8 formas de reforzar la memoria funcional

Los niños suelen tener una retentiva reducida, sobre todo al principio de su vida. Estas ideas te ayudarán a reforzar la memoria funcional de tu hijo.

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 10 Julio, 2020.

Última actualización: 10 Julio, 2020

A veces, a los niños les cuesta retener la información por un periodo corto de tiempo. Por esto, es importante reforzar la memoria funcional, que es la encargada de guardar y trabajar con la información que se almacena en la memoria a corto plazo.

Hace unos años, a la memoria funcional también se le llamaba “memoria a corto plazo”. Ahora están ambas porque forman parte de las habilidades con función ejecutiva en las personas. Sigue leyendo si quieres saber qué puedes hacer para reforzar la memoria funcional de tu hijo.

Cómo reforzar la memoria funcional en los niños

La memoria funcional es la más utilizada por los niños para aprender. Esta es necesaria para seguir instrucciones o los pasos que hay que llevar a cabo para resolver cualquier tipo de problema de matemáticas mentalmente.

Los padres podemos utilizar algunas estrategias para ayudar a nuestros hijos a reforzar la memoria funcional. A continuación, vamos a ver algunas de ellas.

Reforzar la memoria funcional mientras se fomenta la lectura

Una buena estrategia para reforzar la memoria funcional en los niños de edad escolar es subrayar el texto que están estudiando o leyendo. Esto les ayudará a retener durante más tiempo la información que han leído para contestar las preguntas que tengan sobre el mismo.Otra cosa que también pueden hacer es leer en voz alta cuando estudien y hacerles preguntas sobre lo que han leído.

Dividir la información en pequeñas partes

Siempre es más sencillo retener grupos pequeños de números que una fila larga. ¿A que recuerdas mejor tu número de teléfono y DNI que el número de tu cuenta bancaria? Esto es porque los números van separados por guiones o puntos, mientras que en la cuenta IBAN van todos los números seguidos.

Por eso, cuando haya que dar alguna instrucción a los niños, debemos hacerlo paso a paso y una por una. Si lo que queremos es dividir las tareas escritas en partes más cortas, podemos utilizar organizadores gráficos para ayudar en esta labor.

Jugar a las cartas

Los juegos de cartas ayudan a reforzar la memoria funcional de dos formas:

  • Los niños tienen que retener las reglas del juego.
  • Recordar qué cartas son las que tienen ellos en su poder y cuáles han jugado el resto de participantes.

Hacer a los niños multisensoriales

Esto es que le vayamos dando información por varios sentidos. Por ejemplo, deja apuntadas las cosas que tienen que hacer en notas en el frigorífico; de esta manera, tiene que leerlas para saber qué tareas ha de hacer.

Después, puedes decírselas en voz alta para que las escuche; esto le va a ayudar a retener mejor la información durante el tiempo necesario para utilizarla.

Crear asociaciones para mejorar la retención de información

Haciendo esto estaremos conectando distintos detalles y haciendo que sean más sencillos de recordar. Para eso, podemos utilizar técnicas mnemotécnicas; para recordar varias palabras, podemos utilizar las primeras letras formando alguna palabra que sea más fácil de recordar.

Encontrar la manera de conectar la información facilita la recuperación de la memoria a largo plazo, pero también a la memoria funcional, que es la que nos permite retener y equiparar los recuerdos nuevos con los antiguos.

Pedir al pequeño que nos enseñe

Otra estrategia es pedir al niño que nos explique algo cuando está aprendiendo a hacerlo. Cuando uno es capaz de explicar es porque lo ha entendido y almacenado mentalmente.

Jugar con juegos que requieran la memoria visual

Uno de los juegos que podemos hacer es el de levantar tarjetas para encontrar parejas de cartas iguales, y, si no lo son, debemos darle la vuelta de nuevo y seguir probando. De esta manera, estamos trabajando la memoria funcional, ya que el pequeño tiene que retener por un periodo corto de tiempo dónde esta la carta que es igual a la que ha levantado.

Asimismo, otro juego es darle una revista y que encuentre y rodee determinadas palabras o letras.

Trabajar con las habilidades de visualización

Motivar al niño a que cree imágenes de lo que lee o escucha le ayudará a recordar mejor. Podemos pedirle que imagine un cuento mientras lo lee o se lo leemos nosotros. También podemos pedirle que haga un dibujo después, pues, de esta manera, llegará un momento en el que el niño pueda describir objetos sin tener que dibujarlos.

Para reforzar la memoria funcional en los niños

Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudarte a la hora de reforzar la memoria funcional en tu hijo. Es importante que esta memoria se estimule para que mejore su retención de información a corto plazo. A los niños les suele costar retener la información por un periodo corto de tiempo, y estás ideas le ayudarán. ¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Libros para mejorar la memoria

Esta selección de libros infantiles para mejorar la memoria ayudará a los más pequeños en este ejercicio de una manera fácil y divertida.


Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia en 2009 (itinerario mixto en psicología clínica y educación). Máster de Práctica Clínica en Salud Mental por la AEPCCC (Asociación Española de Psicología Cognitivo Conductual) en 2010. Acreditada por la European Foundation of Psychology (EFP). Número de colegiado: COP Murcia MU:02396

Curso de Formador de Formadores, Formador Ocupacional, Psicología Infantil, entre otros por la Universidad Antonio de Nebrija. Experiencia como formadora en Escuela de Padres durante 4 años.

Participación en Symposium Internacional sobre Familia y Psicología de la salud, así como, en el estudio para la Identificación de Alumnos con Altas habilidades en Educación Secundaria, organizado por la Universidad de Murcia.

Psicóloga y directora de gabinete de psicología y educación durante 3 años. Redactora para revista online sobre maternidad, educación, bebés, psicología, etc.

Actualmente, trabaja como psicóloga a domicilio, desplazándose a casa del paciente con trastorno mental o emocional, especialmente en problemas educativos y clínicos infanto-juveniles (apoyo y refuerzo a niños con dificultades de aprendizaje, técnicas de estudio y orientación familiar).