7 juegos que nunca pasan de moda

Francisco María García · 11 mayo, 2018
Si hacemos un poco de memoria, los padres recordaremos muchas opciones de juegos que nunca pasan de moda. Para enseñárselos a nuestros hijos, necesitamos un poco de tiempo y de paciencia.

Aunque parezca que internet lo domina todo, existen juegos que nunca pasan de moda. Se trata de aquellas actividades recreativas que traspasan con facilidad las barreras generacionales; estas opciones representan excelentes alternativas ante los videojuegos y el ordenador.

Si crees que tu hijo pasa muchas horas tras la pantalla, quizás sea momento de enseñarle cómo te divertías durante la niñez. Hacerlo no cuesta nada; solo se necesita paciencia, tiempo de calidad y un poco de creatividad materna o paterna.

Pero antes de traspasar ese conocimiento casi ancestral, lo primero será hacer memoria de esos juegos que tanto nos cautivaban. Seguramente, nuestros hijos se quedarán enganchados con algunas de las propuestas. Aquí te ayudaremos a recordarlos.

El escondite: horas de diversión sin ningún juguete

Este juego probablemente jamás saldrá de la memoria de los niños del presente y del futuro. La tónica es sencilla: un niño hace una cuenta mientras el resto se esconde; después, comenzará a buscar a cada uno de los escondidos.

Pero no se trata solo de buscar. De hecho, podemos hacer que la base donde el pequeño cuenta sea el sitio en el que los escondidos se liberen a la carrera. Este solo juego puede asegurar horas de diversión sin invertir en un solo juguete.

El escondite es uno de los clásicos juegos que nunca pasan de moda.

La rayuela: una tiza y que comience la diversión

Los niños de antes no tenían tanta tecnología a su disposición; por eso, a veces ellos mismos debían construir sus escenarios de recreación. La rayuela nos permite crear un espacio para saltar y cumplir retos.

Solo se requiere una tiza o una piedra que raye el piso del parque. Se dibuja un diagrama de 10 cuadros, que representará los espacios donde debemos saltar en un pie. Después, lanzamos la piedra y cumplimos el recorrido. Este juego es ideal para niños de 4 a 6 años.

Los juegos de palmas: ideales para niños y niñas en casa

Puede pasar el tiempo, pero no hay niña que se resista a los tradicionales juegos de palmas. Se trata de la sincronización de choques de manos entre amigas mientras se repite alguna canción popular.

Aunque puede parecer exagerado, esta actividad simple y rápida aporta muchos beneficios relativos a la integración social, memoria y empatía a quienes la practican.

“Si crees que tu hijo pasa muchas horas tras la pantalla, quizás sea momento de enseñarle cómo te divertías en la niñez”

Juegos que nunca pasan de moda: saltar a la comba

En algunos países le llaman “comba” y en otros, simplemente “cuerda”. Este juego es una buena actividad en equipo, de tres personas. Simplemente, dos niños sostienen y mueven la cuerda mientras un tercero salta en el medio.

Este juego es ideal para estimular el ejercicio físico en los niños de la casa sin que ellos mismos se den cuenta. Es una excelente solución para los chicos hiperactivos, que también promueve la integración social entre amigos.

El juego de las sillas

Todos hablan de las consolas de videojuegos, pero en cada fiesta infantil este juego tradicional no suele faltar. Lo que se requiere son sillas, un grupo de niños y, si es posible, un reproductor de música.

Los participantes comienzan con una silla, pero con el paso del tiempo se van quitando los asientos. Los niños van rotando mientras rodean los puestos que quedan y cuando se detiene la música deben sentarse… ¡Pierden los que se queden sin silla!

Rodando el trompo o la peonza

Por lo general, este juguete suele ser muy barato y se consigue en cualquier sitio. La peonza trae un cordel que enrollamos en ella y que lanzamos con la intención de que el juguete dé muchas vueltas.

Los niños deberán hacer que la punta metálica de la peonza se pegue con el suelo para que este dé vueltas. Incluso se pueden hacer muchas creativas piruetas; sin dudas, este es uno de los juegos que nunca pasan de moda.

El ajedrez es otro de los típicos juegos que nunca pasan de moda.

El ajedrez y el arte de pensar estrategias

La guerra es mala, a menos que se libre en un tablero con figuras de plástico. Nos referimos al ajedrez; casi todas las familias tienen uno en su casa. Este popular juego de mesa enfrentará a dos personas hasta que uno diga “jaque mate”.

Como vemos, existen muchas posibilidades que seguro les encantarán a tus hijos; por eso son juegos que nunca pasan de moda. Lo siguiente es encontrar uno que al niño le entusiasme, ¡y a jugar!