9 frases positivas para los niños

Adrianazul · 20 noviembre, 2016

Muchos adultos crecieron escuchando todos los días miles de no: No corras porque te caerás, no te mojes en la lluvia porque te enfermarás, no toques eso, no lo vas a entender y así la lista sigue y sigue…

Muchos de esos adultos aún tienen miedo de hacer ciertas actividades porque les dijeron tantas veces que no podían,  que no debían o que les haría mal que ni lo intentan, otros se atreven a experimentar y se dan cuenta de que muchos de esos “no” que les dijeron incansablemente son falsos. ¿Cómo serían sus vidas si hubiesen escuchado frases positivas?

Un niño que escucha todos los días frases como eres libre, eres inteligente, eres capaz, seguramente será un adulto que se conducirá con seguridad, que tendrá herramientas para asumir retos y no tendrá miedo a equivocarse. Esta es una teoría que puedes poner en práctica y que tiene sentadas sus bases en la psicología positiva.

Recuerda que el oído es un órgano fundamental en el proceso de aprendizaje. Es a través de él que se aprende a hablar, recuerda que los niños articulan sus primeras palabras por medio de la imitación de sonidos, pero más allá de cuestiones técnicas a través del oído puedes fortalecer la autoestima de tu hijo.

Haz que se levante escuchando frases positivas y compártelas con él. Muchas de ellas te ayudarán a crear más empatía, a acercarse a sus emociones, a comprender su entorno y a crear un puente de comunicación asertiva. Aquí hay 9 frases que podrán ayudarte:

13761833-nino-feliz-abrazando-a-su-madre-y-sonriendo

  • Sé feliz: Si el niño está aprendiendo a hacer música, a jugar fútbol, a escribir o cualquier actividad que él haya querido aprender, lo más importante es que se divierta y sea feliz. Cuando lo veas inseguro, insatisfecho o frustrado porque quizás no ha adquirido la destreza que desea o requiere para desarrollar su actividad, recuérdale que debe ser feliz, que debe sentirse feliz.
  •  Acéptate como eres: Ser alto o bajo, delgado o gordo, moreno o blanco, no es lo importante. Antes de que un niño aprenda esos conceptos, es primordial hacerle comprender que debe aceptarse como es. Esto lo ayudará a que se desarrolle en paz y con confianza.
  •  Tienes buena salud: Las afirmaciones positivas pueden fortalecer la convicción de gozar de salud. Es natural que un niño busque conocer y explorar su entorno, negarle eso por miedo a que toque “cosas y se enferme” podría hacerle creer que no goza de la misma salud que otros niños. Esa creencia los autolimita a gozar de muchas cosas de la vida.
  • Eres un buen estudiante: Independientemente de las notas sobresalientes (20\20, A+) que todo padre desea que su hijo obtenga en clases, resulta positivo decirle al niño que él es un buen estudiante. Tal vez no sea muy brillante para las matemáticas, pero podría serlo en la escritura, todos tienen una fortaleza, un don. Ayúdalo a descubrirlo, trata de observar qué es lo que más le gusta y convéncelo de que lo desarrolle.
  • Tú eres valioso: Al decir esta frase es muy importante la coherencia entre el verbo y la acción. Es bueno que le recuerdes a tu hijo cuán valioso es él para ti, pero aparte de comunicárselo es ideal hacérselo sentir por medio de actos. Demuéstrale cuánto amor sientes por él, si el gesto es genuino por más pequeño que sea, él lo notará y lo reconocerá.
  • Eres libre: El niño no conoce límites, para él todo es posible: Ve y concibe al mundo sin limitaciones. Sin embargo, con el paso del tiempo aprende a tener miedos, preocupaciones y a ver limitantes a su alrededor, pero ¿quién le hace entender o creer en las limitaciones? Muchas veces son los adultos quienes, con su mente llena de y barreras, le enseñan este comportamiento.
niña-riéndose-tampando-su-boca

Los niños nacen libres, no lo olvides. Y aunque tu deber como mamá es enseñarle, trata de educarlo para que crezcan con libertad, para que la experimenten y sepan que son y serán libres hasta el final de sus días, pues el hecho de ir adquiriendo responsabilidades y tareas que requieren de mayor atención, seriedad o valentía,  no determina su cantidad de libertad. Un niño que crece con libertad, será una persona sana.

  • Eres capaz: La capacidad de cada niño para realizar tareas o desenvolverse en su entorno siempre varía. Unos son más rápidos, otros más fuertes y otros ven con mayor claridad las soluciones a los problemas. Lo ideal es que tú como padre tengas claro esto, para que así puedas hacerle ver a tu hijo que siempre será capaz de realizar la tarea que se le ponga enfrente, ya verás que lo hará con una buena disposición. Todos venimos con capacidades, enfócate en potenciar la de tu hijo.
  •  Eres responsable: Mucho se debate sobre si la responsabilidad es un hábito que se trabaja a diario o una virtud intrínseca en los seres humanos. Sea cual sea su razón los padres también pueden ayudar al niño a desarrollar esas virtud, afirmándole desde muy temprano cuan responsable es. Para lograrlo, le puedes asignar una pequeña tarea y cuando la cumpla exalta lo responsable que fue, eso lo motivará a ser comprometido y no huir de las responsabilidades.
  • Ayudar sin buscar recompensa: A diario nos topamos con situaciones que ameritan de la ayuda de un segundo o tercero. Tú o tu hijo bien puedes ser ese segundo o tercero que se necesita. Enséñale lo valioso que es prestar ayuda, así sabrá que hacerlo le genera más satisfacción a quien la da que a quien la recibe.

Y aquí te va un bono: 10) Esta no es una frase, es más bien un consejo: Todo lo expuesto anteriormente son solo ejemplos. Toma una de esas frases: Sé libre, tú puedes inventar todas las que quieras y necesites. ¡Hazlo! Te harán bien a ti y a tu hijo.