8 enseñanzas para un adolescente

Marisol 25 enero, 2018
La adolescencia suele ser una etapa complicada tanto para los padres como para los propios adolescentes. Saca partido a estas 8 enseñanzas y ponlas en práctica con tus hijos.

En una sociedad como la de hoy, que bombardea de información a niños y adolescentes, es difícil enseñarles lo correcto. Con una moral distorsionada y una imagen tan subjetiva de lo que es o no aceptable, los padres tienen un gran reto.

Aunque no es fácil formar a los adolescentes en valores, si se empieza desde la infancia, es posible. Para ello ten en cuenta estas importantes enseñanzas para un adolescente.

Asegúrate de ofrecerles a tus hijos un ambiente adecuado en el que reconozcan la importancia de los valores. En un entorno saludable, hay más posibilidades de formar personas sanas emocional y físicamente.

“No es posible pensar que se desarrollen la madurez y la salud plena en un marco social inmaduro y enfermo”

–Donald Winnicott–

Las más importantes enseñanzas para un adolescente

1.- Los valores son realmente importantes

Las virtudes y los valores son simplemente conceptos hasta que se empiezan a aplicar.

Desde que son pequeños, demuéstrales qué conducta o reacción es acertada o no ante determinada situación. Pensar en las consecuencias de los actos es lo que hace que una persona adquiera madurez y conciencia.

La lectura es un hábito que se debe inculcar desde la niñez.

2.- La empatía hace mejores personas

Una de las enseñanzas para un adolescente más importantes es que comprenda que la empatía es la base para reconocer al otro como un ser igual que merece un buen trato. La única forma de desarrollar esta característica es ser tratado de una manera empática.

Antes de cuestionar o emitir juicios sobre la forma de actuar de alguien, hay que ponerse en sus zapatos. Es precisamente esto lo que permite entrar en la situación y ser más comprensivos con los demás.

3.- Las decisiones que se toman deben estar fundadas en los valores

Durante la adolescencia, los chicos se ven a diario en situaciones en las que deben tomar decisiones. Enséñales que lo que decidan debe basarse en la formación que recibieron en casa y en la escuela.

Si tiene una adecuada educación desde niños, se verán menos tentados a hacer cosas que puedan ser perjudiciales para ellos mismos.

4.- Ayudar al otro es enriquecedor

El ser humano puede llegar a ser muy egoísta, especialmente cuando está en la etapa de la juventud. Una de las mejores enseñanzas para un adolescente es cooperar con la comunidad.

Ser voluntarios o participar en algún proyecto con una causa bien definida les permitirá forjar su carácter. Una persona que coopera con los demás valora con facilidad lo que los demás hacen por ella.

5.- No todo lo que dicen los medios de comunicación es cierto

Un sólido discernimiento de lo bueno y lo malo, según los valores, evita riesgos y problemas. Debes enseñarle a tu hijo que por más atractivo que sea algo, no siempre será adecuado para él.

Así aprenderá a distinguir entre lo que le hace bien y lo que puede hacerle daño, siempre enfocado en sus principios.

6.- El cuidado del dinero y los objetos personales es fundamental

Una buena práctica que puedes implementar con tus hijos es el ahorro. Evita darles siempre lo que quieren en el momento en que lo piden. Crea estrategias que permitan que obtengan lo que quieren por sus propios medios. Ponles tareas en el hogar y dales recompensas que les enseñen que para conseguir lo que quieren deben esforzarse.

La educación financiera desde la adolescencia puede evitar grandes dolores de cabeza a futuro.

7.- Las reglas forman el carácter

Insiste cada día en la disciplina y en la importancia de seguir normas. Aunque tus hijos no las acepten en el momento, día a día comprenderán que son necesarias para convivir.

Enfatiza en la necesidad de establecer parámetros de conducta para que el sistema social funcione. En el respeto y la tolerancia está la clave para coexistir adecuadamente.

8.- Los hábitos saludables son esenciales

Esta enseñanza debe implementarse desde que tus hijos son pequeños, no solo en la adolescencia. Procura que como familia siempre pongáis en práctica acciones para el cuidado de los otros.

Invítalos a practicar un deporte, a elegir bien lo que comen, lo que beben y a hacerse controles médicos periódicos. Una persona que cuida su cuerpo y su mente tiene una mejor autoestima y está más segura de sí misma.

Educar a tus hijos durante la adolescencia es primordial para que aplique tus enseñanzas en la adultez. Es en esta época en la que terminan de establecerse las bases y los principios que seguirán durante toda su vida.

Esfuérzate al máximo por mantener una comunicación fluida con tus hijos para poder acompañarlos en este camino.

Te puede gustar