a sus abuelos y reciben una cálida bienvenida, aprenden a sentirse seguros al expresar sus emociones. Este sentimiento es importante para un desarrollo emocional saludable en el futuro.

Asimismo, el tiempo compartido entre abuelos y nietos asegura que ambos se sientan amados. Los abuelos, que son generosos en abrazos, sonrisas y alabanzas, seguramente serán admirados por los pequeños, lo cual es gratificante para ambos.

El tiempo compartido entre abuelos y nietos asegura que ambos se sientan amados.

En este sentido, los abuelos saben cómo transmitir cariño de manera profunda. Ellos poseen experiencia y han aprendido lo que es importante en la vida. Amar a los nietos y satisfacer sus necesidades figura en la parte superior de su lista.

Llenos de ternura por sus nietos, los abuelos hacen que los niños se sientan dignos y valiosos. Aman a los pequeños y los ven como jóvenes con altas posibilidades, inteligentes y buenos. Asimismo, sienten tal pasión y confianza por ellos que consideran que pueden llegar a conseguir cualquier cosa que se propongan.

Una de las cosas más importantes que pueden hacer abuelos y nietos es pasar tiempo juntos. Durante este tiempo, los niños aprenden lecciones importantes que permanecerán con ellos de por vida.

Es cierto que a los abuelos les encanta regalar cosas a sus nietos, pero el mejor regalo que hacen es su tiempo. Este les ofrece una maravillosa oportunidad para transmitir a los niños valores, creencias y enseñanzas fundamentales.