7 maneras de combatir la ansiedad parental

Marisol 21 febrero, 2018
Es fácil combatir la ansiedad parental si cuentas con las herramientas emocionales necesarias. Empieza a enfrentarla ahora mismo y olvídate de esa incómoda sensación de inseguridad.

La ansiedad parental comienza desde el momento en que sabes que un bebé llegará a tu vida. En primera instancia, te preocupas por darle a tu pequeño todos los cuidados y atenciones.

Luego, cuando empiezan a crecer y ser independientes, te esfuerzas por evitar los peligros. Cuando llegan a la escuela, pensarás en su rendimiento escolar, en la intimidación, etc. Cada etapa tiene sus propias luchas.

Incluso cuando los hijos llegan a la edad adulta hay circunstancias que te llevarán a sentirte ansioso. La responsabilidad y el deseo porque tus seres amados estén bien nunca desaparecerán, sin importar la edad que tengan.

Lo bueno es que esa sensación puede combatirse tomando las medidas pertinentes. A continuación detallamos algunas de ellas.

¿Qué hacer para remediar la ansiedad parental?

1.- Reconoce el problema

Cualquier persona, independientemente de la situación o la etapa de la vida que atraviese, puede sufrir de ansiedad.

Lo primero que debes saber es que se trata de una condición completamente normal que hay que tratar oportunamente. Ignorar la existencia del estrés no ayuda a solucionarlo, sino al contrario, puede hacerlo aún más grave.

2.- Ten expectativas realistas

La principal causa de la ansiedad es tener expectativas alejadas de la realidad. En estos casos, es recomendable aplicar la llamada proporción de 5 a 1.

Esta consiste en que para cada pensamiento negativo que tengas, debes responder con cinco alternativas positivas y razonables. Buscar soluciones para una situación reduce la frecuencia de los episodios de estrés.

La ansiedad parental produce consecuencias negativas en los padres.

3.- Busca estrategias de relajación

Cuando no se requiere una respuesta inmediata ante alguna dificultad, puedes tomarte el tiempo para pensar con calma. Hay muchos factores que agravan la ansiedad; entre ellos, el cansancio o el malestar físico.

Si sientes que además de las preocupaciones hay algo en tu cuerpo que te impide encontrar soluciones, da un paseo, respira o date un baño. El descanso ayuda a aclarar tus reacciones.

4.- Evita culparte por los errores que cometes

El sentimiento de culpa es muy frecuente en los padres de familia. Por lo general, se asocian las acciones inapropiadas de los hijos con lalgo que se haya dicho o hecho mal en el hogar.

Debes recordar que si tus acciones no tienen tintes de mala intención, no tienes por qué castigarte. Los errores son oportunidades para aprender y obtener lecciones para el futuro.

“Si te sientes ansioso y necesitas hablar sobre tu ansiedad, tu tristeza o aflicción o la falta de significado o lo que sea que necesites hablar, debes hacerlo con otros adultos antes de hablar con tus hijos. Son el lugar apropiado para procesar este tipo de sentimientos adultos. No uses a tu hijo como tu terapeuta”
—Kelly Wallace—

5.- Reflexiona sobre el ejemplo que das a tus hijos

Gran parte de la ansiedad parental se debe a que quieres evitar sufrimientos y malas experiencias a tus hijos. Sin embargo, es necesario que tengas presente que la tolerancia a la frustración es una característica que se debe desarrollar para tener una adultez sana.

Aunque te esfuerces por cuidarlos y protegerlos, permíteles que aprendan a cuidar de sí mismos. Enséñales a manejar sus emociones con calma y tranquilidad.

6.- Despréndete un poco de la tecnología

Tener de forma instantánea todas las noticias y recibir notificaciones constantes en redes sociales puede tener un impacto negativo. Hay demasiada información rodeándote y mucho de eso no te aporta nada bueno.

Dedica tiempo a tu familia sin ninguna distracción, disfruta al aire libre, practica algún deporte y conéctate contigo mismo. Las experiencias de calidad con tus seres queridos te alimentan y te reconfortan.

La necesidad del amor durante el embarazo.

7.- Toma medidas de prevención

Si te preocupan los peligros que rodean a tus hijos, empieza por prevenirlos. Asegúrate de que crezcan en un entorno seguro y fórmalos en la importancia del autocuidado. Si una situación te abruma, procura solucionarla por anticipado.

Otra buena alternativa para combatir la ansiedad parental es realizar ejercicios de mindfulness. Compártelos con el resto de tu familia para lograr estados de ánimo relajados y un mejor ambiente familiar.

El manejo saludable de tus sentimientos y emociones es esencial para tener una convivencia familiar armoniosa. Cuando no puedes controlar tu ansiedad, les das a tus hijos un mensaje que no querrás que apliquen en sus vidas. Si la auto regulación no basta para sentirte mejor, tal vez necesitas el apoyo de un profesional.

Te puede gustar