9 mitos y verdades de la ortodoncia

Adrianazul 22 abril, 2017

La ortodoncia es antiestética, dolorosa y traumática. Quizás, esa frase encierra al menos tres de los mitos más difundidos sobre este tratamiento dental que ha evolucionado muchísimo en los últimos años. Si consideras que tu hijo puede necesitar brakers pero tienes dudas al respecto, este artículo es para ti.

Si bien es cierto que las técnicas tradicionales de ortodoncia tienen, durante el tratamiento, un fuerte impacto estético en la sonrisa de los niños, también es verdad que esta técnica ha evolucionado tanto que ofrece una amplia variedad de alternativas que consigue reducir el impacto estético hasta hacerlo prácticamente imperceptible.

Se dice mucho en contra y a favor de la ortodoncia, por eso es muy importante que te informes muy bien antes de que desistas de la idea de llevar al niño al ortodoncista.

La ortodoncia, ¿verdadero o falso?

La ortodoncia solo sirve para tener una bonita sonrisa: Falso

Si bien es cierto que la ortodoncia mejora la alineación de los dientes y ayuda a tu hijo a tener una sonrisa más bonita, el aspecto estético no es lo más importante, ya que además de ello, este tratamiento consigue mejorar la salud dental del niño.

Las ventajas a medio y largo plazo de este tratamiento dental son muy positivas, pues es capaz de prevenir enfermedades futuras como la periodontitis.

La ortodoncia solo se puede colocar cuando han salido todos los dientes: Falso

La detección y corrección temprana de cualquier problema de salud dental es siempre muy positiva, pues cuanto más pronto corrijamos los problemas bucales de nuestros hijos más inconvenientes relacionados con la dentadura conseguiremos evitar.

Los dientes de leche no son tan importantes: Falso

La pérdida prematura (bien sea por un accidente u otro motivo) de un diente de leche ocasiona maloclusión en la dentición permanente.

Verás, los dientes de leche influyen en el tipo de mordida y masticación, ya que mantienen el espacio necesario para la óptima colocación de las piezas definitivas y permite que los huesos maxilares y sus músculos se desarrollen correctamente. Así que si tu bebé pierde prematuramente algún diente de leche, es necesario acudir al odontólogo para prevenir complicaciones en la posición de la dentadura permanente.

No existen tratamientos de ortodoncia estéticos para los niños: Falso

Contrario a lo que muchos creen, existen tratamientos estéticos para niños. Antes, uno de los principales inconvenientes de  colocarle ortodoncia a un niño era que pudiera sentir vergüenza o que el tratamiento pudiera afectar su autoestima, principalmente en la etapa del colegio, pero los nuevos tratamientos estéticos consiguen los mismos resultados que la ortodoncia tradicional. Además, los más pequeños pueden optar por la ortodoncia de colores para hacer que los brackets se conviertan en algo divertido.

Si lo que más escuchas sobre la ortodoncia es que los resultados estéticos en el niño no son los más deseables, debes saber que hoy día entre las alternativas que consiguen reducir el impacto estético de la ortodoncia con técnicas tradicionales.

Por ejemplo, existe la ortodoncia invisible realizada con férulas dentales trasparentes y removibles, la ortodoncia lingual que consiste en la colocación de los aparatos en la cara interior de los dientes o la ortodoncia de zafiro, realizada con brackets de un material transparente.

Los dientes apiñados o torcidos solo son un problema estético: Falso.

Los niños con problemas de alineación dental tienen un problema más grave que el meramente estético, ya que corren mayor riesgo de desarrollar caries e infecciones en las encías, puesto que son más de difíciles de limpiar, por lo que se acumula más placa bacteriana.

Si los dientes frontales superiores de tu niño presentan una posición incorrecta, es posible que se desarrollen problemas de fonación, así que lo estético queda en segundo plano.

Los dientes torcidos pueden causar dolores de cabeza: Cierto.

Unos dientes torcidos, apiñados o mal alineados pueden provocar incluso dolores de cabeza. Esta maloclusión da lugar a una sobrecarga en las articulaciones de las mandíbulas, que provoca desde desgaste sobre las piezas dentales hasta dolores de cabeza en el menor.

Además, ciertos tipos de maloclusión favorecen la respiración a través de la boca, dificultando la aspiración nasal del aire por el tracto respiratorio. También puede entorpecer la función masticadora de los alimentos y originar problemas digestivos.

Se debe acudir al dentista solo cuando el niño tenga dolor: Falso

Es conveniente llevar al niño al especialista a partir de los 3 años, ya que a esta edad se puede intervenir en los malos hábitos que tenga el pequeño, así como evaluar el estado de las piezas y maxilar para prevenir posibles complicaciones bucodentales.

Cuando se utiliza ortodoncia se deben extremar las medidas de higiene dental: Cierto

Es habitual que se acumulen restos de comida entre los brackets, por lo que se debe mantener una correcta higiene para prevenir la aparición de manchas y de caries.

No obstante, muchos niños no saben cepillarse de manera adecuada y suelen dañar las encías y rayar el esmalte cuando utilizan el cepillo dental. Por eso, es necesario que utilicen un cepillo con filamentos suaves y puntas redondeadas para llegar a todas las zona sin que dañen su esmalte ni su tejido oral.

Te puede gustar